Incautan 13 toneladas de cabello importado ilegalmente a Nueva York, posiblemente arrancado a personas torturadas en China

El envío se originó en Xinjiang, región asociada con denuncias de trabajo forzado y encarcelamiento
Incautan 13 toneladas de cabello importado ilegalmente a Nueva York, posiblemente arrancado a personas torturadas en China
Parte de la mercancía decomisada
Foto: @DFONewYork / CBP

Un cargamento de 13 toneladas de extensiones o postizos, sospechosos de haber sido fabricados con cabello humano, fue incautado el miércoles por funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en el puerto de Nueva York/Newark.

La mercancía decomisada está valorada en más de $800 mil dólares, informó CNN.

Según CBP, el envío se originó en Xinjiang (China), zona asociada con denuncias de abusos a los derechos humanos por trabajo forzado y encarcelamiento.

Es una región rural autónoma en el noroeste de China, hogar de aproximadamente 11 millones de uigures, una minoría étnica predominantemente musulmana con su propia cultura e idioma.

El Departamento de Estado de EE.UU. calcula que más de un millón de uigures han sido detenidos en una red masiva de campos de reclusión en Xinjiang, donde supuestamente están “sometidos a tortura, tratos crueles e inhumanos como el abuso físico y sexual, el trabajo forzado y la muerte”.

Además del adoctrinamiento político, ex detenidos han denunciado a CNN que experimentaron privación del sueño, falta de alimentos e inyecciones forzadas.

Ésta es la segunda vez este año que CBP incauta productos provenientes de China sospechosos de haber sido hechos con cabello de prisioneros.

“Es absolutamente esencial que los importadores estadounidenses se aseguren de que la integridad de su cadena de suministro cumpla con los protocolos humanos y éticos esperados por el gobierno estadounidense y los consumidores”, señaló Brenda Smith, comisionada asistente ejecutiva de la Oficina de Comercio de CBP.

“La producción de estos bienes constituye una violación muy grave a los derechos humanos, y la orden de detención tiene la intención de enviar un mensaje claro”, agregó.