Informe: La violencia doméstica es la principal generadora de familias sin hogar

El contralor Stringer insta a las autoridades apoyar a los sobrevivientes e insiste en plan alternativo de vivienda para los neoyorquinos más necesitados
 Informe: La violencia doméstica es la principal generadora de familias sin hogar
El contralor Scott M. Stringer. durante la presentación del informe sobre violencia doméstica.

NUEVA YORK.- El 41 por ciento de las familias que ingresaron a los refugios de la ciudad durante el año fiscal 2018 fue por violencia doméstica, un aumento del 44 por ciento en los últimos cinco años, un dato que muestra que la violencia doméstica ha surgido como el principal impulsor de que muchas familias no tenga vivienda en la ciudad de Nueva York, estableció un informe presentado este lunes por el contralor de la ciudad, Scott M. Stringer.

Para abordar este desafío cada vez mayor, el contralor Stringer hizo un llamado a la Ciudad a seguir una serie de recomendaciones de políticas dirigidas a conectar a los sobrevivientes de violencia doméstica a viviendas permanentes y prevenir que las personas sin hogar vivan en esas condiciones por períodos prolongados.

Las revelaciones del estudio coincide con la celebración del Mes de Concientización sobre la Violencia Doméstica, y en consecuencia el Contralor propone una hoja de ruta integral y a la vez insta a la Ciudad a cambiar el enfoque para apoyar mejor a los sobrevivientes y renueva el llamado para un nuevo plan de vivienda dirigido a los neoyorquinos más necesitados.

La hoja de ruta propuesta por la contraloría crearía caminos para que los sobrevivientes logren estabilidad económica y de vivienda y encaren la crisis de la falta de vivienda en la ciudad de Nueva York al abordar directamente a su mayor contribuyente.

 “Cada año, miles de sobrevivientes de violencia doméstica son empujados al abismo, experimentan la falta de vivienda y no tienen forma de encontrar un hogar estable para ellos y sus hijos. Es una tragedia, pero no podemos aceptar este statu quo de la situación. Debemos hacer más para apoyar a los sobrevivientes que necesitan un gobierno de la Ciudad como su aliado inquebrantable”, dijo el contralor durante la presentación del informe.

El informe en referencia, es considerado el análisis más completo hasta la fecha de cómo la violencia doméstica contribuye a la falta de vivienda, el alcance de los servicios disponibles utilizados por los sobrevivientes y las prescripciones de políticas necesarias para detener esta creciente crisis.

“Con este informe, estamos generando una nueva opción en la lucha para enfrentar la crisis de las personas sin hogar, al iluminar el impacto generalizado de la violencia doméstica en la inestabilidad de la vivienda. Como ciudad, somos juzgados por la forma en que tratamos a nuestros más vulnerables, por lo que es hora actuar. Ninguna familia que haya ingresado en un refugio a causa de violencia doméstica debería irse sin acceso a una vivienda estable o vivir en un hotel comercial”, agregó el contralor Stringer.

El funcionario comentó que no es suficiente con decir que se respalda a los sobrevivientes de violencia doméstica: “necesitamos poner nuestros fondos donde está nuestra boca e implementar reformas audaces para brindar a los sobrevivientes el apoyo que necesitan para lograr una vivienda e independencia económica a largo plazo”.

El informe de la contraloría también encontró que el uso de costosos hoteles comerciales para familias que ingresan como refugiados al sistema del Departamento de Servicios a las Personas sin Hogar (DHS), debido a la violencia doméstica se disparó entre el año fiscal 2014 y el 2018, del 0.1 por ciento al 21 por ciento. Esto significa que unas 923 de esas familias fueron ubicadas en hoteles en el año fiscal 2018, en comparación con solo dos en el año fiscal 2014.

En el año fiscal 2018, la violencia doméstica representó el 41 por ciento de la población familiar que ingresó al sistema de refugios del DHS de la Ciudad de Nueva York, y el número de familias que ingresaron cada año aumentó un 44 por ciento desde el año fiscal 2014.

