Tips para lidiar con una cita en tiempos electorales

La política es uno de los temas más álgidos; sin embargo, es importante tocarlo con aquella persona que te interesa

Tips para lidiar con una cita en tiempos electorales
Es recomendable hablar de política en la primera cita.
Foto: Juan Pablo Serrano Arenas / Pexels

Pareciera que tener una cita en este 2020 es toda un osadía, primero por el tema de la pandemia del coronavirus y en estos meses la situación pareciera complicarse más porque nos encontramos en tiempos electorales.

“Los solteros no han podido tener muchas citas este año debido a la pandemia, y ahora, a medida que algunos se sienten más cómodos con las citas sociales a distancia, se encuentran justo en medio de un clima político extremadamente conflictivo”, indica la experta en citas Jennifer Wexler, fundadora de Find Real Love After 40.

“De hecho, animo a mis clientes a hablar de política en una primera cita”, señala Wexler. “Las citas se tratan de conocer a alguien y ser auténtico. Dado que el tema se discutirá en algún momento, ¿por qué esperar? Si la persona está molesta por tus opiniones, es mejor saberlo ahora que después”, agrega.

La experta da algunos consejos para lidiar con los temas de política al momento de tener una cita:

Ser respetuoso. Si tú y tu cita tienen diferentes puntos de vista políticos, aún puede funcionar siempre que responda con curiosidad y una mente abierta. No funcionará si reaccionan con agresión o se menosprecian por estar “equivocados”.

Ir más allá. Las citas se tratan de encontrar a alguien que tenga valores similares, así que pregúntale de dónde viene su postura política: ¿Fue de sus padres, de una experiencia o de alguna clase o curso?

Descubrir. Checa si puedes relacionar alguna de sus creencias con un punto de partida similar.

Centrarse en los valores. Hay formas de cerrar la brecha si te enfocas en tus valores morales y no en la política.

Sé amable. Al final del día, si no haces “clic” con tu cita porque el tema político es medular en tu vida, entonces termina con el lazo de forma educada, sin herir al otro.