Analizarán cambiar el escudo de la ciudad de Nueva York que muestra a un nativo americano

Alcalde aseguró que una comisión estudiará si el sello ya no tiene sentido en la actualidad y debe ser cambiado
Analizarán cambiar el escudo de la ciudad de Nueva York que muestra a un nativo americano
El sello de la Ciudad de Nueva York como se ve en la bandera de la Ciudad que vuela sobre un parque en Manhattan.
Foto: Rmón Frisneda / Impremedia

El alcalde Bill de Blasio indicó el lunes que una comisión municipal estudiará la simbología del escudo y sello de la Gran Manzana, que muestra a un colono, “Dexter” -derecha-, y a “Sinister” -izquierda-, un nativo americano sin camisa, en taparrabos y con un arco.

El Alcalde fue interrogado en su rueda de prensa diaria por un periodista sobre la simbología del emblema y la “relevancia” del sello en la actualidad. 

“Es una gran pregunta. Creo que tenemos que analizar este tipo de cosas y aprecio que me hagas la pregunta”, apuntó De Blasio, quien admitió que algunas veces ha contemplado el escudo sin quedarle claro qué quiere decir la imagen.

Para De Blasio, se trata de un tipo de cuestión que debería analizar una comisión para decidir si “tiene sentido” un escudo como ese en este siglo.

En los últimos años, y especialmente en los últimos meses tras las multitudinarias protestas por el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, muchos activistas antirracistas han llamado a cuestionar ciertos símbolos institucionales y sociales que a su juicio ensalzan el racismo y son “impropios” de este siglo.

La principal polémica respecto a este asunto se ha librado en torno a las estatuas de militares confederados, personajes con un papel relevante en el mercadeo y utilización de esclavos o de personajes históricos como Cristóbal Colón, cuya figura ha sido objeto de debate en la ciudad en numerosas ocasiones.

De hecho, una de las demandas más comunes de los movimientos antirracistas en Nueva York ha sido la de renombrar a la conocida plaza de Columbus Circle, a las puertas de Central Park, si bien una comisión diseñada específicamente para estudiar este caso determinó hace tres años que el nombre y la estatua tenían “valor histórico”.

Ese monumento a Colón fue un regalo en 1892 de inmigrantes italoamericanos y da nombre además a una de las estaciones del Metro más concurridas de la ciudad.

Durante las protestas por la muerte de Floyd, las estatuas de Colón en numerosas urbes estadounidenses sufrieron ataques de manifestantes críticos con su papel en la colonización del continente y los efectos de ella en los nativos americanos, un debate presente en Estados Unidos desde hace muchos años.

Recientemente, las autoridades de la localidad de Newark, en el estado vecino de Nueva Jersey, retiraron una estatua del navegante genovés por considerarla un “símbolo de opresión y de supremacismo blanco”.

También el Museo de Historia Natural de Nueva York decidió retirar una “polémica” estatua de Theodore Roosevelt, presidente de Estados Unidos entre 1901 y 1909, situada a la entrada del edificio desde 1940 y criticada por “glorificar el racismo y el colonialismo”.

Mientras, este mes, los Washington Redskins de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) anunciaron tras años de críticas que abandonarán ese nombre y anularán el logotipo que representa la cabeza emplumada de un indígena.