¿Bajo qué circunstancias un segundo cheque de estímulo llegaría a inicios del próximo año?

La cercanía de las elecciones y lo que por ley debe ocurrir después retrasa la posibilidad de nuevos pagos directos

¿Bajo qué circunstancias un segundo cheque de estímulo llegaría a inicios del próximo año?
Electores votan por adelantado en persona en Staples Center, en California, este viernes.
Foto: KYLE GRILLOT / EFE

Con las elecciones a ley de una semana, es muy poco probable que un nuevo plan con cheques de estímulo sea aprobado antes del 3 de noviembre.

Más allá del tranque en las conversaciones entre la líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y los portavoces de la Casa Blanca, la agenda legislativa se complica con el plan de los republicanos en el Senado de darle paso a la nominación de la jueza Amy Coney Barrett al Tribunal Supremo este próximo lunes.

En el caso de que como muchos temen, la aprobación de nueva ayuda no se concrete antes de la fecha oficial de los comicios, el 3 de noviembre, la posibilidad de que nuevos pagos directos a individuos y familias no inicien hasta febrero del año próximo es una real.

En este escenario se entrelazan distintas variables. Primero, para que nuevos pagos sean oficiales, tanto el Senado como la Cámara de Representantes deben aprobar la ley para que entonces el presidente la firme y entre en vigor.

A dos meses para que finalice el año y luego de un proceso electoral que podría llevar a una reestructuración no solo del poder Ejecutivo, también Legislativo, los personajes clave en esta discusión bien podrían reenfocar su atención en otros asuntos o aprovechar para ganar tiempo.

En ese sentido, reportes de medios como Forbes anticipan que será necesario esperar al menos hasta el Día de la Inauguración Presidencial, el 20 de enero, para tener un panorama más claro de la configuración de poder político y de lo que ocurrirá con un segundo cheque de estímulo si no se aprueba durante la semana próxima.

Otro dato a considerar es que la distribución que encabeza el IRS se realiza por fases, por lo que primero la agencia debe culminar con la repartición a un grupo de beneficiarios para pasar al siguiente. Lo anterior, de por sí, implica un procedimiento que requiere tiempo. Aquí puedes leer sobre las primeras personas y las últimas que recibirían el pago.

Adicional, la falta de información sobre recipientes de bajos ingresos que no declaran impuestos continuaría siendo un impedimento para que el IRS procese rápidamente millones de pagos de impacto económico.

A estas fechas, unos seis meses después de iniciado el proceso de repartición de la primera ronda de cheques en virtud de la ley CARES, todavía la oficina recaudadora trata de ubicar a al menos 9 millones de beneficiarios a los que le debe el pago.