7 increíbles beneficios de la espirulina, avalados por la ciencia

Descubre el poder medicinal de la espirulina, microalga de gran poder antioxidante y antiinflamatorio que llenará de nutrición los jugos y batidos matutinos

7 increíbles beneficios de la espirulina, avalados por la ciencia
La espirulina es un gran aliado para fortalecer al sistema inmunológico y prevenir enfermedades e infecciones.
Foto: Foto de Alisha Mishra en Pexels / Pixabay

En los últimos años la espirulina ha tomado un lugar especial en el mundo de la medicina y alimentación naturista, aunque se trata de un ingrediente milenario de gran potencial curativo que era utilizado desde hace miles de años por los aztecas. Es una microalga de un peculiar color azul-verdoso que se encuentra de manera natural en aguas dulces y saladas. 

Lo cierto es que hoy en día es un valorado complemento en diversas tendencias de nutrición y salud, de manera particular se destaca por ser un maravilloso aliado nutricional en todo tipo de jugos y batidos. 

La espirulina se relaciona con una larga lista de beneficios para la salud, que se relacionan directamente con sus nutrientes de alta densidad y también con su inmenso potencial de estimulación inmunológica. La realidad es que integrarla en la alimentación diaria es un acierto sin precedentes, descubre las 7 principales razones por las cuales es considerada uno de los superalimentos más valiosos hoy en día.

1. Aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales

Una de sus principales y más populares cualidades se relaciona con su inigualable potencial nutricional, en una sola cucharada de espirulina seca encuentra todo lo que el organismo necesita para arrancar con fuerza y vitalidad el día: 

  • 95.4 mg de potasio
  • 73.4 mg de sodio
  • 13.6 mg de magnesio
  • 8.4 mg de calcio
  • 8.26 mg de fósforo
  • 2 mg de hierro
  • 0.71 mg de vitamina C

Con esta larga lista de propiedades nutricionales es muy fácil enriquecer los batidos y jugos de la mañana. No sólo es un hábito que aporta un extra en nutrientes muy importante, es perfecta para aumentar los niveles de energía, mejorar el rendimiento físico y mental. 

2. Es muy rica en proteínas

La espirulina es una grandiosa fuente de proteínas de origen vegetal, es por ello un gran aliado en la alimentación vegetariana ya que agrega un impulso extra de proteínas benéficas a la dieta diaria. De hecho cerca del 60% de la composición de la espirulina está conformada por proteínas, una cucharada es espirulina seca aporta 4.02 gramos de proteína ¡Maravillosa alternativa para aumentar el volumen y saciedad de los batidos matutinos!

3. Es un gran aliado para regular la presión arterial

El consumo recurrente de espirulina es un magnífico tratamiento natural para reducir los altos niveles de presión arterial, un verdadero tesoro sin efectos secundarios. Se cuenta con un pequeño estudio realizado en 2007, en el cual el grupo de participantes consumieron 4.5 gramos de espirulina al día durante 6 semanas consecutivas. Al final los resultados fueron contundentes, ya que todos los candidatos presentaron reducciones en sus niveles de presión arterial e inclusive en los niveles de colesterol malo “LDL”, condición que se relaciona directamente con diversas enfermedades cardíacas. 

4. Es un extraordinario antiinflamatorio

Probablemente las propiedades antiinflamatorias de la espirulina sea una de sus bondades más grandes, la cual se relaciona directamente con su contenido en ficocianina el componente que es responsable del peculiar color azul de la espirulina y que es el principal agente antiinflamatorio en el polvo. Su consumo es un gran aliado para combatir todo tipo de procesos inflamatorios, que se relacionan con dolor, hinchazón y enrojecimiento, debido a que la inflamación daña los tejidos sanos. Es por ello un gran complemento para combatir enfermedades degenerativas que se derivan de la inflamación crónica. De hecho se cuenta con una referencia de un estudio coreano del año 2008, que se realizó en personas de entre 60 y 87 años de edad y en el cual se encontró que aquellos que consumieron 8 gramos de espirulina al día durante 16 semanas vieron una reducción significativa en la concentración de IL-6, un marcador sanguíneo proinflamatorio. 

5. Poderoso antioxidante

Hoy más que nunca sabemos que los antioxidantes son sustancias demasiado importantes para la salud en general, es por ello que resulta fundamental aumentar el consumo de los alimentos que nos aporten grandes cantidades. Y la espirulina es uno de ellos, se destaca por su extraordinario contenido en antioxidantes y es por ello de gran utilidad para combatir a los radicales libres y prevenir el daño celular. Su consumo reduce considerablemente el riesgo de padecer estrés oxidativo, que se relaciona con enfermedades como artritis reumatoide, asma y enfermedades cardiovasculares. Los antioxidantes previenen que se desarrolle el estrés oxidativo y gracias a ello se logra estimular la función inmunológica, desintoxicar el hígado y prevenir infecciones. 

6. Es un buen complemento para tratar alergias

Para aquellos que sufren en diferentes épocas del año alergias que afectan el funcionamiento de vías respiratorias y otras complicaciones; la espirulina podría ser una gran alternativa natural para controlarlas. Se cuenta con un estudio del año 2008, en el cual se comprobó que la ingesta sistemática de espirulina reduce significativamente los efectos secundarios adversos asociados con la rinitis alérgica, comúnmente conocida como fiebre del heno o alergias estacionales. Aquellas personas que consumieron espirulina reflejaron una reducción en síntomas como secreción nasal y congestión, picazón y estornudos.

7. Benefica el control de la diabetes

Hoy en día existen muchos suplementos naturales que ayudan a regular los niveles de glucosa en sangre y a controlar la diabetes, la espirulina es uno de ellos. Entre las principales referencias al respecto, se encuentra un estudio realizado en el 2001 en el cual los investigadores dividieron al grupo de participantes (todos con diabetes tipo 2) en dos grupos. Los resultados revelaron que el grupo que consumió de 1 a 2 gramos de espirulina al día durante dos meses, redujeron significativamente el nivel de A1C, lo cual se traduce en grandes beneficios con la regulación de la glucosa a largo plazo.