Demócratas advierten que absolver a Trump en su juicio político puede ser un precedente riesgoso

Los demócratas admiten que están dando una fuerte batalla para convencer a los republicanos de actuar contra Trump
Demócratas advierten que absolver a Trump en su juicio político puede ser un precedente riesgoso
Los fiscales del juicio político a Trump durante una conferencia de prensa.
Foto: Alex Wroblewski / Getty Images

WASHINGTON – Los demócratas advirtieron este jueves que absolver al presidente Donald Trump de la acusación abuso de poder en el juicio político que se le sigue equivaldría a la “normalización de la ilegalidad”.

En lo que podría ser su último intento para lograr un caso que permita remover al presidente estadounidense de su cargo, los fiscales de la Cámara de Representantes expresaron su indignación por lo que dijo el abogado de Trump, Alan Dershowitz, sobre que el mandatario puede hacer casi cualquier cosa que quiera que considere que es del interés público.

Adam Schiff, el jefe de los fiscales del juicio político en la Cámara de Representantes, dijo que la declaración dio un giro a la ley de Estados Unidos y se hizo eco del caso Watergate del presidente Richard Nixon hace 45 años.

“Lo que hemos visto en el último par de días es un descenso a la locura constitucional”, dijo Schiff durante el juicio en el Senado.

“Hace casi medio siglo tuvimos un presidente que dijo que cuando el presidente hace algo, eso significa que no es ilegal”.

“¿No hemos aprendido algo en el último medio siglo?”

“Francamente una desgracia”

Schiff habló durante el segundo día de preguntas presentadas a la fiscalía y la defensa por los 100 senadores sentados como jurado.

Trump, el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido a un juicio de destitución, está luchando contra los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, relacionados con su plan del año pasado para presionar a Ucrania a que abriera una investigación al posible candidato presidencial demócrata Joe Biden.

Los alegatos contra Trump son por haber supuestamente congelado $391 millones de dólares destinados a ayuda de defensa para Ucrania, con el fin de obligar a Kiev a que iniciara una investigación contra Biden y los demócratas.

Los demócratas dicen que es una invitación ilícita a un gobierno extranjero para interferir en una elección de Estados Unidos.

Trump ha negado de manera repetida que haya actuado mal, al calificar el proceso completo como una “cacería de brujas” con motivaciones políticas.

El presidente de Estados Unidos dijo el jueves en Michigan que el juicio político en su contra “francamente, es una desgracia” para el país.

Argumento peligroso

El equipo de abogados de la defensa de Trump ha argumentado alternativamente que el juicio tiene motivaciones políticas, que el mandatario tenía motivos para buscar investigar a su rival político y que tiene derecho a hacerlo como presidente.

El miércoles, Dershowitz, un famoso abogado defensor y exprofesor de la Universidad de Harvard, declaró que Trump podría hacer esas demandas si pensaba que su reelección estaba “en el interés público”.

“Si un presidente hace algo que cree que lo ayudará a ser elegido a favor del interés público, eso no puede ser el tipo de asuntos que resulten en un juicio político”, añadió.

Los demócratas y gran parte de la comunidad de abogados de Estados Unidos quedaron atónitos por la declaración.

“No puedo pensar en ninguna cosa más peligrosa para nuestra democracia”, dijo Neal Katyal, un exfuncionario de alto nivel del Departamento de Justicia y profesor de leyes en la Universidad de Georgetown.

“Cualquier presidente puede decir, ‘diablos, estoy haciendo esto en el interés de la nación'”.

“Parece que estamos retrocediendo. Si el presidente lo dice, no es ilegal”, dijo Schiff.

“Esto es la normalización de la ilegalidad. Esperaría que todos los estadounidenses reconocieran que está mal buscar ayuda extranjera en una elección estadounidense”.

Los electores deben decidir

El equipo de defensa de Trump evitó el asunto y argumentó que era inapropiado tratar de remover a un presidente popular con un juicio en año electoral.

El abogado de la Casa Blanca Pat Cipollone dijo que los demócratas estaban usando este proceso “como un arma política” y que los votantes, y no el Senado, deberían decidir el destino de Trump en las elecciones de noviembre próximo.

“Dejémoslo en manos del pueblo de Estados Unidos… que es quien debería decidir quién debería ser el presidente de este país”, dijo el abogado.

Eric Herschmann, otro abogado de Trump, pareció argumentar que la popularidad y el éxito político del mandatario invalidaban cualquier intento de condenarlo en el juicio.

“El nivel de aprobación del presidente mientras estamos sentados en medio de este juicio político ha alcanzado el máximo histórico”, dijo Herschmann.

“Nosotros, los estadounidenses, estamos felices”, dijo. “Confiamos en el pueblo estadounidense para decidir quién debería ser nuestro presidente”.

Lucha cuesta arriba

Después de la sesión del jueves, los demócratas tendrán pocas horas el viernes para presionar para que el Senado cite a testigos directos de la supuesta falta de Trump.

El primero en su lista es el exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca John Bolton, quien supuestamente afirma en un libro aún por publicar que Trump le dijo personalmente que la ayuda militar a Ucrania estaba vinculada a la investigación de Biden.

Pero los demócratas necesitan conseguir una mayoría del Senado para poder llamar a testigos, y los republicanos controlan 53 de los asientos, contra 47 de los demócratas.

Por Paul Handley