Un trabajo malo o mediocre, la realidad de la mayoría

El salario, la intención, los beneficios, las posibles promociones y los horarios son aspectos clave para definir la calidad del trabajo
Un trabajo malo o mediocre, la realidad de la mayoría
Quienes trabajan para empresas grandes se sienten más realizados profesionalmente./Archivo
Foto: Shutterstock

¿Y su trabajo qué tal? ¿El salario?¿Tiene beneficios? ¿Es su paga estable?¿Su día a día satisfactorio?¿Tiene control sobre su vida y posibilidades de promoción?

Son algunos de los aspectos que permiten analizar si un trabajo es bueno o no y Gallup ha hecho esta y otras preguntas en EEUU para descubrir que muchos de los trabajadores tienen una visión negativa de su empleo o en el mejor de los casos una sensación que se define mejor con una corta expresión: “meh”.

Esta organización que pulsa la opinión pública ha elaborado un informe sobre la calidad de los empleos y el 44% de los trabajadores consultados dicen que su trabajo es “mediocre”. Otro 16% lo califica sin rodeos como “malo”.

La mayoría de los que dicen tener buenos trabajos también tienen salarios por encima de los 143,000 mientras que los que cobran poco suelen estar menos satisfechos con la mayoría de los aspectos que rodean su labor.

Los porcentajes son importantes porque “hay una correlación con la calidad de vida”, dice el informe. “Mientras que la mayoría de los trabajadores en buenos y mediocres empleos dicen que su calidad de vida es alta, la mayor parte de los que están en malos trabajos dicen que no lo es”. Solo el 32% cree que tiene una buena vida, en este segmento de la población.

El sentimiento de hacer algo con importancia o intención es muy importante para los trabajadores al calificar la calidad de su empleo, incluso independientemente de su salario.

¿Quienes tienen los empleos de calidad? Según el informe de Gallup los trabajadores mayores, los blancos y quienes tienen altos niveles de educación.

Casi un tercio de las mujeres negras dicen tener un mal empleo y no es una cuestión de paga (o solamente eso), es el control de sus horarios, la estabilidad en el salario y las experiencias diarias también rebajan su percepción sobre la calidad de su ocupación.

El 36% de los hispanos cree que su experiencia en el trabajo es buena y un 22% califica su empleo de malo.

Según el informe de Gallup solo seis de cada 10 trabajadores han visto incremento en su paga en los últimos cinco años, un tiempo en el que la economía ha mantenido el crecimiento más sostenido de los últimos tiempos y la tasa de desempleo ha llegado a un mínimo no visto en 50 años. Peor aún, solo el 23% dice que sus beneficios han mejorado y un porcentaje similar (21%) afirma que han empeorado en esos cinco años. La mayoría de los trabajadores dicen que sus condiciones laborales son similares a las de hace cinco años. Los economistas suelen llamar a esto estancamiento.

Los trabajos a tiempo completo se asocial con mayor calidad de trabajo pero quienes trabajan 55 horas o más por semana califican su empleo como malo.

Quienes trabajan por salarios bajos pero para empresas grandes, con más de 500 empleados, mayoritariamente califican positivamente la calidad de su trabajo.

Los trabajadores que tienen varios empleos por necesidad suelen ser más negativos y se encuentran como más retos diariamente, algo que lleva a pensar en un buen porcentaje de quienes están en la gig economy.