Fabrican mascarillas que se iluminarán al detectar el coronavirus

Sería una solución efectiva y económica para contener el avance del virus

Fabrican mascarillas que se iluminarán al detectar el coronavirus
Las mascarillas serían claves para terminales de transporte.
Foto: David McNew / Getty Images

Científicos de la Universidad de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology (MIT) fabrican un instrumento que facilitará la prevención de contagios de coronavirus.

Los bioingenieros están fabricando una mascarilla que se iluminará cuando detecte el coronavirus. La señal fluorescente se activará cuando alguien contagiado respire, tosa o estornude. El instrumento sería vital en aeropuertos y otros tipos de terminales de transporte. También para los doctores y enfermeras ya que no tendrán que enviar pruebas de COVID-19 a los laboratorios.

La mascarillas no es nuevo proyecto para los expertos que las desarrollan. En 2014 empezaron a crear sensores para detectar el Ebola. Luego, en 2016, hicieron modificaciones para aportar en la lucha contra el Zika.

“A medida que abramos nuestro sistema de tránsito, podría imaginarse que se utilizará en los aeropuertos a medida que pasamos por el control de seguridad, mientras esperamos subir a un avión”, dijo a Business Insider Jim Collins, del laboratorio de MIT. “Usted o yo podríamos usarlo en el camino hacia y desde el trabajo. Los hospitales podrían usarlo para los pacientes al entrar o esperar en la sala de espera como una prueba previa de quién está infectado”.

El reporte dice que el desarrollo de estas mascarillas apenas empieza, pero hay optimismo con los primeros resultados. El trabajo de los últimos días se concentra en conseguir que los sensores detecten el virus en pequeñas muestras de saliva. Se cree que habrá presentaciones del producto en unas semanas.

“Una vez que estamos en esa etapa, sería una cuestión de establecer ensayos con personas que se espera que se infecten para ver si funcionaría en un entorno del mundo real“, dijo Collins.

Según Business Insider, la tecnología detectó virus que causan SARS, sarampión, influenza, hepatitis C, Nilo Occidental, entre otros, durante pruebas en 2018.

Collins dijo que los primeros ensayos se hicieron sobre hojas de papel, pero los sensores también funcionan en plástico, tela y cuarzo.

Los sensores contienen material genético que se pega al virus. Su activación depende de la humedad, que en este caso es la saliva o las partículas que salen de vías respiratorias, y la secuencia genética del virus. Lo segundo ya fue descubierto por un laboratorio de Shanghai.

La señal fluorescente que advierte del virus puede durar entre una y tres horas. Para verla se necesitan fluorímetros, que, según Collins, son económicos y se pueden repartir a funcionarios de sanidad, quienes lo pasarían por enfrente de las mascarillas.

Collins espera que para el final de verano su invención tenga luz verde para ser fabricada en grandes cantidades.