¿Por qué se hacen tamales para el Día de Muertos?

Los tamales fortalecen la esencia y la presencia de los muertos

¿Por qué se hacen tamales para el Día de Muertos?
El nombre de tamal viene del náhuatl, “tamalli”.
Foto: Shutterstock

Los tamales constituyen una de las ofrendas más importantes en el altar de muertos. La ofrenda o el altar es una parte muy importante de la celebración del Día de Muertos que se lleva a cabo a finales de octubre y el 1 y 2 de noviembre.

Según la tradición con raíces prehispánicas, se cree que el espíritu de los difuntos regresa a convivir con su familia y disfruta de la esencia de los platillos que le colocan en el altar.

El origen de los tamales

El nombre de tamal viene del náhuatl, “tamalli”, que significa bollo de maíz envuelto en hojas y cocido en olla.

Según los relatos míticos, las divinidades exigieron ofrendas a los hombres, para este fin los ancestros crearon accidentalmente el cocinado del tamal.

Sacrificaron al guajolote, su cuerpo fue untado con salsa de chile, jitomate, frijol y pepitas de calabaza. Lo envolvieron en hojas de plátano y palma, y lo amarraron con mecates. Posteriormente cavaron un hoyo en la tierra y depositaron 52 piedras, encima amontonaron 20 unidades de leña, le pusieron resina de copal y le prendieron fuego.

Al día siguiente desenterraron el tamal, llamado zacahuil. Las divinidades agradecieron la ofrenda y en retribución ordenaron a todos los habitantes consumir el tamal para nutrir y fortalecer su cuerpo.

El zacahuil se sigue cocinando, aunque se ha sustituido al guajolote con carne de cerdo, es el tamal más grande y considerado “Rey de los Tamales”.

Por qué los tamales son tradicionales en la ofrenda

Tamales colorados de pollo, platillo indígena chontal típico de Tabasco, México. Foto: Alfonso Bouchot/Creative Commons

Muchos de los tamales se vinculaban a ritos funerarios. El origen prehispánico de los tamales está documentado por los principales historiadores del siglo XVI, particularmente por fray Bernardino de Sahagún.

También eran parte de la ofrenda que se ofrecía en un altar en el templo a Quetzalcóatl según el Gran Diccionario Náhuatl de la UNAM.

El tamal fortalece la esencia de los muertos

Foto: J Mndz/Creative Commons.

Los tamales se consideran un elemento de compartición, agradecimiento y reciprocidad entre vivos y muertos.

Cada año se ofrendan tamales a los muertos. “Es el alimento que fortalece la esencia y presencia de los muertos ante los hombres del pueblo”, publica la revista Anthropology of Food en el texto Los tamales: ofrenda y simbolismo entre los nahuas de la Huasteca veracruzana.

Se considera también que el tamal es indispensable como alimento del espíritu a fin de que el finado tenga la fuerza necesaria para transitar en ultratumba y esperar en su retorno a la tierra como ser vivo (humano, animal o vegetal).

Más de 50 variedades de tamales

Foto: Ji-Elle/Creative Commons

Hay más de 50 variedades de tamales; salados y dulces. Varían desde el relleno, las hojas con las que son envueltos, formas y tamaños; ya que además de rectangulares y cuadrados, también los hay triangulares como los xocos.

Los hay con distintas salsas, con carne o de frijoles, queso, verduras, frutas y hasta flores, como las flores de calabaza. Las carnes más usadas son de pollo, cerdo y guajolote; también se preparan con carne de conejo, camarones y otros animales.

Las hojas más comunes son las hojas de la mazorca de maíz (totomochtli) y de plátano, que son comunes en las zonas costeras. Pero también se pueden encontrar envueltos hojas verdes de elote, de carrizo, de papatla y hierba santa.

Te puede interesar: