Hispano murió desnudo, en su casa y frente a su abuela a manos de policías; familia exige justicia desde Tucson, Arizona

Parientes de Carlos Adrián Ingram-López, cuyo mortal arresto consta en video, piden el Departamento de la Policía que asuma responsabilidad

Hispano murió desnudo, en su casa y frente a su abuela a manos de policías; familia exige justicia desde Tucson, Arizona
Carlos Adrián Ingram-López tenía 27 años.
Foto: Facebook / Familia Ingram-López / Cortesía

Manifestantes llegaron anoche hasta la sede del Departamento de la Policía de Tucson, en Arizona, para pedir respuestas a raíz de la muerte del hispano Carlos Adrián Ingram-López bajo custodia agentes y frente a su abuela en una intervención el pasado 21 de abril.

Imágenes de las cámaras corporales de los oficiales divulgadas este miércoles muestran desde el momento en que oficiales ingresan a la vivienda del joven en horas de la noche, tras recibir una llamada de auxilio de la abuela del individuo. Al hispano se le ve desnudo y escondido dentro de una cochera detrás de un auto.

Allí los oficiales lo confrontan y lo esposan.

Aunque Ingram-López no se resiste, se le ve visiblemente alterado. Muchas veces suplica que le den agua, tanto en inglés como en español, mientras permanece esposado bocabajo. En varias ocasiones clama por su abuela.

“Tráeme agua, Nana”, repite.

Los agentes lo cubren completamente con unas mantas de un material similar al plástico y uno de ellos lo sostiene por la espalda hasta que se dan cuenta que no está respirando y llaman a paramédicos.

Ingram-López, de 27 años, murió de un ataque cardiaco.

Primeras imágenes divulgadas en dos meses

Las imágenes oficiales fueron las primeras divulgadas al público tras dos meses de reportarse el incidente y en medio del clamor de la comunidad para que se establezcan responsabilidades.

Los nuevos movimientos en el caso se reportan en medio de las multitudinarias protestas a nivel nacional y en otras partes del globo tras la muerte del afroamericano George Floyd, en Minneapolis, a manos de cuatro agentes blancos, y los llamados para el desmantelamiento de departamentos de policía.

Exámenes forenses arrojaron que Ingram-López tenía cocaína en su sistema y que sufrió el ataque mientras estaba sometido por los uniformados. Sin embargo, la causa de la muerte en el reporte oficial de las autoridades forenses del condado Pima clasifica la misma como “indeterminada” .

Tres renuncias

En el caso de Ingram-López, tres de los agentes involucrados en el caso ya renunciaron.

El jefe de la Policía en la ciudad, Chris Magnus, ofreció su renuncia el miércoles en medio de una conferencia de prensa, pero el administrador de la demarcación Michael Ortega se la rechazó.

Ayer, unas 400 personas, acompañaron en una vigilia en El Tiradito a los familiares del fallecido que vestían camisas con la frase “#Nanaayúdame” en referencia a las últimas palabras del detenido.

“Hace dos meses, el Departamento de la Policía de Tucson mató a nuestro hijo, nieto, sobrino, hermano y padre de una niña de dos años”, dijo Diana Chuffe, tía de Carlos, según citada por Tucson.com.

“Nuestro dolor es grande y estamos exigiendo respuestas del departamento policial”, agregó la portavoz al tiempo que señaló que la familia no quiere que Magnus renuncie sino que asuma responsabilidad por los hechos. “Nosotros lo merecemos, mi hermana lo merece, toda la familia lo merece”.