Helen Ochoa en exclusiva confiesa que está saliendo de una fuerte depresión

"Si esa depresión llega a oscurecerse demasiado a veces ya no hay marcha atrás y ese era mi miedo"

Helen Ochoa en exclusiva confiesa que está saliendo de una fuerte depresión
Helen Ochoa.
Foto: SAINTS MUSIC / Cortesía

Helen Ochoa es una de las artistas femeninas más exitosas del género regional mexicano… Con una voz privilegiada, sexy, talentosa y siempre regalando sonrisas y alegría. Sin embargo, y en entrevista exclusiva, habla por primera vez de la depresión de la que está saliendo, y con la que lucha valientemente para no caer en la oscuridad, como le pasó hace 3 años, y cometer una locura.

Como a muchos, el encierro por la cuarentena, la falta de conciertos, de trabajo, pero sobretodo que tres de sus familiares se contagiaran con coronavirus, llevaron a Helen a un lugar en el que ya había transitado: la depresión y mientras trataba de refugiarse en su nuevo emprendimiento ‘Lyfe of Bling’, en silencio caía en la oscuridad.

“Ha sido un aprendizaje para todo, más que en el negocio, con la familia, son momentos que no deben de ser difíciles, a tal grado sí se pueden poner, especialmente si estás enfermo o tienes familiares enfermos… Yo no he parado de trabajar, de hacer música”, comienza diciendo antes de su gran confesión…

Helen Ochoa
Helen Ochoa. Foto: Cortesía SAINTS MUSIC

-¿Qué aprendiste en lo personas y en lo profesional en esta época?
(Helen Ochoa): Cuando se enfermó un cuñado mío, hubo un lapso de casi dos meses, fueron tres lo que se enfermaron de COVID, pero uno de ellos, mi cuñado, fue el más afectado, lo entubaron en el hospital, fue muy fuerte, pero bendito Dios ya está en casa… Fue un tiempo en donde empecé a aumentar de peso, descuidé mucho mis redes sociales, estaba tratando lo más que podía ser fuerte y a su vez, una gran parte de mí, estaba tan afectada que empecé a deprimirme severamente, y ya me he sentido así una vez en mi vida, hace tres años y empecé la batalla de la depresión poco a poco, y volví a caer otra vez cuando esto pasa y descubrí en ese momento que soy mucho más fuerte.

En lo profesional descubrí que definitivamente tengo que poner en práctica mucho más mis ideas y le pueda sacar ventaja. Yo comencé un negocio de cristales, hago vasos y hago gorras. Mucha gente no lo sabe pero yo soy la que hago todo el trabajo, es muy terapéutico para mí, de hecho comencé a hacerlo en un tiempo en donde estaba muy deprimida, me sentía muy mal y no sé por qué eso siempre me ha dado energía, adrenalina.

-Hablas de la depresión, en este momento que tanto se habla de suicidio y depresión, ¿cómo la detectas y cuándo dices: ‘ya basta’?
(H.O.): No me estaba dando cuenta de qué tan deprimida estaba… Creo que empecé a tener un humor muy extraño, yo no lo notaba, lo notaba más bien mi pareja, porque nosotros no notamos cuando nos pasa eso. Un día estábamos en la cocina, yo estaba haciendo el desayuno, cuando estaba haciendo el tocino se charpea y en ese momento me dieron ganas de llorar, de la nada, no estaba viendo una película o escuchando una canción de desamor. Paré lo que estaba haciendo, me fui al baño, me desahogué, me senté en el piso y me di cuenta: “Oh my God, otra vez caí en depresión”… Estaba aumentando de peso, pero mucho, cero saludable. Nada me daba felicidad, nada me alegraba, nada me agradaba, de verdad estoy mal, tengo que hacer algo. Me senté a platicar con mi pareja y él tuvo una plática con mi hermana… Y hablé con mi hermana que me dijo: “yo no sé que te está pasando, algo te tiene mal… Yo no se dónde está la Helen que yo conozco, pero yo necesito esa Helen de regreso a casa’ (no puede contener el llanto)…

Ahí es donde me di cuenta: “hay algo muy mal, tengo que hacer algo”… Empecé a meditar, a hacer más consciencia de qué película estoy viendo, esta música que estoy escuchando no me aporta nada ahorita, todo leve, todo luz, un cambio de panorama. Empecé a platicar más con Dios, le pedí ser más fuerte, regresar. Estuve más con mi familia, con mis amistades más cercanas a las que les conté. Y los cristales que me dan mucha paz y me alegran… Empecé a hacer cosas que me ponen contenta, me trae felicidad, y eso me ayudó a hacer cambios para caminar con el pie derecho.

-¿Qué es lo que detectaste?
(H.O.): Es muy difícil para una persona que está en depresión, darse cuenta y más el reconocerlo y hablar de ellos porque hay un estigma enorme, la gente tiene esa pena o porque no quieren molestar a la gente y la verdad es importante molestar, porque si esa depresión llega a oscurecerse demasiado a veces ya no hay marcha atrás y ese era mi miedo, volver a caer en una depresión muy muy oscura, pero bendito Dios pude platicar con amistades, familiares, mi pareja tuvo el 100% todo el tiempo conmigo, puse todo de mí y gracias a Dios ya no está.

– Y la música también te salvó, ¿cómo fue volver al estudio?
(H.O.): Me sentí como pez en el agua, en el momento que me puse los audífonos me sentí súper poderosa, todo el tiempo que me sentí mal me dije algo tiene que cambiar y la música siempre ha sido mi mejor terapia.

Helen Ochoa
Helen Ochoa. Foto: Cortesía SAINTS MUSIC

-¿Qué le dices a tus fans que han estado pendiente de ti y no sabían por lo que estabas pasando, pero intuían que algo no estaba bien?
(H.O.): Que los adoro porque no tienen motivo o necesidad de creer en mí, de quererme tanto, y ese es un regalo tan hermoso. Han sido el motivo más grande que me ha llevado a seguir en esto, no es dinero, en esto cuando estás empezando se requiere mucho dinero, yo lo hago porque es lo que me apasiona. Y para ellos que me siguen y están pendientes de mí, que sepan que es importante siempre estar al pendiente de la gente que aman, porque una persona puede reír, puede estar bajo tus narices tranquilo, sin pena alguna, verse bien y ocultar súper bien el hecho de que no está bien.

MIRA AQUÍ LA ENTREVISTA: