Taxistas amarillos de NYC impulsan acciones de emergencia para refinanciar sus deudas y no desaparecer

El sector que trataba de sobrevivir a la irrupción de las apps, ahora "choca" mortalmente con la crisis causada por la pandemia del coronavirus

El ecuatoriano Víctor Salazar, uno de los miles de taxistas al borde de la ruina, lideró una protesta al frente de la Alcaldía de NYC.
El ecuatoriano Víctor Salazar, uno de los miles de taxistas al borde de la ruina, lideró una protesta al frente de la Alcaldía de NYC.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Tras cinco años enfrentando de manera creciente una débil ‘salud financiera‘, ahora la industria de los icónicos taxis amarillos de la Gran Manzana choca ‘mortalmente’ con la crisis del COVID-19, a menos que puedan conseguir en cuestión de semanas algo de oxígeno para no desaparecer: refinanciar los préstamos de sus permisos para operar, conocidos popularmente como ‘medallones’.

Este jueves, centenares de conductores que vienen desde hace siete meses transitando por calles desiertas, sin turistas ni pasajeros locales,  tomaron los alrededores de la Alcaldía de la ciudad de Nueva York, en el Bajo Manhattan, para exigir la intermediación inmediata del Alcalde y el Concejo Municipal en un plan de alivio que sincere y haga accesible el pago de sus medallones.

Uno de los líderes de la demostración fue el ecuatoriano Víctor Salazar, quien tras 30 años operando uno de los ‘Yellow Cab’, abandonó el volante para unirse a la voz de más de 6,000 pequeños empresarios que están ahogados con deudas que los someten a la “esclavitud y al hambre”.

“Nuestra propuesta en tiempos de pandemia es muy simple. Es justo que el precio de los medallones se fijen a un límite de $125,000, a 20 años, para que nosotros podamos pagar 757 dólares al mes, más el seguro, la gasolina y otros costos de mantenimiento. Queremos que la Ciudad que ha tenido un rol bastante dudoso en las subastas de los medallones, sea un intermediario para que las financiadoras accedan a un nuevo esquema de crédito”, explicó el inmigrante.

“Esta industria desaparece”

Los esfuerzos para brindar alivio a la deuda de los taxistas se quedaron en el camino en los últimos seis meses, pero los taxistas ahora se organizan para recordar a las autoridades que su crisis solo se ha visto agravada por la pandemia.

Las solicitudes de este servicio bajaron en un 92% desde que la Ciudad empezó a cerrar su economía para controlar la expansión del COVID-19, pero en el otro lado de esta vía, el promedio de la deuda que enfrentaban los propietarios de medallones es de $700,000.

Bhairavi Desai, directora ejecutiva de la Alianza de Trabajadores de Taxis de Nueva York (NYTWA) aseguró que se está gestando una grave crisis humanitaria.

“La renegociación de las deudas con el sector financiero, por sí sola no es la solución para reparar la industria. Pero, sin este paso, en las próximas semanas esta industria colapsará”, dijo Desai.

Los manifestantes al grito de “¡no más suicidos!”y “¡refinanciamiento ya!” exhortaron a que las autoridades locales actúen como una especie de garante en un nuevo esquema de negociación de los medallones, para que los conductores paguen un monto razonable.

Según la propuesta, si el propietario de un medallón incumpliera con su préstamo y es puesto a subasta en una venta pública, la Ciudad de Nueva York estaría de acuerdo en realizar una oferta mínima, igual al saldo del préstamo multiplicado por 105%.

El colombiano Ricardo López se recuperó del COVID-19 pero no logra superar sus deudas. (Foto: F. Martínez)

“No gano ni $100 en un día”

La líder de este gremio recordó que también presionan por la demanda interpuesta ante la justicia contra la Ciudad por su aparente “papel en inflar fraudulentamente el valor de los medallones”, además retoman la lucha por una restitución de $150,000 para los propietarios mayores de 62 años, cuya jubilación fue sacrificada cuando el mercado colapsó por la dinámica de préstamos especulativos.

El colombiano Ricardo López con 40 años en esta industria y quien apenas se recupera de un cuadro de gravedad asociado con el COVID-19, asegura que ahora cuando vuelve a las calles no logra siquiera reunir $100 al final del día.

“Es imposible que yo siga pagando $2,300 por mes cuando no hay clientes. Antes se hacía algo de dinero, ya veníamos mal por la aparición de las aplicaciones digitales que nadie reguló y que son una competencia desleal”, aseveró el inmigrante.

El también colombiano Victor Solarte, quien tiene el peso de la deuda de dos medallones, los cuales adquirió como un emprendimiento familiar, argumenta que aunque lo ideal es un refinanciamiento, la regulación a las apps de pedido de transporte digital debe ser una prioridad.

“Desde que el alcalde Bloomberg le dio paso a todas estas aplicaciones, sin regulación, ni control, nos empezamos a hundir. El COVID-19 es la estocada”, manifestó.

Victor Solarte
Víctor Solarte: las apps ya nos tenían hundidos, ahora el COVID-19 es la estocada. (Foto: F. Martínez)

Luego de la protesta en el Bajo Manhattan, los taxistas se fueron en caravana hasta la sede de la corporación crediticia Marblegate en Connecticut, el mayor tenedor de préstamos para medallones, los cuales compró a un promedio de $115,000, aseguran voceros de NYTWA.

“Ahora, dicen que los conductores pueden pagar $25,000 para reducir sus préstamos a $300,00. En primer lugar, más del 80 por ciento de los conductores-propietarios padecen inseguridad alimentaria. ¿Cómo van a conseguir ese dinero?”, puntualizó Bhairavi Desai.

En contraste, Andrew Milgram, director de Marblegate, dijo a medios nacionales que esa corporación ha perdonado hasta ahora $70 millones de $215 millones en deuda adjunta a 483 medallones.

“Aproximadamente la mitad de esa deuda, se reestructuró después del cierre de la ciudad de Nueva York, debido a la pandemia” aseguró el empresario.

!No más suicidios! gritaban los taxistas que protestaron al frente de la Alcaldía de NYC. (Foto: F. Martínez)

Concejo Municipal retoma el tema

El presidente de la Comisión de Transporte del Concejo, Ydanis Rodríguez, explicó que el próximo miércoles 14 de octubre se retomarán las acciones de la comisión especial que venía analizando antes de la crisis de salud pública los caminos de alivios para la industria de los taxistas.

“Estamos seguros que la Ciudad debe seguir trabajando con el sector financiero para que estas deudas se puedan renegociar, especialmente para los 6,000 taxistas que invirtieron de manera personal y hoy padecen una crisis financiera y humana. Debemos seguir explorando y buscando salidas”, precisó Rodríguez.

Con las arcas de la Ciudad enfrentando una terrible crisis presupuestaria, la Administración del alcalde Bill de Blasio en respuesta a una pregunta sobre si se apoyaría a estos programas de refinanciamiento de medallones, señaló sobre la necesidad de un estímulo federal para respaldar cualquier tipo de rescate.

“En términos de algún esfuerzo mayor, eso realmente necesita venir con dólares federales, especialmente a la luz de nuestra crisis fiscal”, dijo el mandatario.

La crisis de los ‘Yellow Cab’

  • 13,500 taxis amarillos en la Gran Manzana.
  • 6,000 de estas unidades pertenecen a propietarios-conductores que están ahogados en deudas.
  • 40% de los taxistas encuestados por NYTWA se enfermó por el COVID-19
  • $200,000 costaba un medallón en 2002 y pasó a costar más de $1 millón en 2014, luego se derrumbó a menos de $200,000.