El 96.4% de nuevos casos de coronavirus en NYC fueron captados a través del plan ‘Prueba y Rastreo’

Más de la mitad de las personas contactadas han compartido información valiosa para rastrear a otros infectados y poder aislarlos, de acuerdo con cifras actualizadas de la Ciudad

El 96.4% de nuevos casos de coronavirus en NYC fueron captados a través del plan ‘Prueba y Rastreo’
El objetivo es facilitar los test al entorno de cada neoyorquino que resulte positivo en COVID-19.
Foto: Flickr NY City / NYC Mayoral Office

Mientras la Ciudad de Nueva York lucha para seguir poniendo freno a la tasa de infección del coronavirus, el programa de ‘Test + Trace’ (Prueba y Rastreo), activado para detectar, evaluar y aislar a quienes hayan entrado en contacto con pacientes positivos de COVID-19, muestra que en las últimas dos semanas más del 96.4% de los nuevos casos confirmados se lograron a través de los ‘trazadores’ del virus.

El programa que entra en su tercer mes de aplicación está “detectando a personas en su estado infeccioso, incluso antes de que se le practique el test, esto es un factor clave para evitar una segunda ola de contagios”,  dijo el Dr. Ted Long, encargado del programa ‘Test + Trace’, que es coordinado por la corporación de hospitales públicos NYC Health + Hospitals (H+H)

Hasta ahora se han contratado 3,000 rastreadores, quienes en su mayoría viven en vecindarios en donde localizan vía telefónica o en persona a infectados.

“¿Una trampa de La Migra?”

La mexicana “’Camila’ quien prefirió preservar su identidad, explicó que cuando empezó su trabajo durante la tercera semana de junio como rastreadora en el vecindarios de Corona, en Queens, fue muy complicado que la gente contestara y facilitará datos por teléfono.

“Durante los primeros días que hice un promedio de 30 llamadas, muchísima gente se sentía desconfiada. Recuerdo que una señora me preguntó si no se trataba de una trampa de La Migra”, contó.

‘Camila’ explicó que con el paso de los días fue “afinando la estrategia” con la ayuda de sus instructores. Además de obtener datos veraces sobre las personas de la familia y el trabajo con las cuales los pacientes han tenido contacto, se ofrecen recursos como asistencia médica, alimenticia y opciones para ponerse en cuarentena.

“La gente está más familiarizada con el programa. Ya se ha entendido que se trata de información valiosa por la salud de todos”, agregó la ‘rastreadora’ quien vive en Jackson Heights.

Neoyorquinos ahora comparten más datos

Cuando el programa se lanzó el pasado 8 de junio, los rastreadores de contactos solo obtenían la información de un poco más de un tercio de las personas con las que interactuaban, según datos de H+H.

Ahora, los números actualizados indican que los rastreadores de contacto han completado entrevistas con aproximadamente el 74.1% de las personas que dieron positivo de COVID-19 y aproximadamente el 56.8% de las personas compartieron contactos cercanos de aquellas personas que dieron positivo y pudieron haber estado expuestas.

La meta de la agencia es una tasa de finalización de entrevistas y en consecuencia de aislamiento del 75% de las personas con pruebas confirmatorias del coronavirus, lo cual es uno de los componentes clave para mantener el virus a raya en la Gran Manzana y obtener las métricas para avanzar en las siguientes fases de reapertura económica.

‘Prueba’ y ‘rastreo’ de una controversia

El hecho de que la estrategia de Prueba y Rastreo esté siendo coordinada por NYC Hospital+Healths, y no se haya puesto en manos del Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH), como históricamente ha sucedido, significó uno de los ‘puntos de quiebre’ que impulsó la renuncia este martes de la comisionada de Salud, Dra. Oxiris Barbot.

“Nuestros expertos son reconocidos mundialmente por su trabajo en epidemiología, vigilancia y respuesta. La ciudad estaría bien servida al tenerlos en el centro estratégico de la respuesta, no en un segundo plano ”, específicó la ex funcionaria de origen puertorriqueño, en su carta de renuncia envida al alcalde Bill de Blasio.

Entre tanto, Guillermo Chacón, presidente de la Red de Salud Hispana de Nueva York argumentó que la estrategia a través del rastreo de contactos es efectiva, pero se “depositó en la institución equivocada”.

“Por naturaleza, la red de hospitales públicos se especializan en atender a los enfermos. Quien se ha especializado en dar seguimiento a las infecciones, han sido los Departamentos de Salud”, agregó Chacón.

Los rastreadores fueron importantes en la lucha contra la sífilis en los años 30, para combatir los brotes de tuberculosis desde 1970 hasta 1992. De igual forma, para enfrentar el ébola, la pandemia del VIH-Sida y la incidencia del sarampión en 2019.

Prueba y Rastreo en números: