Tormenta en Tennessee casi se lleva a empleados de construcción hispanos que trabajaban en techo de vivienda

La fuerza de los vientos fluctuaron entre 60-80 millas por hora

Tormenta en Tennessee casi se lleva a empleados de construcción hispanos que trabajaban en techo de vivienda
Efectos del tornado reportado en Nashville, Tennessee, a principios de marzo pasado.
Foto: Brett Carlsen / Getty Images

Las tormentas que azotan partes del centro de Tennessee dejarían sin el servicio de energía eléctrica a miles de residentes por un periodo de hasta dos semanas.

Nashville Electric dijo este lunes que la interrupción del servicio a más de 100,000 clientes se considera uno de los apagones más grandes registrados en la zona.

“Vientos de línea recta tan intensos de entre 60-80 millas por hora tumbaron árboles, líneas de electricidad y postes, interrumpiendo el servicio a 130,000 de nuestros 400,000 clientes”, dijo la compañía en un comunicado citado por medios como NBC.

“El tiempo de restauración dependerá en las circunstancias individuales. En algunos casos, restablecer el servicio tomará una semana o dos”, agregaron.

Los retos la expansión del coronavirus, en algunos casos, complica el trabajo de las brigadas, indicó Nashville Electric. “Esto es un momento desafortunado cuando nos pisa los talones una tormenta mientras batallamos con el COVID-19”, destacaron desde la oficina.

Las autoridades indicaron que el hecho de que más gente permanezca encerrada en los hogares por la pandemia retrasa en ocasiones la labor de los equipos de trabajo.

El sistema impactó el estado cuando se cumplen dos meses del tornado que dejó al menos 24 muertos en dicha ciudad y otras zonas del centro del estado.

Esta vez, solo se reportó la muerte del bombero Mitchell Earwood en Spring Hill por un incidente trágico relacionado con las condiciones del tiempo mientras se encontraba en su casa fuera de su horario de trabajo.

Trabajadores de construcción hispanos en riesgo

Un video subido por una usuaria de Facebook, desde Antioch, muestra el momento en que varios trabajadores hispanos que realizaban labores de carpintería en el techo de una casa en construcción son azotados por el fenómeno.

El grupo estaba trabajando a unos 10 metros de altura cuando la lluvia y los vientos parecen arrastrarlos, por lo que se intentan sostener bocaabajo de los paneles de madera.