En este momento necesitamos un plan de pruebas de COVID en las escuelas de NYC

En este momento necesitamos un plan de pruebas de COVID en las escuelas de NYC
Hasta que no exista una vacuna probada, las escuelas, especialmente en las llamadas "zonas de alto riesgo de contagio”, deben tener recursos para pruebas y chequeos diarios. /Archivo
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

La tasa de positividad de COVID-19 de la ciudad se triplicó el día en que 300,000 niños adicionales volvieron al aprendizaje en persona —una señal de advertencia roja intermitente para la ciudad. En este momento ya tenso, los padres y los estudiantes están lidiando con una incertidumbre aún mayor, particularmente en las comunidades vulnerables que han sido las más afectadas por la pandemia.

Para mantener la seguridad de los estudiantes y sus familias, la ciudad de Nueva York necesita urgentemente un plan integral de pruebas y chequeos continuos para detectar el COVID-19 en las escuelas públicas. Parte del plan debe incluir mecanismos que se puedan aplicar en caso de que sea necesario aislar a los maestros, estudiantes y el personal, y para implementar tecnologías que mantengan a los médicos y las escuelas conectados. Todo esto se logrará invitando a los médicos de la comunidad a la mesa de conversaciones al planificar lo que será un año escolar impredecible.

Como fundador y presidente de la Junta Directiva de SOMOS Community Care, dirijo una red sin fines de lucro de 2,500 médicos que prestan servicios de salud a más de 800,000 pacientes de Medicaid en comunidades desatendidas. Tan pronto como comenzó la pandemia, trabajé con mi equipo de médicos de atención primaria para ayudar a las comunidades latinas, asiáticas y afroamericanas más afectadas en la ciudad de Nueva York, que sufren carencias crónicas de servicios incluso en mejores tiempos. Establecimos más de 50 sitios de prueba trilingües en los días más difíciles de la primavera y establecimos una línea directa de información multilingüe; fuimos los primeros en ofrecer pruebas de anticuerpos; repartimos más de 2 millones de comidas a nuestros enfermos y necesitados. Más tarde, llevamos nuestra experiencia, a petición del gobernador Cuomo, a los estados necesitados del sur después de que lo peor pasara en Nueva York y aplicamos nuestros conocimientos a lo que se ha convertido en un modelo nacional de atención.

Progreso rápido: esas mismas comunidades a las que les realizamos pruebas, alimentamos y consolamos en la primavera ahora están enviando a sus hijos a las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York. Teniendo en cuenta lo que hemos hecho queremos asegurarnos de que nuestras voces sean escuchadas.

Hasta que no exista una vacuna probada, las escuelas, especialmente en las llamadas “zonas de alto riesgo de contagio”, deben tener recursos para pruebas y chequeos diarios. Centrarse en las escuelas en estas áreas es especialmente importante para la salud de la población debido a la cultura y las circunstancias: recuerde, el COVID-19 se extendió terriblemente entre las comunidades vulnerables porque muchos inmigrantes y neoyorquinos pobres de color residen en viviendas cercanas, a menudo multigeneracionales. Muchos padres son trabajadores por horas, por turnos o esenciales, que no pueden trabajar a distancia o ir a hospitales de la ciudad que no son seguros o prácticos y que carecen de servicios de traducción. También debemos tener en cuenta que la ausencia de síntomas o la fiebre temporal de bajo grado de un niño infectado pueden significar la muerte del abuelo en la habitación contigua.

La única forma de saber si la pandemia está regresando es realizar pruebas repetidas. Y aunque las pruebas son el núcleo del problema, un plan no puede detenerse ahí. Por ejemplo, la ciudad necesita un plan para aislar a las personas en riesgo para que la cuarentena pueda llevarse a cabo fuera del hogar, disminuyendo el riesgo para los ancianos en caso de que un niño resulte expuesto.

En segundo lugar, debemos mantener una conexión directa entre las escuelas y los médicos. La enfermería de cada escuela pública de la ciudad de Nueva York debe tener conectividad digital completa con los pediatras y enfermeras escolares locales que hablen el idioma de la familia y la comunidad y que conozcan la historia de cada niño y la historia de su familia. Invertir en estos recursos ayudará con los esfuerzos de rastreo de contactos y garantizará que los maestros, padres y estudiantes se sientan protegidos por los médicos que conocen de mejor manera. Hemos ofrecido donar 500 computadoras a las escuelas de la Ciudad de Nueva York para ayudar con este esfuerzo.

En tercer lugar, la rapidez es fundamental. A principios de este año, mientras los médicos luchaban por evaluar a un gran número de neoyorquinos vulnerables como fuera posible para nivelar la curva, los resultados de las pruebas se acumularon. Esta vez, mientras se protege el sistema escolar, los maestros y los niños no pueden esperar entre cinco y diez días para obtener resultados. La ciudad debe contratar recursos de laboratorio rápidos y precisos para que los médicos y el Departamento de Educación puedan concentrarse en el esfuerzo de las pruebas en sí.

Finalmente, debemos traer a los médicos de la comunidad a la mesa de conversaciones cuando se establezcan políticas y protocolos. Entendemos las necesidades de estas familias. Hablamos sus idiomas. Muchos están luchando económicamente, muchos han perdido a sus seres queridos, muchos sufren de salud mental y depresión. Este año en la ciudad de Nueva York habrá altibajos: estudiantes y maestros se enfermarán; la ciudad debe mantener a los médicos de la comunidad involucrados para ayudar a tomar decisiones difíciles ya así mantener la seguridad de las comunidades.

Si estamos al comienzo del nuevo año escolar y de un aumento simultáneo de positividad, debemos tomar las próximas semanas para agregar estas soluciones a los protocolos y prácticas. Esto contribuirá en gran medida a aliviar los temores y gestionar mejor la salud de la población y, sobre todo, a garantizar que los niños puedan aprender de forma segura.

-El Dr. Ramon Tallaj es el fundador y presidente de la Junta Directiva de SOMOS Community Care, una red de proveedores de atención médica sin fines de lucro, dirigida por médicos. Los pediatras de SOMOS atienden a más de 200,000 estudiantes en las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York.