El presupuesto estatal del gobernador Cuomo es un desastre para nuestras comunidades

El presupuesto estatal del gobernador Cuomo es un desastre para nuestras comunidades
El gobernador Cuomo decidió ponerse del lado de los multimillonarios y no del lado de los trabajadores.
Foto: Getty Images

En medio de una crisis de salud pública que está devastando a nuestro estado, el gobernador Andrew Cuomo empujó y pasó un presupuesto estatal desastroso que perjudica a nuestras comunidades. Comunidades de inmigrantes y comunidades de color están en el epicentro de la pandemia, especialmente en Queens, donde se ha registrado el mayor número de casos y diariamente estamos perdiendo miembros de nuestra comunidad por el coronavirus. Y ante la respuesta inadecuada del Gobierno federal para apoyar a las comunidades vulnerables, el gobernador Cuomo y los legisladores enfrentaban una prueba crucial para liderar. La han fallado.

En el presupuesto del estado de Nueva York se hicieron recortes a Medicaid, mientras nuestra gente se está muriendo y necesitamos todos los recursos posibles para que nuestras comunidades se mantengan con vida. Trágicamente, el Gobernador se hizo de la vista gorda ante estas necesidades y insistió en reducir Medicaid. A la vez, se negó hacer que las grandes corporaciones y multimillonarios paguen un poco más en impuestos para ayudar con este momento. El gobernador Cuomo decidió ponerse del lado de los multimillonarios y no del lado de los trabajadores. Ahora, nos deja con recortes inminentes a servicios vitales, inclusive a los servicios médicos. Hacer recortes en nuestro sistema de salud nunca es aceptable, y hacerlo durante una pandemia es horrible. Estos recortes perjudicarán a nuestros hospitales, a nuestros vecinos más vulnerables y probablemente costarán vidas.

Tambien, se hizo un desastroso retroceso a la reforma de fianza. Esto es una desgracia y una profunda traición de los neoyorquinos negros y de color que lucharon por reducir el encarcelamiento masivo. Estos retrocesos siempre habrían sido una mala idea, ya que pondrán a más miembros de la comunidad en jaulas, pero en este momento son mortales. Estos cambios podrían resultar en miles de neoyorquinos más enfrentando una pandemia en las cárceles donde el virus ha explotado.

A la misma vez, también no se incluyó ningún apoyo para los inquilinos y las personas sin hogar. Los inquilinos en todo el estado están lidiando con una crisis económica y encima se ven enfrentados con los pagos de renta que se tenían que pagar el primero de abril. El fracaso del gobernador al no cancelar los pagos de renta deja a millones de inquilinos desprotegidos y al no enfrentar la difícil situación de más de 90,000 neoyorquinos sin hogar es profundamente preocupante. La afirmación del gobernador de que “se resolvió la cuestión del alquiler” es absurda. ¿Qué sucederá, una vez que finalice la moratoria de desalojos, al gran número de inquilinos que perdieron sus ingresos cuando los propietarios exigen varios meses de renta atrasada?

Igualmente es alarmante la falta de protecciones a los neoyorquinos inmigrantes y los cambios a la ley de Luz Verde, la cual asegura que todos puedan solicitar una licencia de conducir, sin importar su estatus migratoria. Al gobernador Cuomo le gusta decir que apoya a los inmigrantes, pero este presupuesto es una bofetada a la cara de los neoyorquinos inmigrantes. Es profundamente agobiante que el gobernador y la legislatura hayan hecho cambios bajo la oscuridad de la noche a la histórica ley de Luz Verde. Nuestra comunidad necesita confianza en que su información personal está segura y que estas enmiendas se aplicarán sólo a las personas que el Gobierno federal demuestra que han solicitado acceso al Programa Trusted Traveler. El gobernador y el Departamento de Vehículos deben proteger la privacidad de los neoyorquinos. Además, luego de que el gobierno federal no incluyera a millones de inmigrantes en el seguro de desempleo, Nueva York tenía la obligación moral de actuar en este presupuesto. En cambio, el gobernador Cuomo y la legislatura no lograron apoyar a los trabajadores inmigrantes que están en la primera línea en esta crisis de salud pública.

El presupuesto impulsado por el gobernador Cuomo deja a cientos de miles de Neoyorquinos perjudicados y desamparados. Los recortes, falta de protecciones, y insuficiente acciones son inaceptables. Ahora más que nunca esperábamos más de nuestros líderes—que actuarán de forma eficaz y con compasión para ayudar y apoyar a todos las personas que están siendo afectadas por esta crisis.

Estamos decepcionados con el presupuesto y aunque no podremos ir a sus oficinas a enfrentarlos por su falta de acciones, nuestro trabajo continúa para que nuestra gente pueda sobrevivir esta pandemia con dignidad y respeto.

-Deborah Axt y Javier H. Valdés son los co-directores ejecutivos de Se Hace Camino Nueva York, la organización más grande de Nueva York proveyendo servicios directos y organizando la comunidad. En Twitter: @javierhvaldes @debaxt @MaketheRoadNY