¿Es bueno consumir sal con yodo?

Toda la sal que se consume debe ser yodada: OMS

¿Es bueno consumir sal con yodo?
No todos los tipos de sal tienen yodo
Foto: Cottonbro / Pexels

La sal yodada es una de las maneras más fáciles de adquirir el yodo necesario, aunque no es la única fuente. ¿Es importante obtener este mineral? Sí, todas las personas deben obtener suficiente yodo, en especial, los bebés y las mujeres embarazadas.

El cuerpo necesita yodo para producir hormonas tiroideas. Estas hormonas controlan el metabolismo del cuerpo y también son necesarias para el desarrollo apropiado de los huesos y el cerebro durante el embarazo y la infancia, explica la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud.

El bocio, un aumento en el tamaño de la glándula tiroidea, suele ser el primer signo visible de la deficiencia de yodo.

Yodo en los alimentos

El yodo se encuentra naturalmente en algunos alimentos y también se agrega a la sal, y comúnmente se conoce a esta sal como “yodada” o “con yodo”.

Naturalmente y en buena cantidad, el yodo se encuentra en el pescado como el bacalao y el atún, en las algas marinas, camarones y otros mariscos. También se encuentra en productos lácteos como la leche, yogur y el queso.

No todos los tipos de sal tienen yodo

Las sales especiales, como la sal marina, la sal kosher, la sal del Himalaya y la flor de sal, no suelen estar yodadas. Si buscas sal yodada debe especificarlo en la etiqueta.

¿Cuánta sal yodada aporta el yodo necesario?

La sal yodada en los Estados Unidos contiene 45 microgramos de yodo por gramo de sal, según Mayo Clinic. Para obtener la ingesta diaria recomendada para adultos (150 mcg) se requiere poco menos de la mitad de una cucharadita de sal de mesa.

OMS recomienda sal yodada y en poca cantidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que toda la sal que se consume debe ser yodada, lo cual es esencial para un desarrollo sano del cerebro del feto y del niño pequeño así como para optimizar las funciones mentales en general.

El hecho de que la sal yodada sea la manera más común de obtener yodo no quiere decir que debas abusar de su consumo ya que la sal es la principal fuente de sodio en nuestra alimentación y más de 2 gramos de sodio y la absorción insuficiente de potasio contribuyen a la hipertensión arterial y aumentan el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.

La OMS recomienda el consumo de menos de 5 gramos (un poco menos que una cuchara de té) de sal por día.

Las necesidades diarias de yodo dependen de la edad

  • Bebés hasta los 6 meses de edad requieren 110 microgramos (mcg)
  • Bebés de 7 a 12 meses de edad, 130 mcg.
  • Niños de 1 a 8 años de edad, 90 mcg.
  • Niños de 9 a 13 años de edad, 120 mcg.
  • Adolescentes de 14 a 18 años de edad, 150 mcg.
  • Adultos, 150 mcg.
  • Mujeres y adolescentes embarazadas, 220 mcg.
  • Mujeres en período de lactancia requieren la mayor cantidad, 290 mcg.

¿Qué pasa si no obtengo suficiente yodo?

La deficiencia grave de yodo en embarazadas podría provocar daños permanentes al feto al causar retrasos en el crecimiento, discapacidad intelectual, y desarrollo sexual tardío.

La deficiencia menos grave puede provocar un coeficiente intelectual menor al normal en bebés y niños y reducir la capacidad de los adultos para trabajar y pensar con claridad.

Al usar suplementos con yodo se debe cuidar no excederse, las dosis elevadas pueden provocar inflamación de la glándula tiroidea y cáncer de tiroides. El límite máximo en adultos es de 1100 mcg, mientras que en bebés de 1 a 3 años son 200 mcg.

Te puede interesar: