“Prefiero a mi hijo preso que enterrarlo”: madre de adolescente sospechoso de 5 tiroteos en Nueva York

"Es un buen joven, es un líder tremendo”, afirmó el abogado de Micah Belton
“Prefiero a mi hijo preso que enterrarlo”: madre de adolescente sospechoso de 5 tiroteos en Nueva York
Entramado judicial en Nueva York
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

“Prefiero que esté en la cárcel a tener que enterrarlo”, afirmó Lillie Reynolds, madre del adolescente Micah Belton, recién detenido en Rikers Island bajo tres cargos de intento de homicidios en cinco tiroteos separados.

Belton, de 18 años, supuestamente empezó a acumular esos delitos cuando aún menor de edad, en 2019, y sus balas han atravesado cocinas y ventanas de automóviles, siendo un “ejecutor” del subconjunto SOS (Shoot on Sight) de la pandilla Bloods, según NYPD.

Su madre y la policía coinciden en que Belton ahora estaría en muchos menos problemas si la ley y los jueces lo hubieran condenado la primera vez, antes de que acumulara más crímenes.

Reynolds, de 52 años, habló con New York Post en su hogar en el proyecto Edgemere Houses (Ocean Bay) en Far Rockaway, zona devastada por el crimen, donde los tiroteos han aumentado 333% este año.

Dice que las balaceras de pandillas en Far Rockaway son tan graves que incluso dos de sus nueve hijos han quedado atrapados en el fuego cruzado a lo largo de los años.

“Micah necesita dedicar un poco de tiempo para darse cuenta de que la vida es realmente preciosa”, afirmó. “Todos estos jóvenes están muriendo por aquí. Están cayendo como moscas. Todo el mundo tiene miedo de salir”.

Agregó que, aunque no está convencida de que él sea culpable de todos los cargos, su hijo podría haberse asustado si se hubiera enfrentado a una justicia más severa al principio. En eso parece coincidir la policía y los fiscales.

“Micah es un ejemplo de lo que se está convirtiendo en la norma en la ciudad de Nueva York“, lamentó la sargento Courtney Cummings, veterana de 20 años en la Comisaría 101 de NYPD. “(Estaba) fuera por un error judicial. Las nuevas leyes de justicia penal le están fallando a la ciudad de Nueva York. Le fallaron a Micah Belton”.

En agosto de 2019 Belton negoció su primeros cargos de intento de homicidio y posesión de armas. En lugar de ser enviado a Rikers, la jueza Lenora Gerald lo remitió a un programa juvenil llamado “Bronx Connect”, a pesar de las objeciones de los fiscales en Queens. Los participantes de ese programa no están encerrados, pero se supone que deben registrarse por teléfono todos los días y en persona cada semana, y seguir clases de educación, asesoramiento profesional e iniciativas antidrogas.

Pocos días después, el 21 de agosto de 2019 a las 2 a.m. la policía respondió a lo que se creía que era un tiroteo motivado por pandillas, en el paseo marítimo de Far Rockaway. Al día siguiente, Belton fue arrestado por posesión criminal de un arma y enviado al centro de detención juvenil Crossroads, en Brooklyn.

Luego de una serie de cartas de los empleados de allí elogiando su éxito en el programa, la jueza Gerald le dio otra oportunidad a Belton, liberándolo nuevamente. Se le asignó una vivienda en Manhattan y El Bronx, y se le dijo que se mantuviera alejado de Far Rockaway, donde las bandas Crips y Bloods gobiernan las calles y patios en pequeños feudos en duelo.

Pero para el verano de 2020 ya estaba de vuelta en la zona y el 20 de julio nuevamente quedó bajo custodia policial, esta vez en relación con tres presuntos tiroteos de pandillas.

Debido a que había cumplido 18 años y finalmente era elegible para Rikers, fue enviado allí, donde permanece mientras espera los resultados de la reunión del gran jurado de este mes.

Belton, quien tiene una novia embarazada de cuatro meses, admitió ser “un Blood”, pero dijo que en realidad es “más una familia que una pandilla”. Cuando se le preguntó si él y el grupo disparaban mucho, se rió entre dientes y dijo: “Podrías decir eso”. Pero agregó que no era un mal tipo y que la policía miente sobre él. “Tengo que protegerme”, afirmó. “Si no, vienen a dispararte”.

En una entrevista en video desde Rikers, Belton negó sus crímenes y dijo que “fue entrampado”. Incluso afirmó que su supuesta rama “Bloods SOS” realmente se llamaba “Save our Society”.

Su abogado, Anthony Martone de Queens Defenders, lo elogió. “Es un buen joven (…) Es un líder tremendo. Siempre tiene una bandada de personas siguiéndolo. Tenía un récord perfecto desde el último programa en el que estuvo”.

Martone defendió las decisiones de la jueza Gerald. Pero la sargento Cummings insiste en que las nuevas reformas de justicia penal permiten que Belton y otros como él se salten la cárcel, y no sirven a la ciudad.

“Los delincuentes sienten que pueden simplemente caminar y reírse de la policía”, dijo. “A su vez, la gente que vive en estas áreas está siendo aterrorizada. El sistema de justicia penal quería abrir las puertas de la cárcel y dar a las personas una segunda y tercera oportunidad, pero al hacerlo, hemos encarcelado a nuestros propios ciudadanos”.

De vuelta en Far Rockaway, Lillie Reynolds espera ansiosamente el destino legal de su hijo. Desearía que estuviera en casa, pero asegura que cualquier cosa es mejor que tenerlo de vuelta afuera en una pandilla y terminar muerto. “No creo que pueda lidiar con eso. Ellos también tendrían que enterrarme”.