Lleva las cenizas de su esposa al médico que la envió a su casa porque su jaqueca no era una emergencia

La mujer murió tres horas después de haber visitado el hospital
Lleva las cenizas de su esposa al médico que la envió a su casa porque su jaqueca no era una emergencia
La mujer murió poco después de su visita al hospital.
Foto: Unsplash

María Luisa Amores tenía 61 años de edad y le faltaba sólo un día para jubilarse. Murió repentinamente luego de sentir un dolor de cabeza intenso que la hizo acudir al servicio de urgencias de Lugones, en España.

La mujer, acompañada de su esposo Germán Navarro, fue atendida por un doctor que menospreció sus síntomas.  Ahora, Germán se volvió noticia al llevar las cenizas de su esposa al médico que la envió a su casa porque su jaqueca no era una emergencia.

Si bien las causas de la muerte de María Luisa se desconocen, porque aún no se sabe el resultado de la necropsia, lo cierto es que la mujer murió sólo tres horas después de haber acudido a los servicios médicos.

“Vinimos por urgencias para no tener que pasar por el hospital, pero el doctor se molestó muchísimo porque teníamos que haber pedido cita, así que la mandó para casa sin mirar”, narró el viudo a El Comercio.

El hombre acudió al hospital con una charola en sus manos que contenía cenizas de su esposa, flores,  unos jabones para “limpiar la conciencia”, cien euros para pagar “una consulta de tres minutos” y una invitación para alojarse en el hotel propiedad del matrimonio “por la gran atención prestada en la consulta”.

Navarro le entregó “el regalo” al médico y le pidió que le comunicara cualquier cosa delante de la gente, no en su consultorio. Con esta acción, el hombre trató de denunciar el mal trato médico recibido por su esposa. Además, confesó que sin ella, se siente “sin nada”.