Gobernador firma ley para despenalizar la posesión de marihuana en NY

Ahora se considerará una infracción menor y se castigará solo con una multa
Gobernador firma ley para despenalizar la posesión de marihuana en NY
Ahora no será un crimen el poseer menos de dos onzas de marihuana en Nueva York.
Foto: Getty Images

El proyecto de ley para legalizar el uso recreacional de la marihuana en Nueva York no logró ser aprobado antes del fin de las sesiones de la Legislatura estatal el pasado junio, pero eso no ha impedido que en Nueva York se sigan dando pasos para descriminalizar la posesión de la hierba, como un paquete legislativo firmado este lunes por el gobernador Andrew Cuomo.

Las nuevas medidas reducen las penas por posesión ilegal de marihuana, por dos onzas o menos, lo que ahora será considerado una infracción menor que se castigará solo con una multa. Además, se crea un proceso que permitirá que aquellos que han sido condenados por poseer pequeñas cantidades de hierba puedan limpiar su récord criminal.

“Durante demasiado tiempo las comunidades de color se han visto afectadas de manera desproporcionada por las leyes que regulan la marihuana, y hoy estamos terminando con esta injusticia de una vez por todas”, indicó el mandatario estatal al firmar la legislación.

Las leyes sobre marihuana que han existido hasta ahora en Nueva York han afectado de manera desproporcionada a las comunidades afroamericanas y latinas, y esta legislación, según Cuomo, aborda esas disparidades raciales y étnicas.

“Al proporcionar a las personas que han sufrido las consecuencias de una injusta condena por marihuana un camino para que se borren sus registros y al reducir las penas draconianas, estamos dando un paso crítico para enfrentar un proceso de justicia penal quebrantado y discriminatorio”, recalcó el mandatario sobre las nuevas medidas que entrarán en efecto 30 días después de la firma.

Completa legalización: Tarea pendiente

Y aunque activistas y organizaciones consideraron que la aprobación de esta legislación en un paso en el camino correcto, insisten que todas las “consecuencias colaterales” de la criminalización de la marihuana que dañan a las comunidades de color seguirán existiendo, por lo que aseguran que es necesario ir más allá y aprobar la ley que legalizaría el uso recreacional de la hierba.

“Esperamos que el próximo año Albany finalmente promulgue la Ley de Regulación e Impuestos de la Marihuana, una legislación que abordará estos problemas históricos que continúan afectando a diario a nuestros clientes y a otros neoyorquinos de color”, indicó Emma Goodman, de The Legal Aid Society en un comunicado.

La abogada explicó que las nuevas medidas no frenarán del todo que las comunidades negras y latinas sigan siendo afectadas de manera desproporcionada por la desigual aplicación de las leyes de posesión de marihuana. “A pesar de estas medidas, una multa por la simple posesión de una cantidad menor de marihuana puede poner en riesgo la libertad condicional de nuestros clientes, mantendrá a inmigrantes indocumentados viviendo bajo temor de ser detenidos y deportados, así como el miedo a perder la custodia de un niño que puede ser removido por la Administración de Servicios Infantiles”, insistió la abogada.

Y sobre la demanda a Albany para que pase la Ley de Legalización de la Marihuana, la líder de la mayoría del Senado estatal Andrea Stewart-Cousins indicó que la mayoría demócrata “continuará nuestros esfuerzos para la total legalización y regulación de la marihuana, y la despenalización aprobada hoy es un buen primer paso “.

La líder del Senado agregó que la despenalización “es una parte esencial de la reforma del sistema judicial defectuoso de nuestro estado”.

Con eso coincidió el presidente de la Asamblea estatal Carl Heastie, quien señaló que esta ley es un paso importante para corregir décadas de injusticias causadas por las actuales leyes de drogas del estado. “La despenalización y la eliminación de registros para aquellos con delitos de bajo nivel contribuirán en gran medida a ayudar a nuestras comunidades. Al eliminar las barreras y el estigma que vienen con estos registros, despejamos el camino para que muchos neoyorquinos encuentren un trabajo, una vivienda y continúen viviendo vidas exitosas y productivas”.