Nuevo mirador transparente en piso 102 revoluciona el turismo en el Empire State de Nueva York

Es el panorama más alto de 360 ​​grados en la ciudad
Nuevo mirador transparente en piso 102 revoluciona el turismo en el Empire State de Nueva York
Un ícono mundial desde 1931
Foto: Andrés Correa Guatarasma

Hoy abrió al público una plataforma de observación de vidrio en el piso 102 del Empire State Building que ofrece vistas de 360 ​​grados de la ciudad, en un ambiente sin paredes.

La apertura marca el comienzo de lo que los diseñadores llaman la “Experiencia del Observatorio”, resultado de cuatro años y $165 millones de dólares en renovaciones destinadas a resolver las largas colas y la congestión para hacer más atractiva la visita al edificio más famoso de Nueva York y quizá EEUU.

Después de ingresar, ahora a través de la calle 34 en lugar de la 5ta Avenida, los visitantes pasan por la fascinante arquitectura art deco y un modelo de 24 pies del edificio antes de acceder a una exhibición de 10 mil pies cuadrados sobre la historia del edificio abierto en 1931.

La exhibición dinámica y digital impulsa a los visitantes hacia los ascensores que transportan, en 55 segundos, a la cubierta del piso 86.

Los visitantes pueden ir al piso 102 pagando $20 dólares adicionales. Una variedad de beneficios, como tours privados y pases sin colas también están disponibles en paquetes que cuestan hasta $460, describió el New York Times.

“Es, simplemente, una vista inigualable”, dijo el jueves Jean-Yves Ghazi, presidente de Empire State Realty Trust, la compañía propietaria del edificio.

“Somos el punto en el mapa que mantiene unida a esta ciudad”, agregó. “Hay mucho significado aquí. La altura no es el marcador; se trata del estatus icónico de este lugar”.

El mirador en el piso 102 ofrecerá a grupos de unas 55 personas la oportunidad de ver Nueva York desde el panorama más alto de 360 ​​grados en la ciudad, destacó Ghazi.

El observatorio es completamente transparente. Los que se atreven pueden mirar directamente a las calles de abajo.

“Nunca ha habido un mejor momento para darle una nueva mirada” a la ciudad, escribió James S. Russell, recomendando que hasta los neoyorquinos y turistas que han subido al mirador del Empire State deberían volver ahora a redescubrirlo.