“En el New York City FC me he reencontrado conmigo mismo”

El técnico catalán Domènec Torrent tiene entre ceja y ceja ganar la MLS con el conjunto de la Gran Manzana
“En el New York City FC me he reencontrado conmigo mismo”
Domènec Torrent ganó 24 títulos en 11 años con Pep Guardiola.
Foto: NYCFC

Domènec Torrent Font (14/07/1962) no puede evitar sonreír al hablar de la época dorada que vivió con Pep Guardiola. Ahora quiere demostrar que con el estilo con el que triunfaron en el viejo continente se puede ganar una liga como la MLS.

El técnico catalán reconoce que Nueva York le ha servido para reencontrarse consigo mismo y volver a ser primer entrenador, donde se siente muy cómodo.

-Usted ganó 24 títulos en 11 años al lado de Pep Guardiola, ¿cómo recuerda aquella época?
-La recuerdo con mucho cariño porque empecé en uno de mis equipos del alma, del que soy socio. Cuando te llama Pep (Guardiola) y el equipo gana todos los títulos posibles, pues imagínate. Nunca pensé que fuera a estar tanto con él, desde que empezamos en Tercera División. Pasé de ver a mis ídolos en finales y a trabajar con ellos. Estar con el que, en poco tiempo, se ha convertido en el mejor entrenador del mundo y posiblemente será el mejor de la historia y trabajar con un elenco de jugadores impresionantes: Eto´o, Henry, Xavi, Iniesta, Messi… fue un gozo total.

-Después cambiaron de aires, pero continuaron ganando…
-Todo siguió en el Bayern, un club en el que te encuentras a gusto desde el primer momento. Es una organización enorme, pero es familiar al mismo tiempo, algo inexplicable. Mi última etapa con Pep en el City fue cuando ganamos la Premier con el récord de puntos, con un fútbol espectacular. Si todo esto me lo hubieran dicho de joven, no me lo habría creído. Más no se puede pedir.

-Pep Guardiola siempre dice que usted le ayudó mucho en categorías inferiores, pero luego lo mantuvo como ayudante. Eso dice mucho de su relación.
-Yo le intenté ayudar en lo que pude. He aprendido yo más de él que el de mí, eso te lo aseguro. Él te dirá que no, porque es una persona muy generosa, pero la realidad es esa. Por ejemplo, ahora siento su idea de juego como mía. Tú puedes copiar y pegar la idea, pero Pep siempre dice que si no lo sientes, no puedes jugar así. Tienes que entrenarlo, pero luego tienes que ser atrevido como lo fue en el Bernabéu. Tienes que salir y querer el balón y llevar la iniciativa en un sitio como ese; no te puedes traicionar a ti mismo. Después ahí están los resultados, sus equipos juegan de forma espectacular. Te pueden ganar porque cometes errores en la salida de balón, pero no porque cambies de idea y juegues en largo, eso es algo que no te puedes perdonar.

-¿Cómo surge la posibilidad de volver a ser primer entrenador en Nueva York?
-En dos meses me salieron varias ofertas para entrenar, pero por diferentes circunstancias no las acepté. Cuando estábamos planificando la pretemporada del Manchester City en Estados Unidos, de golpe surgió esta oferta porque Patrick Viera decide irse a entrenar a Francia. En la MLS fichan jugadores y entrenadores reconocidos en Europa porque es lo que vende y, si no hubiera estado con Pep, no hubiera salido mi nombre. El Grupo City me brindó esta oportunidad y Pep me dijo que, si me gustaba la idea, viniera. No sé si el destino nos volverá a juntar, pero él sabe que si me llama, iré. Yo soy agradecido en la vida y sé que se lo debo todo a él; si no hubiera sido su segundo, no estaría aquí. Me gusta ser primer entrenador y solo dejaré de serlo si Pep cree que le puedo ser útil de cualquier manera.

-¿Por qué no en España?
-Cuando llegaron las ofertas no era el momento. Una de las ofertas que llegó fue la del Girona, el equipo de mi tierra. Yo llevaba mucho sin ser primer entrenador y no podía ir con dudas a mi casa a entrenar. No es que Nueva York haya sido una prueba, pero la situación es diferente. Me reuní con el Director Deportivo y los dos sabíamos que no era el momento ni para el Girona ni para mí. Ahora me he reencontrado conmigo mismo. Si en el futuro llega una oferta de la liga española habría que ver, porque a nadie se le escapa que el fútbol está en Europa.

-¿Cómo fue la adaptación al idioma y a una ciudad como Nueva York?-
Bueno el idioma no era nuevo porque en Manchester ya tenía reuniones semanales con los jugadores para explicarles el balón parado y tienes que saber expresarte en inglés. Aquí, siendo primer entrenador, mucho más, tienes que comunicarte mejor porque te toca hablar más. La adaptación fue rápida, pero no fue fácil. El equipo estaba hecho y no conocíamos nada del funcionamiento de la MLS. Ahora entendemos lo complicado que es el calendario. A veces jugamos tres partidos en ocho días con viajes de seis o siete horas. Aun así llegamos a semifinales de playoff, que es a lo máximo que ha llegado este club.

-En Estados Unidos el soccer no tiene el peso que tiene el fútbol en Europa y al que está acostumbrado. ¿En qué cambia?
-Es curioso porque nosotros tenemos entre 20 mil y 25 mil espectadores de media en el estadio y en algunos campos de España no se alcanzan estas cifras. Aquí va creciendo de forma muy rápida y la competición está muy bien organizada. Lo peor de la MLS es el calendario. Yo esto lo digo sin ánimo de criticar a nadie, pero creo que los que hacen los calendarios no han jugado nunca al fútbol, porque jugar después de viajes tan largos de forma tan seguida baja el rendimiento de todos los equipos. Aquí lo hacen en todos los deportes, pero el esfuerzo del soccer es diferente. Creo que todavía no han entendido el tema de los calendarios, pero el día que se jueguen dos ligas por conferencias y después el playoff, la competición mejorará una barbaridad.

-¿Qué valoración hace hasta el momento de su etapa en Nueva York?
-Muy positiva. Es un club relativamente nuevo con mucha gente joven con ilusión en todos los departamentos. Estamos muy contentos. Los estadios están prácticamente llenos y las aficiones se respetan mucho, es muy bonito. Van juntos al estadio a animar a su equipo, tendríamos que tomar nota en Europa. Incluso en los derbis animan a su equipo y luego van a tomar algo juntos.

-En Europa el fútbol se lleva todos los titulares. ¿Cómo es para el entrenador de la MLS no estar continuamente en el foco mediático?
-Se vive mucho mejor. Estamos en una ciudad grande, una de las mejores del mundo y aquí la gente es respetuosa. Te empiezan a reconocer, te saludan por la calle. Alguna vez en algún restaurante me han pedido fotos, pero se esperan a que termines de comer. Yo no soy Pep Guardiola o Mourinho, soy consciente de quién soy. Seguramente con un entrenador más conocido sería diferente, pero viviría más tranquilo aquí que en Europa, porque el foco está en otros deportes.

-¿Cuál es el objetivo?
-El primer objetivo es estar en playoff, porque si no, no puedes ganar. Pero después, el objetivo es ganar la MLS. Si no, mentiría. Luego es posible que nos eliminen, pero no podemos mentir a los aficionados y lo que queremos es ganarla.