$12 millones: plan de “regalos” de la Alcaldía NYC para que acusados cumplan citas en la corte

Hay entradas a espectáculos, celulares y tarjetas para Applebee’s, Burger King, McDonald’s, Dunkin y Target
$12 millones: plan de “regalos” de la Alcaldía NYC para que acusados cumplan citas en la corte
Rikers, la cárcel más grande de NYC
Foto: Archivo

Doce millones de dólares es la partida del “programa de liberación supervisada” del alcalde de NYC Bill de Blasio para atraer a los acusados ​​a sus audiencias en la corte.

El monto incluye como incentivos diversos regalos, desde boletos de cine y beisbol, hasta teléfonos celulares.

Según New York Post, el plan va de la mano de las llamadas “reformas” firmadas por el gobernador Andrew Cuomo que implican que reclusos que enfrentan una gran cantidad de cargos, incluidos homicidios por negligencia criminal, narcotráfico en zonas escolares y asalto agravado a menores de 11 años, sean liberados sin fianza a partir del 1 de enero.

Se estima que beneficiaría a cerca de 900 encarcelados en todo el estado, la mayoría en NYC.

Pero esta semana Cuomo negó conocer esos “regalos” planeados por la Alcaldía de NYC para que los acusados cumplan con algo que, en teoría, es su obligación legal.

El miércoles el propio De Blasio admitió que no sabía cuánto costaba la iniciativa ni de dónde provenía el dinero.

La selección de incentivos incluye bienes básicos para ayudar a los acusados ​​más pobres, como artículos de aseo, calcetines y café, así como herramientas destinadas a asegurarse de que no tengan excusas para saltarse la cita, como teléfonos celulares y MetroCards de un solo viaje.

También incluyen pequeños lujos, como tarjetas de regalo por $10 a 25 dólares para restaurantes y tiendas, como Applebee’s, Burger King, McDonald’s, Dunkin ’Donuts, Subway y Target.

Además, entradas para el cine, juegos de los NY Mets y el Intrepid Sea, Air & Space Museum, y excursiones con comida incluida.

El ayuntamiento insiste en que estos “incentivos” no pretenden recompensar el supuesto mal comportamiento, como han criticado algunas fuentes policiales, sino más bien servir como un estímulo rentable para garantizar que los policías y los alguaciles no tengan que salir a buscar a los acusados.

“Los incentivos siempre han sido parte de la liberación supervisada, que ha visto a más de 15 mil personas ingresar al programa desde su inicio en 2016”, dijo la portavoz Avery Cohen.

“Se continuarán utilizando lo que se reconoce a nivel nacional como formas altamente efectivas para asegurarse de que la gente regrese a la corte y no tenga el proceso desperdiciador de tiempo y costoso que de otro modo se iniciaría si alguien no regresara a la corte”, añadió.