La MTA no descarta que usuarios del Subway puedan padecer un servicio más costoso y limitado

La normalización del servicio las 24 horas en los trenes de la Gran Manzana dependerá de la "orden" de las autoridades sanitarias que monitorean el COVID-19

La MTA no descarta que usuarios del Subway puedan padecer un servicio más costoso y limitado
Los usuarios reconocen que las estaciones están más limpias, pero temen un ajuste de tarifas.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

¿Cuándo el Subway volverá a funcionar las 24 horas? ¿Está planteado un aumento de las tarifas del sistema de transporte y a los peajes, ante el hueco financiero causado por la pandemia? La respuesta de los directivos de la Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA) este martes fue: ¡Depende!

En una audiencia virtual convocada por el Comité de Transporte de la Asamblea y el Senado estatal para profundizar en los detalles de la crisis, el presidente de la MTA Patrick Foye, reiteró que sin una importante inyección de recursos por parte del Gobierno federal, la agencia que mantiene en movimiento a la ciudad de Nueva York, está a días de quedarse sin efectivo.

“Las acciones increíblemente difíciles que podríamos tener que tomar para abordar esta catástrofe no serán fáciles ni bonitas”, dijo Foye al tratar de describir ante los legisladores neoyorquinos el tamaño del hueco financiero que deja la pérdida masiva de usuarios desde marzo y las inversiones “astronómicas” para mantener al sistema higiénico y seguro.

¿Habrá aumento de pasajes?

En concreto, los directivos de la agencia que administra el sistema del Subway en la Gran Manzana, los trenes de Long Island (LIRR), el Metro-North (MNR) y los peajes, no afirmaron pero tampoco negaron, que un ajuste de tarifas a los usuarios sea parte de la tabla de salvación para superar un déficit calculado en $16 mil millones de dólares hasta el 2024.

Las otras acciones podrían implicar la aplicación de un tijerazo a algunas rutas y la reducción de costos operativos, que pasaría necesariamente por ‘bajar del tren’ a cientos de trabajadores.

Las jornadas de desinfección en las madrugadas continuarán por tiempo indefinido en los trenes. (Foto: Getty Images)

Lo que sí es un hecho, es que se han pospuesto proyectos de modernización, accesibilidad y señalización. Y es posible que se tengan que cerrar líneas completas, si elGobierno federal no proporciona un rescate multimillonario.

“Necesitamos que los neoyorquinos entiendan. El impacto de esta crisis es peor que cualquiera que hayamos vivido. Ni siquiera la Gran Depresión, el ataque a las Torres Gemelas, la crisis de los mercados del 2008 y el huracán Sandy ¡Todo en conjunto! No se asemeja a esta devastación de perder semanalmente $200 millones”, acotó Foye.

Antes de COVID-19, la red de la MTA atendía aproximadamente a 8.6 millones de pasajeros por día. Durante los meses de marzo, abril  y mayo el Subway de Nueva York llegó a perder el 90% de los pasajeros.

Con la reapertura económica por fases en la Gran Manzana, el tren hasta el pasado miércoles mantenía un ‘bajón’ de pasajeros del 77% y los trenes suburbanos apenas transportan entre el 18 y 20% de sus viajeros normales.

Coronavirus subway nueva York
Aún la “soledad” en ciertas horas persiste en algunas estaciones y vagones (Foto: ANGELA WEISS/AFP via Getty Images)

La otra interrogante: Subway 24 horas

Ante la insistencia de los senadores estatales Timothy Kenneddy y Leriy Comrie Jr, de precisar cuándo se normalizará el horario de los trenes, el presidente de la MTA respondió que esa interrogante la despejarán las autoridades estatales de Salud.

El metro de la ciudad de Nueva York, reconocido por ‘nunca dormir’ desde que se inauguró en 1904,  ahora cierra sus 472 estaciones entre 1 y 5 de la mañana. En esa ventana de cuatro horas, cuadrillas de trabajadores aplican procesos de desinfección con agentes antimicrobianos y desinfectantes electrostáticos.

Esta medida de cierre en las noches por la emergencia afecta a miles de trabajadores esenciales, especialmente del sector salud y otras áreas estratégicas de la Ccudad, que se encuentran en un ‘vacío’ por no poder movilizarse en horas especialmente complicadas y costosas para otro tipo de transporte.

“Estamos observando que se trata solo del 1% del total de pasajeros regulares, que requieren de ese servicio en esas horas. Nos enfocamos en la desinfección absoluta de todo el sistema. Es el proceso de esterilización más moderno que conoce este país. Normalizar los horarios dependerá de la orden las autoridades sanitarias que llevan el pulso al COVID-19”, reiteró.

Entre tanto, Danny Pearlstein, portavoz del grupo de defensa ‘Rider Alliance‘, advirtió en un comunicado que la MTA en la búsqueda de ahorros, a través de recortes en el servicio, “podría conducir a la desaparición del sistema de transporte tal como lo conocemos”.

La usuaria Rosario Jara (a la derecha) y su hermana admiten que el sistema está más limpio. (Foto; F. Martínez)

A usuarios preocupa que sea más caro o más lento

La ecuatoriana Rosario Jara tiene 11 años usando diariamente el Subway entre Washington Heights y el centro de Manhattan. Comenta que en efecto “nunca antes”, había visto las estaciones tan limpias.

“Ahora son las calles de Nueva York las que están más sucias que nunca. Todas las estaciones que yo tomo, especialmente en la mañana, están muy pero muy limpias. Los trabajadores esperamos que eso no signifique que vayan a aumentar los precios. En este momento, todos estamos en crisis”, indicó la inmigrante que usa con frecuencia el tren A y el 1.

Entre tanto, la estudiante panameña Lucia Acosta, de 28 años, opinó que “por lógica” todo en el tren luce mejor porque el volumen de pasajeros es muy reducido.

“Uno se imagina que todo esto traerá tarde o temprano sus consecuencias. O nos tocará el bolsillo y se pondrá más caro o se hará más lento porque tienen que eliminar personal”, dijo la centroamericana mientras esperaba el tren B, para ir a Brooklyn desde la estación Columbus Circle.

Vito Badilione: “Esperemos cuando se inicien las clases”. (Foto: F. Martínez)

También el comerciante neoyorquino Vito Badilione describió que este servicio que es vital para la Gran Manzana luce “muy diferente”.

“Debemos esperar que se reinicien las clases y que la ciudad vuelva a la normalidad. Poco a poco los vagones se están viendo más llenos. Y llegará el momento en que la distancia social, tal como la entendemos ahora, no será posible, especialmente entre las 7 y 9 de la mañana y entre las 4 y 6 de la tarde”, alertó Vito.

Los números rojos de la MTA: