Bill de Blasio truena por multitud en funeral de rabino judío, pero alcalde de NYC sale mal parado

La comunidad jasídica alega que la oficina del Alcalde fue quien otorgó el permiso para el encuentro funerario

El NYPD asegura que mayoría de crímenes de odio en nuestra área se comenten contra la comunidad judía.
El NYPD asegura que mayoría de crímenes de odio en nuestra área se comenten contra la comunidad judía.
Foto: Archivo / Getty Images

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, se encuentra en el medio de un debate público por la supuesta prohibición de un funeral al que asistieron cientos de judíos ortodoxos la noche del martes en Brooklyn.

“Algo absolutamente inaceptable ocurrió en Williamsburg esta noche: una gran reunión funeraria en plena pandemia”, reclamó el alcalde mediante su cuenta de Twitter.

“Cuando yo escuché al respecto, yo fui directamente al lugar para asegurarme que la multitud había sido dispersada. Y lo que yo vi NO SERÁ tolerado mientras estemos batallando contra el coronavirus”, continuó el funcionario mediante tuits.

“Mi mensaje para la comunidad judía y todas las comunidades es así de simple: el momento para advertencias ya pasó”, agregó. “Yo he ordenado al NYPD a proceder inmediatamente para citar o incluso arrestar a los que se estén reuniendo en grupos grandes. Esto se trata de detener la enfermedad y salvar vidas”, planteó De Blasio.

A este miércoles, el NYPD no había reportado detenciones  en la despedida masiva del rabino, identificado como Chaim Mertz en las calles cercanas a la de Rutledge y la avenida Bedford.

En su lugar, las críticas en redes contra el alcalde se multiplicaron.

Las expresiones de De Blasio que de entrada suenan muy sensatas fueron cuestionadas hasta por la propia comunidad jasídica en Nueva York.

Desde la cuenta en Twitter de la dinastía jasídica Satmar se indicó que la Alcaldía en un principio aprobó el encuentro.

“Dos horas antes de que empezara, el Departamento de Policía trajo camiones con barreras y torres de luz para cerrar la avenida Bedford y los alrededores. Fue la oficina del alcalde @NYCMayor que originalmente aprobó antes de echarlo para atrás”, indica el tuit del grupo religioso.

Olivia Lapeyrolerie, portavoz de la Alcaldía, dijo hoy al New York Post que “no hubo un permiso emitido para este evento”.

Por su parte, Jonathan Greenblatt de la Liga Antidifamación también tronó contra De Blasio por entender que con sus expresiones generaliza a dicha comunidad.

“Oiga @NYCMayor, hay 1mil+ personas judías en #NYC. Los pocos que no siguen el distanciamiento social deben ser denunciados — pero generalizar a toda la población es indignante especialmente cuando tanto están usando de chivos expiatorios a los judíos”, argumentó el portavoz.

Más allá del debate en Twitter, lo que es evidente en las fotos que circulan en redes sociales es que el sepelio del rabino se caracterizó por lo masivo con cientos de personas en la zona -a pesar de que en el estado de Nueva York todavía mueren cientos a diario- y que las autoridades no pudieron controlar la situación. Este martes, por ejemplo, se reportaron 335, el tercer día consecutivo en el promedio de los 300 fallecimientos.

El Centro para el Control de Enfermedades (CDC) no vislumbra una baja en decesos, más bien anticipó un incremento en las “próximas semanas” si no se mantienen las reglas de confinamiento y distancia social.