No solo coronavirus: Las enfermedades que puedes evitar con el correcto lavado de manos

Una correcta higiene garantizará mantenerte sano
No solo coronavirus: Las enfermedades que puedes evitar con el correcto lavado de manos
El correcto lavado de manos con jabón previene enfermedades intestinales como respiratorias.
Foto: Ketut Subiyanto / Pexels

Un un contexto único de pandemia en el que la salud se convierte en prioridad, la prevención y cuidados personales son una base fundamental para poder combatir la enfermedad.

La buena higiene previene diferentes tipos de enfermedades, por eso es muy importante mantener la limpieza tanto personal, lavándonos las manos, como la de los alimentos y bebidas que consumimos.

Algunas de las enfermedades más frecuentes de una mala higiene derivan en diarrea, influenzas, hepatitis, neumonías, Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) e infecciones de la piel.

Según datos de Unicef, lavarse las manos con jabón puede reducir la incidencia de infecciones respiratorias en un 23%, como la neumonía, que es la primera causa de muerte de niños menores de cinco años y que mata cada año a 1,8 millones de chicos. Los gérmenes causantes de estas enfermedades se transmiten por la ingesta de agua, alimentos o debido a un mal lavado de manos.

El lavado de manos frecuente es una de las herramientas más confiables para evitar enfermedades y, en caso de no poder llevarlo a cabo, se puede reemplazar con el uso de alcohol en gel, frotándolo en las manos durante 30 segundos.

Independientemente de las medidas de cuidado impuestas por el coronavirus, existen situaciones cotidianas que requieren del lavado de manos por el contacto con microbios y bacterias. En las siguientes tareas hogareñas se precisa de un lavado de manos riguroso:

1) Después de usar el baño.
2) Luego de limpiar las heces de un niño o de estar en contacto con cualquier otro excremento.
3) Antes, durante y después de preparar la comida.
4) Antes de comer.
5) Antes y después de atender a alguien que esté enfermo.
6) Antes y después de tratar una herida o un corte.
7) Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
8) Luego de tocar animales, sus alimentos o sus excrementos.
9) Después de tocar basura.
10) Al regresar de la calle.