Rosselló pide perdón, pero no renunciará como gobernador de Puerto Rico

Interrumpió sus vacaciones para hacer frente a una nueva crisis en el gobierno de la isla

Rosselló pide perdón, pero no renunciará como gobernador de Puerto Rico
El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló
Foto: Archivo / GFR Media

Ricardo Rosselló, gobernador de Puerto Rico, pidió perdón por un chat privado de miembros del Ejecutivo en la aplicación Telegram en el que empleó lenguaje soez contra la ex presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark Viverito.

Además dijo sentir vergüenza por la detención por corrupción de ex funcionarios, pero anunció que no renunciará al cargo.

Rosselló, en conferencia de prensa celebrada ayer tras interrumpir sus vacaciones para atender la crisis gubernamental, dijo que hay que aceptar cuando uno falla y que se asegurará de que no vuelva a ocurrir, aunque dejó claro que se trataba de un chat privado que nunca debió divulgarse.

Fuera de La Fortaleza, sede del Ejecutivo, decenas de personas pedían la dimisión del gobernador, lo que dio lugar a enfrentamientos con la policía.

Las aclaraciones de Rosselló siguen a dos semanas en las que el Ejecutivo de la isla ha sufrido sobresaltos casi a diario y que el miércoles desencadenó una convulsión cuando el Buró de Investigaciones Federales (FBI) acusó a ex funcionarios de su gobierno y contratistas por corrupción, a lo que se sumó el jueves el escándalo del chat.

Rosselló no dudó en dejar claro que seguirá al frente del Ejecutivo, además de matizar que su candidatura a la reelección de noviembre de 2020 estará marcada por su desempeño futuro.

Los dos motivos que precipitaron que interrumpiese sus vacaciones son la divulgación de conversaciones privadas en el chat y las detenciones por parte del FBI de ex funcionarios de su administración.

Rosselló se refiere en uno de los extractos del chat a Mark Viverito por rechazar la postura del presidente del Partido Demócrata de Estados Unidos, Tom Pérez, de apoyar la anexión de la isla a EEUU.

El gobernador indicó allí sobre la funcionaria: “nuestra gente debe salir a defender a Tom y caerle encima a esta pu**”.

En tanto, en Nueva York, Mark-Viverito dijo que el gobernador le debe una disculpa al pueblo y a todas las mujeres por haberla llamado “pu**” en el chat.

Adicionalmente, el caso de corrupción supuso el arresto de la ex secretaria del Departamento de Educación, Julia Keleher; la ex directora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Ángela Ávila, y el presidente de la consultora BDO Puerto Rico, Fernando Scherrer, empresa con múltiples contratos con agencias del gobierno local, entre otros.

El entramado de corrupción consistía, básicamente, en favorecer con contratos a BDO.

“Pido perdón por las expresiones del chat”, señaló el gobernador, tras asegurar que es humano y que como tal posee “fallas y virtudes”, tras matizar que usó el chat privado “para liberar tensiones de jornadas de 18 horas de trabajo”.

“Nada de eso justifica mis palabras ni lo que he escrito y dicho”, sostuvo, y criticó que se violentara su privacidad.

“Fallé. Era un chat íntimo y jamás pensé que iba a salir. Las que estén ofendidas, mis disculpas. Tienen todo el derecho de quejarse, algunas son amigas personales mías”, lamentó Rosselló por la decepción causada entre las mujeres.

Adelantó que se reunirá lo antes posible con la representante de Puerto Rico ante el Congreso y la procuradora de las mujeres, quienes de forma pública lamentaron las palabras de Rosselló.

El gobernador dijo que a pesar de los errores cometidos “hay mucho trabajo que hacer”, por lo que seguirá adelante.

Rosselló reconoció que las detenciones por corrupción ponen una sombra sobre los esfuerzos para conseguir más fondos federales. “Yo aguanto golpes y soy un luchador y al final garantizo victoria”, concluyó diciendo.

ξ