Historia de vida: “A los 56 años pasé de usar la talla 22 o 24 a usar la talla 8 o 10”

Tenía obesidad, ahora cambió su guardarropa y hasta corrió 50 kilómetros
Historia de vida: “A los 56 años pasé de usar la talla 22 o 24 a usar la talla 8 o 10”
Mary ya no necesita medicamentos, no es prediabética su índice de masa corporal está un rango normal.
Foto: Shutterstock

“Me siento increíble y recientemente completé una carrera de 50 kilómetros (31 millas) y caminé por el Gran Cañón… Estoy en la mejor forma de mi vida”, cuenta Mary Crowson, una mujer que acaba de cumplir 56 años y que hace poco más de dos años tenía obesidad, problemas de hipertensión y era prediabética.

La mujer deseaba estar saludable, siempre le había gustado caminar y a eso sumo el cuidar su ingesta calórica, pero aún con ello no obtenía los resultados esperados. Las cosas cambiaron a partir del día en que su buena amiga Tammy Than se ofreció a ayudarla, no solo como entrenadora, sino también con la alimentación, esa fue la clave.

Tammy le proporcionó las comidas y refrigerios a su amiga durante tres semanas. Los resultados empezaron a notarse en la báscula y eso la convenció de continuar con el plan de alimentación que se convirtió parte de su estilo de vida. Luego de dos años de iniciar un cambio en la alimentación, Mary pasó de usar la talla 22 o 24 a usar la talla 8 o 10.

La vida de Mary se ha transformado. Actualmente no necesita medicamentos, no es prediabética su índice de masa corporal está un rango normal, es corredora, en 2019 registró más de 3,000 millas y también va al gimnasio cuatro días a la semana.

¿Qué tipo de alimentación adopto Mary?

Mary empezó a alimentarse a base de plantas y alimentos integrales. Comer a base de plantas no solo se trata de lechuga y soya como algunos suelen pensar. Hay frutas; verduras; legumbres como frijoles, lentejas y garbanzos, granos como la avena, trigo y arroz integral; semillas como la chía, sésamo, calabaza y lino; y también incluye nueces. Estos alimentos proporcionan proteínas, vitaminas, minerales, fibra y grasas buenas en su mayoría.

Los antojos por la pizza, el helado y la comida procesada no han desaparecido por completo, reconoce Mary. Pero las deliciosas recetas hechas en casa minimizan la tentación de comprar comida, dice que “cocinar ayuda a mantener el rumbo”.

Cocinar no era su actividad favorita así que consiguió aliados y solo tiene que cocinar una vez por semana. “Cada uno de nosotros cocina suficiente comida para un par de comidas a la semana para nuestro grupo de tres”, cuenta Mary en Forks Over Knives.

Algunas de las claves del éxito en la transformación de Mary Crowson:

  • Se alimenta a base de plantas y alimentos integrales. No lo toma como una dieta, sino un estilo de vida.
  • Tiene comida hecha en casa y comparte la tarea de cocinar.
  • No come a prisa.
  • Limita la frecuencia con la que sale a comer.
  • Lleva comida preparada a sus actividades fuera de casa
  • Recompensa sus logros. No con comida, opta por artículos como unos tenis nuevos.

Mary está feliz con su increíble transformación luego de cambiar su alimentación, y señala que lo mejor está por venir.