¿Por qué se realiza un trasplante de riñón y cuáles son sus tipos?

Cada tipo de trasplante de riñón tiene sus propias características

¿Por qué se realiza un trasplante de riñón y cuáles son sus tipos?
Foto: shutterstock

El trasplante de riñón es un procedimiento médico que tiene lugar en circunstancias determinadas y que se puede subdividir en tipos según el objetivo de la donación o el estado del donante.

A continuación abordaremos estos dos aspectos para comprenderlos mejor.

¿Por qué se realiza un trasplante de riñón?

Según la Mayo Clinic, el trasplante de riñón sucede cuando uno o ambos riñones no funcionan apropiadamente. Cuando esto ocurre, el cuerpo acumula desechos y líquidos en niveles peligrosos, lo que puede generar insuficiencia renal y elevar la presión arterial.

Si los riñones pierden el 90% de su capacidad para funcionar adecuadamente, se dice que el paciente ha desarrollado una enfermedad renal terminal, lo cual le presenta dos opciones: un trasplante de riñón o la diálisis, es decir, la eliminación de los desechos a través de una máquina.

Tipos de trasplante de riñón

En el ámbito de la Medicina, es posible identificar diferentes tipos de trasplantes de riñón entre los que encontramos:

Trasplante de riñón de un donante vivo

Como sugiere su nombre, es el trasplante del riñón donado por una persona actualmente viva. Dado que el receptor pasa menos tiempo en la lista de espera gracias a este trasplante, es posible evitar el deterioro renal al punto de necesitar diálisis.

Trasplante de riñón de un fallecido

En estos trasplantes, el receptor recibe el riñón de una persona recientemente fallecida y que comúnmente reside en la misma región que él o ella. La donación puede ocurrir por el consentimiento de la familia del difunto, o por una tarjeta de donante.

cirugía
Foto: Pixabay

Trasplante renal preventivo

Es un trasplante de riñón que ocurre antes del deterioro de la función renal al punto de necesitar diálisis. No son muchos los trasplantes preventivos que ocurren, un hecho que puede deberse a la falta de donantes de riñón, falta de acceso a los centros de trasplante y otros factores.

El trasplante de riñón es una alternativa común para evitar la diálisis y la incomodidad que ella puede inducir en el paciente. Sin embargo, si la salud del paciente se deteriora muy rápido, la diálisis tiende a ser la vía más rápida y usada para evitar su posible defunción.