Aceptó salir con él para que le pagara las comidas, así que tomó una asombrosa venganza

Una taza de su propio chocolate

No todo es lo que parece.
No todo es lo que parece.
Foto: Shutterstock

Todo comienza con un chico que acude a un curso de certificación de salvavidas, donde conoce a una chica que le parece linda y agradable. Conversan, intercambian números y se textean durante semanas antes de que ella acepte la primera invitación para ir al cine. A esa primera cita le siguen varias más para salir.

Hasta aquí, nada parece fuera de lo común, hasta que él descubrió que ella aceptó salir con él para que le pagara las comidas, así que tomó una asombrosa venganza.

Identificado como “redberryredberry”, el protagonista de la anécdota compartió su caso en Reddit. “No estábamos pasando el rato en mi casa ni en su casa a pesar de que yo había insinuado la idea, hasta que uno de sus amigos (alguien que también estaba en el curso de salvavidas y con el que me mantuve en contacto porque era genial) me envió esta captura de pantalla”:

En la conversación, la chica es interrogada por su amigo sobre su relación con “redberryredberry”, a lo que ella responde: “En realidad no estamos saliendo, pero mientras él siga pagando por todo, lo dejaré que me saque más. Las chicas también comen“.

Luego el compañero le comentó que ella había hecho lo mismo con otros chicos en otras ocasiones, por lo que “redberryredberry” decidió darle una taza de su propio chocolate: la invitó a cenar en un restaurante japonés caro, donde los platillos van de $20 a $40. Ambos pidieron lo más costoso del lugar, postre y varias bebidas.

La halagué mucho y sonreí constantemente, antes de levantarme para ir al baño y marcharme. Unos 45 minutos después recibí furiosos mensajes de texto de ella diciéndome que tuvo que pedirle a su madre que fuera a pagar porque no tenía el dinero y que habíamos terminado”, relató.

Esta historia ha causado un gran revuelo en el foro, donde los usuarios expresaron sus comentarios. “Felicidades por esquivar la bala”, escribió uno. “¡Lección aprendida y sacaste una historia divertida! Sin mencionar una comida gratis, ¡jaja!”, apuntó otro. “Ella podría decir fácilmente que él la trató como basura, olía mal y la dejó con la cuenta sin razón alguna. Una mentira es tan fácil de decir como otra”, señaló un tercero.

Finalmente varios usuarios halagaron el buen gesto del amigo que denunció a la chica al enviar la captura de su conversación.