¿Cómo elegir el corte de carne vacuna más saludable?

Consumir carne ocasionalmente es parte de una alimentación equilibrada. Conoce sobre las variantes más saludables y lleva tu nutrición a otro nivel

¿Cómo elegir el corte de carne vacuna más saludable?
Los cortes de carne más saludable son los que pertenecen a la categoría de extra-magros y magros
Foto: Imagen de RitaE en Pixabay / Pixabay

La actual tendencia de nutrición promueve seguir una alimentación basada en plantas, a tal grado que actualmente es considerada una de las mejores alternativas para perder peso, prevenir enfermedades crónicas y ganar salud. Debido al inevitable crecimiento que ha experimentado la corriente vegetariana, muchos amantes de la carne se han cuestionado sobre los efectos de su consumo. 

Si bien no se trata de satanizar ningún alimento, sin embargo es un buen momento para tomar mejores desiciones de salud y con el medio ambiente. La buena noticia es que diversos médicos y especialistas en nutrición coinciden en que una dieta saludable y equilibrada, es aquella que se basa en un consumo equilibrado de todos los grupos de alimentos. Es por ello que la dieta mediterránea se ha posicionado como la mejor en los últimos años, ya que se inspira en crear un estilo de vida sano, nutritivo y disfrutable. Sus principios básicos promueven el consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, verduras, cereales, granos integrales, legumbres, frutos secos, semillas y aceite de oliva; considerando la ingesta de pescados y lácteos un par de veces a la semana y limitando el consumo de carnes rojas a ocasiones especiales.

Sin lugar a dudas el estilo de vida mediterráneo se acerca mucho a la vida real y nos invita a crear conciencia sobre la calidad de los alimentos que consumimos, con base en ello los productos de origen animal han sido un foco importante.

Lo cierto es que actualmente visitar el área de carnicería del supermercado puede ser una experiencia abrumadora y en muchas ocasiones con tal oferta de productos cárnicos se vuelve complicado tomar las mejores desiciones para la salud. La buena noticia es que es una industria que evoluciona constantemente y actualmente tenemos a nuestra disposición más alternativas de carnes ecológicas. 

Claro que existen muchas opciones de carnes ecológicas, desde las alimentadas únicamente con pasto orgánico, las criadas en libertad sin hormonas y antibióticos, hasta una larga lista de variedades intermedias. La realidad es que la carne ecológica está pasando por un gran momento, no sólo por la actual tendencia de salud y nutrición; también ciertas pautas alimenticias bajas en carbohidratos y altas en proteínas como la dieta paleo y keto, cada día son más populares y con ello el consumo de carne ha ido a la alza.

Con todos estos antecedentes resulta más relevante que nunca tomar las mejores desiciones para nuestra salud y de la familia, sin afectar tanto nuestro bolsillo. Es un hecho que la carne ecológica es más cara y en gran parte se relaciona con ser un producto procedente de animales cuidados de forma sostenible, sin embargo cada vez tiene más adeptos.

Se cuenta con información revelada por el doctor Walter Willet, profesor de Epidemiología y Nutrición de laUniversidad de Harvard, en cual se comprueba desde el 2017 a la fecha aumento en las ventas de carne y pollo orgánicos aumentaron un 17% a nivel global, y desde entonces su aumento ha sido constante. Según Willet esto se relaciona directamente con una mayor conciencia en la población sobre el impacto medioambiental debido a la crisis del cambio climático.

Si bien la carne orgánica es la alternativa más saludable, sabemos que no siempre es un producto al alcance de todos los bolsillos y la buena noticia es que aprendiendo a seleccionar los cortes de carne, también puedes obtener grandes beneficios para la salud. También es importante aclarar que orgánico no es sinónimo de más saludable, según la según la experta en nutrición Alice H. Lichtenstein: No hay datos sólidos que indiquen que la carne orgánica contenga más vitaminas o antioxidantes que la carne tradicional. Lo cierto es que la carne de vacuno alimentado con pastos presenta mayor cantidad de ácidos omega 3, son cortes con menos grasa y contenido en hormonas o antibióticos.

Lo más importante radica en elegir las variantes de carne magra y evitar aquellos que contengan más calorías y colesterol. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) es el organismo encargado de regular si los cortes de carne de res se pueden etiquetar como “magros” o “muy grasos” y es una gran medida que facilita la selección de los cortes más saludables.

Sobre los cortes de res extra-magros:

Los cortes de res extra magros son aquellos que por cada 100 gramos contienen: menos de 5 gramos de grasa total, 2 gramos de grasa saturada y 95 mg de colesterol. Este tipo de carne se caracteriza por contener mucha más proteína que grasa y entre las variantes más recomendadas se encuentran:

  • El peceto o cuete
  • Cuadril
  • Lomo y filete 
  • Solomillo, de la punta se obtienen los famosos filetes mignon.
  • Bistec de aguayón, corte jugoso que en otros países también se le conoce como picañachurrasco o sirloin.
  • Chambarete

Sobre los cortes de res magros:

Los cortes de res magros son aquellos que por cada 100 gramos contienen: menos de 10 gramos de grasa total, 4.5 gramos de grasa saturada y 95 mg de colesterol. La carne extra magra y magra se caracterizan por la ausencia de cartílagos, venas y sobre todo de tejido graso, es decir, se compone principalmente de fibras musculares. Entre las variantes más recomendadas se encuentran:

  • Lomo alto o aguja: con su corte deshuesado se elabora el famoso roastbeef.
  • Lomo bajo y solomillo
  • Filete: los cortes magros de res usualmente se llaman lomo o filete.
  • Falda: sirve para picar y hacer rellenos de otros platillos.

Ahora ya lo sabes, con estos prácticos consejos la próxima vez que realices las compras tendrás nuevos parámetros para seleccionar los mejores cortes, que no sólo son clave para cuidar tu salud y llenarte de nutrientes ¡Son exquisitos!