Solo en el año fiscal 2018, 12,541 personas ingresaron a un refugio del DHS debido a casos de la violencia doméstica. Eso incluye a más de 4,500 mujeres y 7,000 niños, más de la mitad (56 por ciento) de los cuales eran menores de 6 años.

Entretanto, el número de familias que abandonaron el refugio para víctimas de violencia doméstica y posteriormente ingresaron al sistema para personas sin hogar del DHS aumentó cada año entre el año fiscal 2015 y el año fiscal 2018. Solo en el año fiscal 2018, más de 600 familias (27 por ciento) salieron de un refugio para víctimas de violencia doméstica de la ciudad terminaron en un refugio del DHS sistema dentro de los 30 días posteriores, lo que significa el doble del número de familias que salieron a viviendas subsidiadas.

El informe destaca que los vecindarios de El Bronx y Brooklyn representaron la mayor cantidad de casos de entradas a los refugios del DHS debido a la violencia doméstica entre el año fiscal 2014 y el año fiscal 2018, con un 38 por ciento de los sobrevivientes que residían previamente en El Bronx y un 30 por ciento en Brooklyn. Más sobrevivientes ingresaron al refugio de los vecindarios de Hunts Point, Longwood y Melrose en El Bronx, que cualquier otra comunidad, seguidos por Belmont, Crotona Park East, East Tremont, Bedford Park, Fordham North y Norwood, también en El Bronx.

“Los residentes de El Bronx que sufren abuso doméstico deben tener más opciones que elegir quedarse con un abusador o entrar en un refugio. Es fundamental que la ciudad y el estado de Nueva York trabajen juntos para crear inversiones financieras y legislativas, y ampliar las vías para que los sobrevivientes de violencia doméstica accedan a viviendas seguras y servicios residenciales”, dijo la senadora estatal Alessandra Biaggi.

La senadora se congratuló por el liderazgo del contralor para abordar este problema, y anticipó que se sumará a apoyar a los sobrevivientes y dar a más neoyorquinos acceso a una vivienda segura.

De acuerdo con el informe, las familias que salen a una vivienda permanente con un subsidio del gobierno tienen muchas menos probabilidades de regresar a un refugio, pero en el año fiscal 2018, el 51 por ciento de los sobrevivientes que salieron del sistema de refugio del DHS no tenían un subsidio de vivienda. De acuerdo con el reporte de gestión del alcalde, una de cada cinco (21.6 por ciento) familias con niños que salen de una ubicación sin subsidio regresó a un refugio dentro de un año, mientras que solo el 1.3 por ciento de las familias con niños con un subsidio regresó a un refugio.

De las 1,839 familias que salieron a una colocación permanente con un subsidio en el año fiscal 2018, aproximadamente dos tercios recibieron algún tipo de asistencia de alquiler, mientras que un 28 por ciento adicional aseguró la vivienda a través de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA). Solo el 2 por ciento de las familias salió a viviendas de apoyo, citó el informe.

El análisis del contralor Stringer encontró que a pesar del gasto récord de la Ciudad para aliviar la falta de vivienda, los recursos existentes no están ayudando lo suficiente a los sobrevivientes de violencia doméstica a construir vidas seguras e independientes y a prevenir la falta de vivienda. Por lo tanto, la contraloría propone cambios de políticas integrales para aumentar la estabilidad de la vivienda para los sobrevivientes en la ciudad de Nueva York, que incluyen:

Ampliar los servicios residenciales y no residenciales

  •         La Ciudad debería aumentar la capacidad del sistema de refugios contra la violencia doméstica que administra la Administración de Recursos Humanos (HRA) y poner fin a la práctica de colocar a los sobrevivientes en habitaciones de hotel comerciales alquiladas por el DHS.
  •         La Ciudad también debe trabajar con el Estado para extender el límite de tiempo de 180 días en un refugio para personas con discapacidad según el caso, y además debe garantizar que cada refugio para violencia doméstica tenga especialistas dedicados a la vivienda.
  •         La Ciudad debe ampliar el acceso al apoyo de salud mental y dedicar unidades de vivienda de apoyo y viviendas asequibles para sobrevivientes de violencia doméstica.

