De ciudad líder a Cenicienta: actores de Hollywood apoyan campaña de usar mascarillas para reabrir Nueva York tras la pandemia

"Dejen de lado su arrogancia. Dejen de lado su ego y únanse", dijo Rosie Pérez, hispana nominada al Óscar

Chris Rock, Cuomo y Rosie Pérez
Chris Rock, Cuomo y Rosie Pérez
Foto: ANGELA WEISS / AFP / Getty Images

De líder a Cenicienta: Nueva York es en este momento la única de las diez zonas económicas del estado aún en cuarentena.

NYC finalmente podría comenzar a reabrir en cuestión de días, fue el mensaje dado ayer por el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio, sin que ninguno precisara una fecha de reapertura.

Lo que está más claro es que el proceso no será fácil ni indoloro.

El gobernador ha insistido en que es imperativo que la mayoría, si no todas, las personas necesiten usar cubiertas faciales en público, para prevenir y reducir la propagación del coronavirus. Para ayudar a que eso suceda, Cuomo trajo lo que llamó “refuerzos”: un par de actores de Hollywood crecidos en Brooklyn.

Chris Rock y Rosie Pérez se unirán a nosotros”, dijo, mientras las dos celebridades entraban a la reunión diaria del gobernador, subiendo al estrado el jueves.

“Todos los que puedan hacerse la prueba deben hacerse la prueba lo antes posible”, dijo el comediante Rock.

Pérez, actriz hispana nominada al Óscar, apoyó los comentarios de Rock, y agregó que ambos están haciendo anuncios de servicio público del estado dirigidos a algunos de los vecindarios pobres y con población de color, que han mostrado las tasas más altas de infección y muerte en NYC.

“Todos necesitan subir a bordo. Dejen de lado su arrogancia. Dejen de lado su ego y únanse”, dijo Pérez.

Con cifras estatales que muestran que casi un millón de residentes de la ciudad de Nueva York han perdido sus trabajos en los últimos dos meses, también ayer De Blasio insistió en la necesidad de superar la difícil situación que ha dejado la pandemia.

La ciudad está a sólo uno o dos puntos de cruzar el requisito del estado de tener 30% vacantes en hospitales y en unidades de cuidados intensivos, para enfrentar una posible segunda ola de coronavirus.

Además, la ciudad está por delante de su fecha límite prevista para contratar y capacitar suficientes rastreadores de contacto para monitorear adecuadamente quién ha estado expuesto al virus, destacó Pix11.