Se buscan hermanos mayores latinos

Alicia Guevara, es la primera mujer latina que preside Big Brother Big Sisters of New York
Se buscan hermanos mayores latinos
Alicia Guevara, presidenta de Big Brothers Big Sisters of NYC./Cortesía
Foto: Cortesía

Un día de diciembre Ernest Coulter, un administrativo de un tribunal en Manhattan, vio a un joven sentado a la espera de su sentencia. Se le ocurrió que quien mejor podía ayudar a un niño en esas circunstancias era un hermano mayor. “Alguien que le cuide, que le ayude a hacer lo correcto, que le haga sentir que al menos alguien en esta ciudad se interesa por él y al que le importa si vive o muere”.

¿Su propuesta? Alguien que voluntariamente fuese ese hermano mayor.

Era el año 1904 y se puso la primera piedra de Big Brothers Big Sisters of NYC (BBBS of NYC), la primera organización de mentoría o tutoría de jóvenes del país y la más grande de la ciudad. Esta organización centenaria atiende ahora a cerca de 5,300 menores (de 7 a 18 años de edad) en la ciudad y según su nueva presidenta, Alicia Guevara, se necesitan más voluntarios porque “hay listas de espera de pequeños que esperan a ese hermano mayor” que les guíe y oriente.

Guevara explica que desde su organización se atiende “a niños en toda la ciudad por lo que se refleja la diversa demografía.  Servimos a gente que ha sido impactada por la cárcel, foster, a nuevos americanos u otras generaciones, pero no solo a niños en situación de vulnerabilidad, hay una diversidad real en la juventud a la que servimos”.

“Los pequeños y pequeñas latinas son una parte significativa de esta diversidad”, explica. En concreto son el 34% de los atendidos por esta organización. “Lo que hemos visto recientemente es la mayor diversidad dentro de la propia comunidad latina, hay más nacionalidades tanto entre los pequeños como entre los mentores”, dice su nueva presidenta.

Y si se necesitan mentores en general, en el caso de los latinos la situación es más acuciante. Según cifras de esta organización solo el 9% de los mayores se identifica como latino. Y son necesarios. “Nuestro compromiso es reclutar a  una diversidad de mentores, porque a la hora de emparejar a un pequeño con un mayor es importante que se compartan experiencias, tradiciones o idiomas comunes. Cuando un pequeño ve un reflejo de sí mismo que representa su potencial, el vínculo es más importante”, explica Guevara.

Esta mujer, descendiente de cubanos y con 25 años de experiencia liderando organizaciones sin ánimo de lucro, es la primera latina en dirigir BBBS of NYC y dice que su propia experiencia le indica lo importante que es tener modelos y guías.

“En muchas instancias he sido la única o la primera en hacer algo y es importante que enseñemos a nuestros pequeños lo que es posible, tiene un impacto muy profundo. Con la comunidad latina y con otras tenemos el compromiso y la responsabilidad de mostrarles que estamos haciendo progresos”, asegura.

Según explica, 2016 fue un año crítico para el país y muchas personas dieron el paso adelante de querer ser mentores. “Hubo una llamada a la acción de gente que quería trabajar para hacer algo diferente y tener un impacto y BBBS of NYC es definitivamente una manera de hacerlo”.

Pero se necesitan más. “Queremos reclutar a más hombres. A menudo vemos que estos no están seguros de si pueden contribuir y hay quienes lo hacen por primera vez y tienen dudas sobre qué pueden aportar. Vemos a más mujeres que hombres y la verdad es que quien tenga un compromiso con la gente joven puede convertirse en mentor”.

Para ello ha que ser mayor de 21 años y se ha de tener el compromiso de salir y conectar con el pequeño dos veces al mes.

Desde la organización se ayuda y hay grupos de afinidades que ayudan con los primeros pasos. El proceso para ser elegido como mentor es muy concienzudo porque es importante emparejar bien a pequeños y grandes. “No solo preguntamos por el pasado sino por los intereses, por cómo puede ser su futuro, cuáles son sus intereses, y cómo van a marcar la diferencia en la vida de los jóvenes”, explica Guevara.

La nueva presidenta de BBBS of NYC  dice que lo que le mantiene despierta por la noche es pensar cómo hacer más, “cómo servimos más, más profundamente y cómo guiamos el camino de quienes tienen siete años hasta que se convierte en miembros productivos y comprometidos de la ciudad, cómo forjamos a los nuevos líderes”.

Además de asegurar las mentorías, Guevara cree que es importante el acceso a las oportunidades educativas. El 98% de los niños que pasan por el programa se gradúan en secundaria y el 92% llegan a la universidad. El reto, según la presidente de esta organización es que “persistan en los estudios superiores y se gradúen”.

“En los últimos años hemos establecido y construido un programa de éxito profesional y universitario que está destinado a proveer a los pequeños de acceso a programas de refuerzo y apoyo en preparación para los estudios superiores”, dice.

Se trata de ayuda con exámenes, para preparar las solicitudes universitarias, las financieras y explicando a los pequeños y sus familias lo que significa la transición a la universidad porque como Guevara apunta, hay muchos pequeños que son los primeros de sus familias que van a la universidad.

Guías en la oficina

Además de la mentoría individual Alicia Guevara explica que hay casos en los que se lleva a escolares a una de las muchas empresas de la ciudad dos veces al mes. De lo que se trata es de verse reflejados étnicamente, culturalmente e incluso con respecto a su identidad de género en un ambiente corporativo. “Es muy importante que además los mentores sean una referencia profesional en un trabajo”.