Cómo limpiar la ventilación de la secadora y evitar un posible incendio

El excelente proyecto de higiene requiere de herramientas específicas

Cómo limpiar la ventilación de la secadora y evitar un posible incendio
Las secadoras se unen a los conductos de ventilación por medio de tubos de este tipo.
Foto: Bilderjet / Pixabay

Quieres aprovechar el tiempo para hacer trabajos de mantenimiento de tu casa, limpiar el respiradero de la secadora dentro de tu cuarto de lavado puede ser un gran proyecto a realizar en estos días.

Eso sí, debes ser muy cuidadoso, porque de acuerdo con el portal Clever de Architectural Digest, debes tener cuidado durante la limpieza, por una cuestión de seguridad: las ventilaciones sucias de la secadora son la causa principal de incendios domésticos. Se te recomienda realizar este proyecto de limpieza al menos una vez al año y no necesitas mas que un par de horas para concluirlo.

Vas a necesitar:

  • Aspiradora con manguera
  • Cinta eléctrica
  • Escoba y recogedor
  • Kit de limpieza de conductos de secado
  • Taladro

Lo primero que debes realizar es desconectar tu secadora de todos sus aditamentos: desenchufarlo de la electricidad, cerrar la válvula de gas si tu secadora funciona con este elemento, todo esto mucho antes de desconectar el conducto que se encuentra en la parte superior.

Ya que hayas liberado el conducto, utiliza tu aspiradora para succionar todo alrededor de la entrada de la ventilación con ayuda de un accesorio de manguera para llegar a lo más profundo del conducto.

Sin embargo, la extensión del conducto comparada con el de la aspiradora, no logra limpiar la zona por completo, por lo que vas a necesitar un kit de limpieza de conductos para secadoras que cuentan con varillas flexibles que te van a permitir llegar hasta 12 pies dentro del tubo de ventilación.

Estos aditamentos están hechos para conectarse uno sobre otro, pero para mayor seguridad, podrías pegarlos con cinta adhesiva para reforzar su unión. Cuando termines de juntar las varillas, utilizarás un taladro eléctrico en potencia media para que te ayude su funcionamiento giratorio para una mejor limpieza.

Mientras te apoyes en el taladro, con mucho cuidado para evitar desconectar alguna varilla, moverás hacia adelante y afuera, lentamente, para limpiar y paulatinamente irás sacando las varillas para ir limpiando el conducto por completo. Otro dato importante: debes poner el taladro en función antihorario, porque de otra forma se podría desarmar la varilla.

Para reforzar la limpieza y si la salida de tu ventilación está cerca del suelo, puedes realizar todo el mismo proceso anterior sólo que ahora de afuera hacia adentro.

Al terminar, toda la suciedad que va a salir del conducto, la barres y recoges. Aprovecha para realizar una buena limpieza en la pared y suelos detrás de tu secadora para reforzar la higiene del lugar.

Finalmente, arma de nuevo toda tu secadora y conéctala al gas y energía eléctrica, con la tranquilidad de un trabajo bien hecho y, sobre todo, la seguridad de que son menos las posibilidades algún accidente fatal.

– También te puede interesar: