La economía demanda ayudas públicas urgentes por la crisis del coronavirus

La intervención del estado, como ocurrió durante la Gran Depresión, se perfila como inevitable
La economía demanda ayudas públicas urgentes por la crisis del coronavirus
El presidente declaró emergencia nacional la semana pasada./Archivo
Foto: Saul Loeb / AFP / Getty Images

La sorprendente rebaja de tasas de interés por parte de la Reserva Federal el domingo no logró eliminar el ambiente de recesión que se respira en todos los sectores de la población y no solo en EEUU, sino en buena parte del planeta.

La economía se está apagando y la crisis de salud se convierte en crisis de demanda que a su vez muta en crisis para la oferta y finalmente, y para redondear y si no se evita, en un caos financiero del que normalmente cuesta más salir.

Ante esta espiral de duración incierta y pese que el sistema se basa en el capital, todas las miradas se vuelven a lo público.

Los pequeños negocios demandan créditos blandos y ayudas para pagar nóminas y licencias por enfermedad. Los grandes negocios como las aerolíneas, que han disfrutado de elevados beneficios durante años, el lunes estaban pidiendo ayudas federales por valor de $50,000 millones ($25,000 de ellos en garantías de préstamos) y en rueda de prensa el presidente dijo que se estaría al 100% con ellos.

Uno de los negocios que parece que tiene alas es el de Amazon y todos los envíos a domicilio. Esta empresa tiene previsto contratar a 100,000 personas para atender la demanda.

Se están considerando más ayuda a otras industrias como la hotelera y la de los cruceros, dado que el turismo y los viajes se han venido abajo.

El proyecto de ley Families First que el partido demócrata aprobó el sábado tras la negociación con el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, no ha avanzado aún en el Senado, de mayoría republicana, y ya parece que muchas de sus provisiones de carácter económico se quedan cortas.

Además de las pruebas del coronavirus gratis, la ampliación de las ayudas alimentarias y de los beneficios de desempleo, esta ley contempla la licencia de pago por enfermedad algo que no se exige por ley federalmente.

Esta obligación solo sería para la enfermedad del coronavirus y para las empresas de menos de 500 trabajadores. Además, los negocios que tengan menos de 50 empleados pueden pedir una exención por lo que la ley beneficia apenas al 20% de los trabajadores.

El lunes Trump admitió que se podría revisar este punto.

Renta básica universal

En cualquier caso y después de que Jason Furman, el que fuera asesor económico de Barack Obama, pidiera en una columna de opinión en The Wall Street Journal un pago en metálico a los contribuyentes, el llamado por este tipo de ayuda se multiplica.

Furman propone que se mande un cheque con $1,000 a cada contribuyente adulto y de $500 a cada menor. Es la única medida que permitiría activar la demanda una vez que la sociedad recupere el ritmo. En 2001 y 2008 también se mandaron cheques a los contribuyentes.

El senador republicano Mitt Romney está sugiriendo lo mismo, una suerte de renta única universal temporal. Es una medida que se está estudiando como experimental y se ha propuesto en el pasado por el efecto de la automatización de los trabajos, pero que ahora parece perfilarse como estímulo urgente.

En la cadena financiera CNBC algunos inversionistas hablaban ayer de parar todo dado que nada funciona. El presidente francés Emmanuel Macron acaba de anunciar una moratoria de pagos de facturas de gas, electricidad, agua y alquileres; y en Italia están hablando de lo mismo en pagos de hipotecas. 

En Nueva York se han cancelado los desahucios y la asociación que aglutina a restaurantes y bares pide una moratoria de los alquileres también ya que tienen que cerrar su actividad y no tendrán ingresos. 

El costo para las arcas públicas va a obligar a pensar en medidas muy novedosas para corregir déficits y deuda pública que se elevarán a cifras poco imaginables hace apenas un mes.

Ante la creciente expansión global del brote del coronavirus, los dirigentes del G7, los países más industrializados y ricos del mundo, acordaron este lunes “cooperar estrechamente” para “hacer todo lo necesario” a través de “una estrecha cooperación” para frenar la crisis económica y sanitaria. El FMI ha puesto a disposición un billón de dólares en préstamos.

· Leer más: La Bolsa registra la peor caída desde 1987