Hombres congelan su semen y mujeres sus óvulos ante el temor por la pandemia de coronavirus

En casos extremos, medidas extremas

Hombres congelan su semen y mujeres sus óvulos ante el temor por la pandemia de coronavirus
Hay gran incertidumbre sobre cómo el coronavirus puede afectar la fertilidad.
Foto: Unsplash

El coronavirus no sólo está favoreciendo a los supermercados y a los fabricantes de mascarillas, productos desinfectantes y papel higiénico; la industria de la fertilidad también está experimentando un repunte en su negocio.

Ante el temor por la pandemia de coronavirus, los hombres están congelando su semen y las mujeres sus óvulos. La incertidumbre en el panorama global ha llevado a los negocios dedicados a la criogenia de células sexuales, a experimentar un repunte desde hace algunas semanas.

De acuerdo con un reporte de The Daily Beast, las empresas dedicadas a la conservación de espermatozoides y óvulos han registrado un alza en la demanda de sus servicios, especialmente las primeras y las que ofrecen recolección de muestras a domicilio.

Compañías como CryoChoice, Legacy o Dadi no sólo han percibido un incremento en el interés de los consumidores por congelar el material biológico que de alguna manera garantiza la preservación de su linaje, sino que también han recibido más pedidos para comprar gametos, espermas en particular.

Miedo y COVID-19

He visto muchas consultas de personas asustadas por el coronavirus“, dijo Heather Kilpatrick, gerente de Operaciones de CryoChoice, a la publicación. Las empresas que pueden enviar a sus clientes kits de recolección de muestras preservables con devolución incluida, tienen una ventaja, pues las operaciones en este rubro no son consideradas esenciales, por lo que han tenido que limitar su actividad presencial.

Además de lo inédito de la situación que se vive en el mundo, este repentino interés pudo desencadenarse a partir de las investigaciones que señalan que el coronavirus pudo afectar los testículos y la fertilidad masculina de algunos pacientes chinos recuperados, y que el estrés prolongado o las fiebres altas también puede tener un efecto adverso.

Y si bien no es posible enviar un kit por correo para recolectar óvulos, pues el proceso es más especializado e invasivo, las mujeres también han estado buscando alternativas para preservar sus células reproductoras.

El doctor Brian Levine, director de CCRM Fertility NY, una clínica especializada de Manhattan, le dijo al New York Post que a finales de febrero notó un aumento de al menos 25 por ciento en la demanda de sus servicios, e incluso algunas clientas le pidieron sacar sus óvulos de la ciudad de Nueva York.

Levine reconoce que no hay suficientes datos todavía para saber los efectos de la infección por COVID-19 en el embarazo y en los recién nacidos, pero “la gente piensa que es inminente”. “Puedo entender los temores de las personas”, afirmó.