Cuál es el origen de los chilaquiles

La salsa típica con la que se hacían chilaquiles era llamada chilmulli

Cuál es el origen de los chilaquiles
Existe una variedad de chilaquiles, empezando por los distintos tipos de salsa.
Foto: Wotancito / Creative Commons

Los chilaquiles son uno de los desayunos mexicanos más populares. Integra alimentos básicos de la cocina de México: maíz, chile y tomate. Los hay de varios colores, pero los más comunes son los rojos y los verdes.

Este platillo que se sirve caliente está hecho de tortillas de maíz cortadas en triángulos, fritas o tostadas y que se empapan en salsa; luego se sirven y se decoran con cebolla, queso y opcionalmente con crema. Pueden ser sencillos o llevar carne de pollo deshebrada, bistec de res o huevos, ya sean revueltos o estrellados; perfectos para servirse con frijoles al lado.

La palabra chilaquiles proviene del náhuatl. Según el Diccionario enciclopédico de la Gastronomía Mexicana “chilli”, significa chile y “aquilli”, que significa “metido en”. Entonces, chilaquiles significaría metido en chile.

Existe una variedad de chilaquiles, no solo por distintos tipos de salsa, pueden ser fritos o tostados, aguados o secos. También se alimentos que los acompañan, tipos de quesos y su guarnición. En algunas recetas suelen hierbas de epazote, que perfuma y aporta un sabor más profundo y sabroso al platillo.

El origen

La tortilla de maíz y la salsa de chile ya formaban parte de la alimentación de los mexicanos desde la época prehispánica. Pero los ingredientes como la crema y el queso fueron incorporados por los españoles durante la Conquista.

La elaboración de las tortillas es un proceso tan antiguo que ha sido heredado desde hace aproximadamente 3,500 años, incluso Investigadores señalan evidencia que ha mostrado la domesticación única del maíz en el sur de México hace aproximadamente 9,000 años.

La salsa típica de los indígenas mexicanos era llamada chilmulli, que significa “salsa de chile” y que se aprovechaba para bañar tortillas endurecidas del día anterior con el fin de suavizarlas, costumbre que se mantiene hasta hoy en día con los chilaquiles.

A la receta original de chilaquiles se sumaron despúes los elementos como la crema, el queso y otros productos de origen animal. Convirtiéndose en los chilaquiles como los conocemos actualmente. Son una preparación económica, sencilla, llenadora y que además te da energía.

Te compartimos una de las clásicas recetas y fáciles para preparar chilaquiles remojados en salsa verde que puedes acompañar con pollo o huevos.

Chilaquiles en salsa verde

Foto: Ismael Villafranco/Creative Commons

Ingredientes

(4 porciones)

  • ½ kg de tortillas de maíz cortadas en triángulos (puedes comprar los totopos)
  • 1 pechuga de pollo cocida y deshebrada
  • 1 taza de queso fresco rallado (puedes sustituir por queso manchego y gratinar).
  • ½ taza de crema (opcional)
  • ½ cebolla cortada fileteada

Salsa: ½ kg de tomates, 6 chiles serranos, 2 tazas de caldo de pollo, ½ cebolla, 2 dientes de ajo, ½ taza de cilantro troceado, 3 cucharadas de aceite, 1 rama de epazote y sal al gusto.

Preparación

Salsa: Cuece los tomates con los chiles y el caldo de pollo. Retira del fuego, deja enfriar y licúa con la cebolla, los ajos y el cilantro hasta obtener una salsa tersa. Calienta aceite en una olla, fríe la salsa y ajusta de sal. Cuando rompa hervor agrega la rama de epazote.

Chilaquiles: Sumerge los totopos en la salsa y deja que hiervan durante un par de minutos.

Sirve y agrega encima pollo deshebrado, cebolla, queso fresco y crema.

Te puede interesar: