¿Cómo el café conquistó al mundo?

Desde las cabras enérgicas, su consumo por musulmanes, las cafeterías en Egipto, hasta su llegada a América

¿Cómo el café conquistó al mundo?
Foto: samer daboul / Pexels

El café es una de las bebidas más populares del mundo, el estimulante favorito de las mañanas. Esta bebida oscura llegó a América procedente de Europa donde estuvo de moda en los siglos XVII y XVIII dinde logró superar la preferencia sobre el vino y la cerveza, pero su maravillosa historia recorre otros continentes siglos atrás.

El descubrimiento de las cabras

La bebida de los granos de café surgiría en la Etiopía y Yemen. No hay una sola historia de su origen.

Una versión señala en el siglo IX en Etiopía, un cabrero llamado Kaldi notó que sus cabras normalmente dóciles se volvían enérgicas y sin dormir cuando comían granos de café; Kaldi los probó él mismo para levantarle el ánimo, y un monje que pasaba le contó al mundo acerca de las bayas después de que notó al cabrero y las cabras bailando juntos.

Otra historia que se pública en la biblioteca digital de la Universidad de Minnesota señala que en Yemen un curandero llamado Omar recogió y encontró deliciosas las bayas (café cereza). Se llenó los bolsillos con las bayas y luego, mientras se preparaba para hervir algunas hierbas para la cena, decidió usar las cerezas en lugar de hierbas; lo que resultó fue el café.

Estimulante de musulmanes

Con sus efectos vigorizantes, en la Arabia del siglo XIII, el café ayudaba a los musulmanes con sus religiosidades nocturnas, resultó ser una bebida estimulante que no estaba prohibida por el Corán.

El cultivo y el comercio del café comenzaron en la Península Arábiga. Desde el puerto yemení de Moca, se extendió en el siglo XVI a El Cairo y otras grandes ciudades de Egipto, donde se abrieron las primeras cafeterías.

Las primeras cafeterías “Escuelas de sabios”

En el Oriente como en Estambul (Turquía) a las cafeterías se les llamaba “Qahveh Khaneh” o “Kiva Han”. Lugares donde la gente socializaba, participaba en conversaciones activas, comunicaba noticias, rumores, información y se disfrutaba de música, la danza, ajedrez y hasta se realizaban debates, incluso se les llamó “Escuelas de sabios”.

Venecianos lo llevan a Europa

Foto: Georgi Petrov/ Pexels

El café llegó a Europa en 1615 gracias a los comerciantes venecianos. Al principio, la gente en Europa consumía café en privado con “fines medicinales”.

Las cafeterías se abrieron en el siglo XVII en Marsella (1644), Venecia (1645), Oxford (1650), Londres (1652), París (1657) y Viena (1683).

Los holandeses inician producción de café en Java

Los europeos no tardaron en querer tener el control de producir en sus tierras el café que consumían. Los holandeses se encargaron de abrir la primera finca de propiedad europea en la India de 1616. Se trató de la plantación en la isla de Java, en la actual Indonesia.

Luego los franceses buscaron cultivar café en Haití (1715), Santo Domingo (1715), y Martinica (1723).

Por qué los ingleses promovieron el té sobre el café

Los ingleses intentaron cultivar café en Jamaica en la década de 1730, pero los holandeses y los franceses llevan ventaja y tenían el control de la producción colonial y la importación a Europa.

Por ello es que la Compañía Británica de las Indias Orientales se dedicó a promover el té. Aunque eso no significó que no surgieran cientos de cafeterías.

Los británicos llevaron a Nueva Amsterdam (hoy Nueva York) a mediados de 1600. El té continuó siendo la bebida favorita hasta la revuelta por el fuerte impuesto al té impuesto por el rey Jorge III. A partir de ese momento cambiaría para siempre la preferencia estadounidense por beber café.

El cultivo se extiende por América

Foto: Xiaojie zhao/Pixabay

Despúes de Martinica (en el Caribe), el cultivo del café se extendió por América a finales de los siglos XVIII y XIX, llegando a Costa Rica en 1779, México en 1790, El Salvador en 1840 y Guatemala en 1850.

El café retoma impulso en sus orígenes

Aunque el café podría haberse originado en Etiopía, la producción en todo el continente africano logró repuntar en el siglo XX. La caída de los regímenes coloniales de Europa propicio que los agricultores africanos nativos tomaran de nueva cuenta el control de sus tierras.

Te puede interesar: