En crisis, certificar los negocios latinos abre puertas

El COVID ha dejado muy débiles a los empresarios de la comunidad pero hay servicios y oportunidades que pueden dar un alivio

En crisis, certificar los negocios latinos abre puertas
Jonnel Doris, comisionado del Servicio de Pequeños Negocios, SBS, visita a pequeñas empresas en la ciudad.
Foto: SBS / Cortesía

A José Galarza, dueño de Sabor Borinqueño, no le salían las cuentas. La pandemia estaba poniendo contra la espada y la pared al negocio de comidas y catering que tiene en East Harlem desde hace 16 años y que empleaba a 75 personas.

A punto estuvo de cerrar Sabor Borinqueño pero dos días antes de hacerlo recibió una llamada de la Ciudad para ofrecerle la oportunidad de tener un contrato con el que preparar comidas para los ancianos.

“Estoy certificado como empresa minoritaria [MWBE] y me dieron esta oportunidad”, explica Galarza de esta puerta que se le abrió en el momento más complicado.

Estas empresas son las que están en manos de minorías, como la latina, o mujeres y se han registrado como tales para poder optar en concurso o no a una parte específica de contratos públicos y privados. El contrato que se le ofreció a Galarza por parte de la ciudad ha permitido mantener a 50 personas trabajando desde mayo.

Este empresario dice que este contrato de comidas y reparto se ha ido extendiendo y le ofrece una estabilidad rara en estos tiempos en los que empresarios y trabajadores tratan de mantenerse a flote mientras el ritmo de la economía lo marca la COVID-19.

Galarza dice que en los últimos años ha sido difícil salir adelante como negocio pequeño y que buscó la forma de ser contratista de la ciudad, algo que ha resultado ser crucial. “A mi me llamaron porque seguí buscando la oportunidad, no hay que perder la fe. Los empresarios tenemos que seguir tocando puertas”.

Y hay puertas que se siguen abriendo en materia de contratación para empresas minoritarias.

Jonnel Doris, comisionado de pequeños negocios (Small Business Services), explicaba en una entrevista con El Diario que el programa de WMBE es muy importante para los pequeños negocios y se han concedido contratos de varios millones a pequeños negocios como el de Sabor Borinqueño y otras empresas.

El comisionado explica que se están haciendo seminarios en español para los empresarios latinos sobre cómo certificarse y manejarse en este tipo de contratos. “Queremos que puedan navegar el ambiente regulatorio y sigan las directrices, lo hacemos en español y con recursos informativos en este idioma”, explica.

Doris recuerda que el se ha ampliados las oportunidades para que se concedan contratos de medio millón de dólares sin necesidad del concurso de licitación y el alcalde, Bill de Blasio, ha dado la instrucción a las agencias de la ciudad para que usen estas empresas certificadas en contratos de esta cantidad, incluyendo a empresas latinas.

Ahora que se celebra la Herencia Hispana, el comisionado admite que los negocios latinos tienen un gran reto por delante porque la pandemia ha causado un “profundo dolor y tristeza en la comunidad”, refiriéndose a la alta incidencia de la enfermedad. Además, “desde el punto de vista económico muchos dueños de negocios han tenido complicaciones también y solo un 12% de los que han pedido ayuda del Paycheck Protection Program, PPP, lo han recibido”.

“Hay un fuerte contraste entre los recursos que esta comunidad está consiguiendo y el hecho de que están sufriendo fuertemente la pandemia con más casos, más muertes y el hecho de que muchos de los trabajadores esenciales y los primeros que responden son de esta comunidad. Por eso tenemos la imagen de un problema muy complejo y devastador”.

No obstante, desde el SBS se quiere mandar el mensaje de que hay programas y recursos con los que dar pasos durante la crisis del COVID-19. Doris, explica por ejemplo que cuando ocurrieron los saqueos en el Bronx al inicio del verano se concedieron ayudas no reembolsables (grants) para los empresarios de esa zona y menciona el caso de un latino con una tienda de computación que recibió ayuda para reparar sus escaparates.

También se mantiene y reforzado uno de los programas que va al centro de la cuestión que más preocupa a los latinos, la renta. “El alcalde ha aumentado la dotación para el programa de asistencia a la renta comercial de $1.2 millones a $1.5 millones para ayudar a renegociar rentas con los caseros con ayuda gratuita por parte de abogados”.

Doris recuerda que también se ha ampliado la moratoria de desalojos “y esto es parte de lo que el Gobierno puede hacer. A muchos negocios les ha tomado meses poder reabrir y ahora necesitan tiempo para poder pagar los bills, no solo la renta sino la electricidad, el agua, todo”.

Aunque lamenta que el PPP no llegara a solucionar los problemas de los empresarios latinos por las limitaciones iniciales y que tuviera problemas de diseño que impidiera que muchos empresarios de esta comunidad se hicieran con él, el comisionado recuerda que las ayudas más grandes tienen que venir del Gobierno Federal.

“Es el único que puede dar estos estímulos y ahora no contamos con este apoyo federal”, dice en alusión a la falta de acción en el Senado para aprobar un nuevo paquete de apoyo a una economía que está desinflándose por la falta de estos. Doris recuerda que la ciudad tiene un déficit de $9,000 millones y que eso limita mucho su acción hasta que se reciban nuevas transferencias federales. “Necesitamos al Gobierno Federal y capacidad para endeudarnos a largo plazo para poder ser creativos con lo que podemos ofrecer para ayudar a más negocios”, explica.

El SBS y We NYC están trabajando con los consulados de México, Colombia, Ecuador y Perú para ofrecer información y seminarios sobre cumplimiento de regulaciones, ayudas en transición a negocios electrónicos y otros tiempos de recursos. “Oír a las personas que atienden estas reuniones nos ayuda a hacer políticas que les lleguen”, añade sobre los cerca de 25 eventos que se han realizado desde abril.

El SBS tiene un acceso telefónico con ayuda en español para que expertos contesten las dudas que tienen. Hasta ahora han recibido unas 36,000 llamadas. El 60% de ellas es para conocer mejor las directrices de la reapertura tras el cierre por el COVID, como estar acorde con las regulaciones.

En segundo lugar, los empresarios están preguntando por ayuda financiera préstamos y grants o dinero que se dona y no se tiene que devolver. Doris explica que muchos necesitan capital para adecuar su negocio a las nuevas regulaciones, para tener PPE para empleados. “Tenemos una red de 40 prestamistas, algunos son CDFI que se enfocan en pequeños negocios, y en minorías como Acción. Ellos ayudan en este punto nosotros los conectamos y ayudamos al empresario con el proceso de solicitud”.

El comisionado dice que desde que empezó la pandemia se han concedido unos $78 millones entre préstamos pequeños y ayudas no reembolsables.

¿Se abren empresas?

Una de las preguntas que se hacen en la línea abierta por el SBS es cómo abrir una empresa. “Estamos en momentos inusuales para esto pero siempre hay lugar para la innovación y la solución de problemas”, explica el comisionado del SBS. Según su experiencia hay muchos negocios que están pivotando (reenfocando su plan de negocio) o cambiando radicalmente su actividad. Jonnel Doris habla de servicios de limpieza que están poniendo énfasis en limpiezas profundas de lugares comunes o de tecnologías de la información que se están adaptando al trabajo de apoyo técnico doméstico.

Seminario MWBE en español

Para: empresas certificadas y que potencialmente se certifiquen.

Sobre: Información y recursos

Cuándo: 8 de octubre 2020, de 10:30 a.m. a 12 p.m.

Dónde  Zoom LINK: http://bit.ly/MWBELanguageSeries_ESP PASSCODE: 434631

DIAL-IN: +1 646 558 8656 WEBINAR ID:947 9126 9809