Tres boricuas incluyendo Mark-Viverito competirán por silla en el Congreso

Los concejales Ritchie Torres y Rubén Díaz padre, y la expresidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, se enfrentarán en junio por la curul del Distrito 15 del Sur de El Bronx que deja el representante José Serrano
Tres boricuas incluyendo Mark-Viverito competirán por silla en el Congreso
Madre de Junior, Leandra Guzman Feliz con el concejal Ritchie Torres denuncian a R.A. Gregg por fraude.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El próximo año el político José Serrano no buscará su reelección a la curul que tiene en el Congreso como representante del Distrito 15 del sur de El Bronx desde 1990, y desde ya, en la lista de aspirantes hay tres candidatos de origen boricua, quienes están calentando motores para conquistar la posición federal.

Tras la salida de Serrano de la próxima contienda, que tendrá lugar en junio del próximo año, los votantes del Sur de El Bronx, considerado uno de los distritos más pobres de Nueva York, tendrán que elegir entre figuras del Partido Demócrata, con posturas diferentes, carreras disimiles y hasta generacionalmente opuestos.

Los concejales Rubén Díaz padre, de 76 años, Ritchie Torres, de 31 años, y la expresidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, de 50 años, quien recientemente anunció sus aspiraciones, insisten en que cada uno es la mejor opción para suceder a Serrano, quien padece de Parkinson. Y aunque al final la última palabra la tendrán los votantes del Sur de El Bronx, los tres coinciden en que desean llegar a Washington para luchar por las necesidades de los residentes de su distrito y traer más recursos que mejoren su calidad de vida.

Torres, el más joven de la contienda, quien es abiertamente gay, y quien comenzó su carrera política como organizador de inquilinos y activista de vivienda, asegura que de ganar la curul federal, su prioridad será luchar por vivienda asequible.

“Yo crecí en las viviendas públicas de El Bronx y he trabajado para responsabilizar a los caseros y mi intención es asegurar que se creen más hogares a bajo costo en el sur de El Bronx, que haya más asistencia para familias que luchan para sobrevivir y creo que no hay nada más importante que tener un lugar decente donde vivir”, comentó Torres.

El actual presidente del Comité de Supervisión e Investigaciones del Concejo Municipal agregó que otra de sus prioridades en Washington será hacerle contrapeso a las políticas dañinas que ha dejado la Administración Trump.

“El 2020 es un año de elecciones y tengo la esperanza de que las cosas cambien y podamos resistir a las políticas migratorias de Trump que están sistemáticamente separando niños de familias y poniendo a niños y mamás en centros de detención, en condiciones inhumanas y traumáticas”, dijo Torres. “Tenemos que reversar y corregir las políticas actuales de inmigración y crear un camino a la ciudadanía para las personas indocumentadas y ayudar a quienes buscan asilo huyendo de sus países”.

El concejal aseguró que aunque dentro de la lista de candidatos a la curul federal, ve como contendor fuerte a su colega Rubén Díaz Padre, considera que no representa los valores del Partido Demócrata.

El reverendo Rubén Díaz, concejal de El Bronx, de 75 años.

“Rubén Díaz padre pertenece al Partido Republicano. Él hizo campaña en el Bronx con Ted Cruz. Es alguien que expresa su apoyo a Donald Trump. Él es el Donald Trump de El Bronx. Es un republicano pretendiendo ser demócrata y confío que al final la gente sepa elegir entre él y una nueva generación, representada por mí, con lo que podemos hacer historia en un momento de cambio, como el 2020”, agregó el joven político.

Y tras asegurar que las palabras de Torres no tienen sentido y que él es el candidato mejor calificado para ocupar la silla federal que quedará vacía el próximo año, el reverendo Rubén Díaz aseguró que sus obras hablan por sí solas.

Yo hago campaña con mi récord de trabajo, no hablando mal de los otros candidatos, que creo tienen el mismo derecho que yo de lanzarse a competir, pero cuando El Bronx se quemó y nadie de estos candidatos estuvo allí, yo fui el único que cree trabajo, generé empleo, cree sitios como Casa Boricua Senior Center, traje recursos para proteger vivienda asequible y programas para ancianos”, dijo el padre del presidente del condado de El Bronx. “Es que no hay nadie más capacitado que yo y el récord de ninguno se compara al mío, porque yo no compito diciendo voten por mí que les prometo esto sino que digo voten por mí y miren lo que he hecho”.

El pastor cristiano manifestó además que otra de sus metas en el Congreso federal será luchar por una reforma migratoria para legalizar a más de 12 millones de incoducumentados que hay en el país.

Y al hablar sobre Ritchie Torres, a quien calificó como un gran contendor, dijo: “no tengo queja sobre él. Es un buen ser humano que tiene capacidad, que tiene sus potenciales, pero la comunidad decidirá al final y la gente apoya a Rubén Díaz”.

Melissa Mark-Viverito se reunió con seguidores en East Harlem.

Asimismo, Melissa Mark-Viverito, quien anunció su incursión en la carrera por la silla de Serrano, defendió su independencia de las grandes corporaciones, como su principal arma y su historial como líder progresista, mostrado durante su paso por el Concejo.

“No trabajaré para intereses corporativos o desarrolladores de bienes raíces (…) seré una candidata impulsada por la gente, que se centrará en ser accesible a todos y trabajar por todos los rincones del distrito, desde Mott Haven hasta University Heights”.

Además de los tres candidatos de origen boricua, otras figuras políticas que competirán por la nominación del Partido Demócrata en junio, son el asambleísta Michael Blake, el activista Jonathan Ortiz, y Tomás Ramos, miembro de la organización Bronx River Community Center.