Altos mandos del NYPD siguen sin reflejar composición de la Uniformada

A pesar que las minorías conforman una gran parte de la fuerza policial, los latinos y negros siguen sin ascender a los cargos de más rango
Altos mandos del NYPD siguen sin reflejar composición de la Uniformada
La tendencia en los últimos 5 años es un 30% de nuevos funcionarios de origen hispano.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Aunque resulta un hecho innegable que la presencia de hispanos en las filas del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) ha crecido en un promedio de 12% en los últimos 5 años, el nombramiento de Dermot Shea como nuevo comisionado de Policía, en sustitución de James O’Neill, vuelve a encender un debate que ya antes ha envuelto a la Uniformada: ¿Cuándo el NYPD será comandado por un miembro de las minorías? ¿Cuál será el perfil de los próximos oficiales de altos cargos en la institución policial, que actualmente está dirigida en más de un 85% por blancos?

El concejal Donovan Richards fue uno de los primeros en ‘echarle leña al fuego’ a esta antigua controversia, al asegurar el martes que aunque felicita al nuevo comisionado, “fue una oportunidad perdida para garantizar que la diversidad del Departamento se reflejara en lo más alto de la Policía de Nueva York”.

Y es que el nombramiento de Shea como el máximo jefe del NYPD puso una gran interrogante sobre cuál será el papel que tendrán los latinos en los altos mandos de la Uniformada, un grupo que representa más del 27% de la fuerza policial, lo que significa que son la mayor minoría en esa institución, conformada por más de 34,451 efectivos y 4,500 auxiliares.

Una fuente del NYPD dijo a El Diario “que en las próximas semanas, especialmente al inicio de 2020, habrán fuertes movimientos internos, cambios importantes de fichas dentro de la institución, porque el nuevo comisionado tratará de marcar otro estilo. Estamos seguro, que pondrá un rostro hispano en una posición importante de comando, para atender una demanda de la ciudad”.

La misma fuente aseguró que apenas O´Neill renunció, el alcalde Bill de Blasio inmediatamente nombró a Shea, para evitar que se abriera “un compás que permitiera nuevamente a factores políticos y a fuerzas internas exigir como comisionado a un hispano o un afroamericano, como ha pasado en los últimos 20 años”.

De hecho, Benjamin Tucker, el oficial negro de más alto rango en NYPD, quien empezó su carrera en 1969, reconoció el miércoles ante todos los medios neoyorquinos que está “decepcionado” por no haber sido promovido a comisionado de policía.

“Pero al mismo tiempo, es una decisión del alcalde”, dijo el primer comisionado adjunto, el segundo policía más poderoso de la ciudad, quien no ocultó su sorpresa de no haber sido ascendido.

Situaciones similares ocurrieron cuando William Bratton dejó el cargo de Comisionado, y el Alcalde nombró a O´Neill.

Para muchos, Benjamín Tucker, el afroamericano con más poder en la Uniformada era el sucesor natural de O’Neill.

Y a pesar de criticar los actuales cambios en la Uniformada, Richards, quien es presidente de la Comisión de Seguridad del Concejo de Nueva York, sí reconoció el buen trabajo del saliente comisionado O´Neill en lograr asegurar que las relaciones entre la comunidad y la Policía fueran más que simples temas de conversación retórica, en los cinco condados.

“Es un constructor de puentes, que mantuvo una puerta abierta para todos. Hoy la ciudad de Nueva York, está perdiendo un verdadero líder”, especificó el concejal en su cuenta de Twitter.

Los antecedentes son claros

Desde 2013, la Sociedad Hispana de Policías de Nueva York ha hecho varias exhortaciones, sin éxito, a que se nombrara a un hispano como Comisionado de Policía, en un momento de muchas tensiones raciales en la ciudad de Nueva York.

Ya en 1993, cuando Rudolph Guiliani era Alcalde, se había barajado el nombre del oficial Rafael Piñeiro, de origen cubano, como máximo líder de la Policía neoyorquina. Pero el resto es historia.

Otro aspecto a destacar es que en los últimos 5 años, la comunidad inmigrante latina que más rápido está creciendo dentro del NYPD es la dominicana, pero esto no se ha visto reflejado en los altos cargos del Departamento.

El aumento de policías dominicanos ha ido a la par con el crecimiento de población quisqueyana en la ciudad que son, aproximadamente, unas 750,000 personas.

“Nos entristece la renuncia del comisionado de Policía de NYPD James O’Neill y le deseamos lo mejor en sus futuros emprendimientos. Gracias por apoyarnos siempre”,  reaccionó en la red social Twitter, la Organización de Oficiales Dominicanos de Nueva York, al trascender la noticia de la renuncia del máximo jefe policial.

Horas más tarde, y a pesar que ningún oficial dominicano fue tomado en cuenta para sustituir a O’Neill, el mismo grupo no criticó la decisión del Alcalde, y solo indicó: “Felicitamos al Jefe Dermot Shea, por su reciente nombramiento como Comisionado de Policía de NYPD, el departamento más grande del mundo”.

Han logrado avances, pero…

Y aunque la presencia de hispanos en posiciones de alto rango subió algunos escalones significativos durante la gestión de O´Neill, todavía se cuestionan que ninguno esté entre los máximos cargos de liderazgo en la Uniformada.

Hasta 2014, los oficiales latinos ocupaban menos del 10% de posiciones de comando, denominadas como de tres estrellas dentro de la institución. La tendencia, particularmente en los últimos dos años fue ascendente, por lo menos en un 2%, citaron fuentes de la Uniformada.

Justamente el año pasado, el nombramiento del dominicano Fausto Pichardo como subjefe de la Oficina de Servicios de Patrullas, teniendo a cargo a unos 22,000 oficiales, fue considerado un avance importante para esta minoría.

Cada año, especialmente en el último lustro, más del 35% de los egresados de la Academia de Policía del NYPD son de origen hispano. La mayoría de ese subconjunto tienen orígenes en la isla caribeña.

El crecimiento de la presencia femenina es también reseñable.

Datos de NYPD, disponibles hasta 2017, demuestran que las hispanas son el grupo demográfico que más crece entre las mujeres en la fuerza policial de la Gran Manzana, representando un 6.6%, más que las blancas y afroamericanas con 5.2% respectivamente, y las asiáticas con 0.6%.

Solo un ejemplo de ellos, es la oficial Nilda Irizarry Hofmann, de origen puertorriqueño, quien dirigía el Buró de Administración de Riesgos, y quien fue ascendida a jefa de Asuntos Comunitarios. Hofmann fue la primera mujer hispana en el NYPD en ser promovida a jefe de tres estrellas.

Composición del NYPD:

  • 36,000 oficiales componen la Uniformada.
  • 17,390 (48%) so blancos.
  • 19,511 (29%) son latinos.
  • 5,547 (15%) son negros.
  • 3,089 (8%) son asiáticos.
  • 29,835 (82%) son hombres.
  • 6,728 (18%) son mujeres.