Fortalecer las protecciones legales

  •         El gobernador debe firmar de manera expedita la legislación recientemente aprobada presentada por la senadora Alessandra Biaggi y el asambleísta Andrew Hevesi para reformar la ley de terminación anticipada del contrato de arrendamiento de Nueva York para que los sobrevivientes no necesiten obtener una orden judicial, alertar a su abusador o estar al día con el alquiler para salir de una casa insegura.
  •         La Ciudad debería explorar formas de reforzar sus políticas antidiscriminatorias de vivienda, incluso prohibiendo explícitamente a los propietarios e intermediarios de negarse a la tenencia basada en antecedentes penales o un bajo puntaje de crédito derivado de la identidad de un posible inquilino como sobreviviente de violencia doméstica.
  •         El Estado debe enmendar la Ley de Servicio Público para ayudar a los sobrevivientes que han huido recientemente de una situación de vida abusiva para garantizar la continuación o restauración del servidor público.

Aumentar la asistencia financiera

  •         El Estado debe promulgar la legislación propuesta por la senadora Liz Krueger y el asambleísta Andrew Hevesi para crear un nuevo suplemento de alquiler a nivel estatal, el apoyo de estabilidad del hogar, para las poblaciones vulnerables, incluidos los sobrevivientes de violencia doméstica.
  •         La Ciudad debe desarrollar un fondo de estabilidad de vivienda para sobrevivientes, independientemente de su estado migratorio e ingresos.
  •         La Ciudad debería aumentar la disponibilidad de servicios legales gratuitos y de costo reducido para los sobrevivientes.
  •         La ciudad de Nueva York debería ampliar la operación de los cinco Centros de Justicia Familiar existentes y crear centros adicionales en áreas de alta violencia doméstica.
  •         Para combatir la escasez de viviendas asequibles en la ciudad y para revertir el aumento en el número de personas sin hogar, la Ciudad debería triplicar la cantidad de unidades de viviendas asequibles, como lo solicitó el contralor Stringer el año pasado, y reservar el 15 por ciento para los neoyorquinos sin hogar anualmente, para que los neoyorquinos más necesitados tengan acceso a una vivienda estable y permanente.

El Concejo promueve NYC GO PURPLE

La concejal Helen Rosenthal coincidió con el informe del contralor Stringer sobre la violencia doméstica en la ciudad de Nueva York, al tiempo que anunció para este jueves el NYC GO PURPLE, el evento anual que promueve el Concejo para crear conciencia sobre este delito.

Rosenthal dijo que, a pesar de que otros tipos de delitos violentos han mostrado disminuciones notables en la ciudad de Nueva York, la violencia doméstica sigue siendo generalizada, con casi 300 reportes de incidentes entre parejas que se denuncian todos los días al NYPD.

“Queremos que las personas sepan que el apoyo está disponible ahora: nuestra oficina y el resto del Concejo está organizando el evento sobre violencia doméstica en toda la ciudad. NYC Go Purple es un evento anual, y este año estamos intentando una forma diferente de llegar a las personas afectadas por la violencia doméstica. Estamos pidiendo a las empresas locales (gimnasios, salones de belleza, tiendas minoristas, restaurantes, etc.) en los cinco condados que ayuden a compartir los recursos de violencia doméstica con los clientes.

La concejal Rosenthal está recorrerá los negocios locales en el Upper West Side, el jueves para promover la iniciativa NYC Go Purple.

En cifras

12,541 personas ingresaron a un refugio del DHS debido a casos de la violencia doméstica durante el año fiscal 2018

4,500 mujeres y 7,000 niños, más de la mitad (56 por ciento) de los cuales eran menores de 6 años.

923 de esas familias fueron ubicadas en hoteles en el año fiscal 2018, en comparación con solo dos en el año fiscal 2014, lo que significa un aumento del 21 por ciento.

1,839 familias fueron ubicadas en una vivienda con un subsidio en el año fiscal 2018, aproximadamente dos tercios recibieron algún tipo de asistencia de alquiler, mientras que un 28 por ciento adicional aseguró la vivienda a través de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA).

 

Dale click a la estrella de Google News y síguenos