Confirman que ejecutiva neoyorquina de la moda murió atacada por tiburón que la habría confundido con una foca

Horrible final para una nadadora de 63 años que estaba visitando Maine, el estado más al noreste del país

Julie Dimperio Holowach, ejecutiva de la moda de la ciudad de Nueva York, murió al ser atacada por un tiburón que probablemente la confundió con una foca, dijeron funcionarios de la Patrulla Marina de Maine en una conferencia de prensa ayer.

Holowach, de 63 años, “simplemente comenzó a gritar” cuando el escualo la atacó el lunes, relató Tom Whyte, un vecino que presenció la espeluznante muerte alrededor de las 3:30 p.m. del lunes.

Apenas minutos antes la mujer estaba “riendo y riendo” con su hija, mientras nadaban juntas a unos 20 metros de la isla Bailey, dijo Whyte al Portland Press Herald.

Pero segundos después, la ex presidenta de la compañía de bolsos Kipling North America “simplemente comenzó a gritar pidiendo ayuda”, dijo Whyte, quien usó binoculares para ver cómo se desarrollaba la escena desde su oficina del segundo piso en un edificio con vista a Mackerel Cove.

Whyte declaró al periódico que Holowach “se hundió” cuando su hija nadó hacia ella. “Parecía que fue arrastrada hacia abajo”.

Otro testigo, Steve Arnold, le dijo al diario que vio a Holowach ser expulsada del agua. “La vi levantarse un poco del agua… 12 a 18 pulgadas tal vez”, dijo.

Después de que Holowach fue atacada, su hija nadó de regreso a la orilla, donde se derrumbó y gritó pidiendo ayuda.

Dos kayakistas, identificados como Charlie Wemyss-Dunn y su madre, se apresuraron a ayudar a Holowach en el agua y la llevaron de regreso a la orilla.

“Vimos lo que había en el agua. Vimos su condición”, narró Wemyss-Dunn.

Una vez que Holowach fue llevada a tierra, los paramédicos la declararon muerta inmediatamente.

Holowach, quien vestía un traje de neopreno en ese momento, probablemente fue confundida con un sello, destacaron los funcionarios. Su muerte marcó el primer ataque mortal de tiburones en Maine.

“Hasta nuevo aviso, se insta a los nadadores y navegantes a tener precaución cerca de Bailey Island y evitar nadar cerca de peces o focas, informó poco después de tragedia el lunes la Patrulla Marina de ese estado, el más al noreste del país.

Ese mismo día, dos playas de Long Island (NY) fueron desalojadas de bañistas después del avistamiento de uno o dos tiburones.

Al menos cuatro grandes escualos blancos acechan en las aguas locales de Nueva York y Jersey, y otro venía en camino, informó a mediados de julio el rastreador de escualos Ocearch.

Previamente, a fines de junio, un tiburón “cachorro” de 7 pies (2.1 metros) apareció nadando y luego murió en Rockaway Beach (Queens), sólo dos días antes de que finalmente las playas de la ciudad abrieran para bañistas tras la pandemia del coronavirus.