Medida permitiría que beneficiarios de SNAP usen tarjeta para comprar alimentos por internet en todo EEUU

Ya existen programas piloto en varios estados

Medida permitiría que beneficiarios de SNAP usen tarjeta para comprar alimentos por internet en todo EEUU
Un establecimiento en California que acepta la tarjeta EBT.
Foto: Aurelia Ventura/La Opinion) / Impremedia

Una medida presentada por la representante de Minnesota, Ilhan Omar, permitiría que los beneficiarios de los cupones de alimentos o SNAP en todo Estados Unidos puedan comprar comida por internet utilizando sus tarjetas.

El “SNAP Online Purchasing Flexibility Act” le daría la facultad al Departamento de Agricultura para dirigir un proyecto en línea en cada estado para que los recipientes del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria no tengan que salir de sus casas en medio de la pandemia para obtener alimentos.

En Minnesota, el estado que representa la legisladora, uno de cada 20 residentes experimenta el problema de inseguridad alimentaria.

De acuerdo con el Departamento de Servicios Humanos del estado, más de 500,000 habitantes utilizan el programa SNAP.

En modo piloto, el estado había iniciado, por medio de Agricultura, un sistema de compra en línea como resultado de la llamada “Farm Bill” de 2014, reportó el Minn Post.

El año pasado, estados como Alabama, Iowa, Maryland, Nebraska, New Jersey, Oregon, y Washington siguieron el ejemplo de Minnesota.

La intención de Omar es extender el programa a las 50 demarcaciones de EEUU.

“Nosotros no deberíamos estar seleccionando cuáles familias y cuáles no pueden ordenar comida en línea”, indicó la representante.

“El Secretario de Agricultura tiene la autoridad de determinar qué estados pueden participar en el programa, pero por ahora, USDA permite a solo ocho estados participar”, sostuvo.

Omar es la misma legisladora que propuso el “Rental Property Relief Fund” para que sea incluido en un nuevo paquete de estímulo para atajar la crisis económica por coronavirus.

La medida dispone una cancelación total de la renta y del pago de hipotecas en Estados Unidos para aliviarle el peso a decenas de residentes que no tienen cómo cumplir con estas obligaciones por no estar trabajando al momento o por haber sido despedidos como resultado de la pandemia.