Trump escapa de la cumbre de la OTAN antes de tiempo

¿Se enojó tanto con el video burlón de líderes mundiales hablando de él a sus espaldas?
Trump escapa de la cumbre de la OTAN antes de tiempo
El presidente Trump podría defenderse a sí mismo o a través de sus abogados.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI/AFP / Getty Images

El presidente Donald Trump ha cancelado este martes su conferencia de prensa prevista en la cumbre de la Alianza Atlántica (OTAN, o NATO en inglés) después de un incidente captado en video en el que otros líderes internacionales parecieron burlarse de él. Trump ha adelantado además su regreso a Estados Unidos tras este episodio, en el que también se ha visto implicada la Familia Real británica.

“Cuando terminen las reuniones de hoy, volveré a Washington —explicó Trump en la red social Twitter—. No haremos una conferencia de prensa al final de la OTAN porque hemos hecho tantas en los últimos dos días”.

Trump participaba esta semana en una reunión de la alianza militar cerca de Londres (Reino Unido), en la que los líderes de los 29 países miembros han intentado minimizar de cara al público sus diferencias. Trump ha puesto en duda el valor de la alianza en ocasiones, cuestionando que Estados Unidos aporte más fondos que el resto de miembros.

Francia se ha quejado además del liderazgo estadounidense, lo que Trump consideró como “muy irrespetuoso”, en un conflicto originado por la ofensiva militar de Turquía (miembro de la OTAN) en Siria, y la decisión del presidente de retirarse de ese país y dejar las manos libres a los turcos y los rusos.

Un video difundido anoche por la cadena canadiense CBC parece revelar, aunque no se le menciona directamente, el escepticismo de algunos líderes mundiales sobre Trump.

“¿Es por eso por lo que llegaste tarde [a un encuentro entre todos los presidentes]?”, pregunta el primer ministro británico, Boris Johnson, mirando al presidente francés, Emmanuel Macron.

“Llegó tarde porque su rueda de prensa [junto a Trump] duró 40 minutos”, replica el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

El ambiente parece distendido, con vasos en la mano; en la conversación participan también la princesa británica Anne (la única hija de la reina Isabel II) y el primer ministro holandés, Mark Rutte. Por momentos, no se escucha claramente lo que dicen.

“Acabas viendo como su equipo se queda boquiabierto”, añade Trudeau.

Es posible que la conversación girara sobre las ocasiones en que Trump no se adscribe a las reglas del protocolo y aprovecha sus comparecencias públicas para despachar con la prensa sobre lo que le interesa y cómo le interesa.

Antes, ese mismo día, el intercambio oficial entre los gobiernos de Francia y Estados Unidos estuvo precedido por una extensa conferencia de prensa, no particularmente amable, en la que tanto Trump como Macron mostraron puntos de vista discordantes sobre comercio bilateral y el funcionamiento de la OTAN.

Al preguntársele sobre el video, grabado en el Palacio de Buckingham, Trump se refirió al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, como alguien “con dos caras”.

Acto seguido, el presidente anunció que cancelaba la conferencia de prensa y volaba de vuelta a Washington.

Un regaño por no saludar a Trump

Precisamente la princesa Anne, de 69 años, ha protagonizado otro vídeo llamativo durante esta cumbre, en el que su madre, de 93, parece llamarle la atención por no saludar a Trump. La reina parece molesta, mientras su hija se encoge de hombros.

En esa recepción, el martes, el propio Trump rompió el protocolo real, al estrechar la mano a la reina en vez de optar por un saludo más tradicional (una pequeña reverencia).

Por Ivette Leyva