Todo lo que debes saber acerca de la dieta de la sandía, popular método detox para perder peso en muy poco tiempo

La dieta de la sandía es un método de desintoxicación a corto plazo, que se relaciona con cualidades para perder peso, eliminar toxinas y mejorar la apariencia en piel y cabello

Todo lo que debes saber acerca de la dieta de la sandía, popular método detox para perder peso en muy poco tiempo
Descubre los pros y los contras de la famosa dieta de la sandía.
Foto: seb_ra / Canva

Hoy en día contamos con numerosas herramientas para combatir el problema del exceso de peso, lo cierto es que la tendencia de nutrición actual se enfoca en el consumo de ingredientes naturales que brillan por su potencial terapéutico. 

Con base en lo anterior han salido a la luz todo tipo de dietas enfocadas en el consumo de ciertos alimentos que se caracterizan por sus beneficios particulares para promover la pérdida de peso, acelerar el metabolismo y depurar al organismo. Es por ello que en los últimos meses la dieta de la sandía se ha considerado como una alternativa para perder de peso rápidamente. 

Uno de los aspectos que más llama la atención en torno al consumo de sandía, radica en su contenido calórico: 100 gramos aportan la módica cantidad de 21 calorías. Es por ello que se ha posicionado como el perfecto snack entre comidas, es saludable y refrescante. Sus bondades para estimular la pérdida de peso son inmensas, ya que también se destaca por su poder saciante y es un buen aliado para reducir los antojos de azúcar.  

Si bien la dieta de la sandía se ha vuelto un popular método para adelgazar rápidamente, muchos han cuestionado este método, su relación con el posible efecto rebote y sus consecuencias para la salud. A continuación toda la información al respecto.

¿En qué consiste la dieta de la sandía?

La dieta de la sandía es considerada un plan de desintoxicación a corto plazo, que tiene algunas variaciones. Existen dos maneras de realizarla que son consideradas las alternativas más populares: la primera es de lo más restrictiva y se basa en comer durante un lapso de 5-7 días consecutivos únicamente sandía, es evidente que se trata de una versión extremadamente baja en calorías y que se puede relacionar con diversas deficiencias nutricionales. La segunda variación de la dieta, se basa en la ingesta de dos comidas ligeras al día y el consumo de sandía a lo largo del día como refrigerio.

Normalmente cuando se termina el período de desintoxicación, algunas personas regresan a su alimentación habitual de inmediato, mientras que otras van agregando gradualmente el consumo de ciertos alimentos.

Lo cierto es que hoy en día existen numerosas dietas similares a este método de desintoxicación, como es el caso de la dieta del brócoli, la toronja y el pepino. Los defensores de la dieta de la sandía afirman que complementario a evidente pérdida de peso, es de gran ayuda para eliminar las toxinas del cuerpo, mejora la apariencia de la piel y el cabello, aumenta los niveles de energía y metabolismo, y protege al organismo de padecer diversas infecciones. Dichos beneficios afirman que se relacionan directamente con el alto contenido en agua de las sandías, el cual es del 90% de su composición.

En la versión original de la dieta de la sandía, existen dos reglas: la primera y la más dura es no comer nada excepto sandía durante un  período de 5-7 días (existen personas que la realizan hasta por 10 días). Y la segunda regla señala que las personas que realicen la dieta deberán de consumir 1 kg de sandía por cada 10 kilogramos de peso corporal.

¿Qué dicen los expertos? ¿Realmente funciona?

Se cuenta con diversas opiniones al respecto una de las referencias más relevantes es la declaración que realizó en el portal de Healthline, la especialista en nutrición Jessica Marcurs, quien señala que este tipo de dietas atraen a la mayoría de las personas por que tienen mucha estructura y requieren de un compromiso breve. Es decir no se trata de una pauta que se enfoque en verdaderamente cambiar el estilo de vida de las personas, lo cual inspira a que las personas con sobrepeso tengan una meta realista y alcanzable.

También señala que la dieta de la sandía a grandes rasgos no hace daño, sin embargo es importante enfatizar que aunque cada persona tiene condiciones particulares de salud; para la mayoría de las personas resulta una buena alternativa. Sus beneficios se relacionan con una depuración profunda del organismo, a esto se suman las propiedades nutricionales de la sandía y de manera muy específica su inigualable contenido en agua. Lo cierto es que se trata más de una limpieza, que una dieta como tal y es por ello muy importante realizarla con cautela y nunca excederse de los límites de tiempo recomendados. 

Se cuenta con un estudio del año 2018 publicado por la Sociedad Europea de Cardiología, en el cual se comprueban los beneficios de las dietas rápidas para acelerar la pérdida de peso, disminuir la presión arterial y mejorar los síntomas de la diabetes. La desventaja es que pueden afectar la función cardiovascular y empeorar los problemas cardíacos existentes. Otra de las contraindicaciones sería la privación de nutrientes esenciales al cuerpo, la pérdida de masa muscular y la ralentización del metabolismo a largo plazo.

Por último la sandía en sí, es considerada uno de los alimentos más saludables que existen. Se relaciona con un alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes, que resultan nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Como es el caso de la vitamina A que es esencial para una visión saludable, vitamina B-1 que ayuda a su cuerpo a convertir los alimentos en energía, vitamina B-6 que el cuerpo necesita para la producción de glóbulos rojos y vitamina C que es vital para el crecimiento y la reparación de los tejidos. También llama de manera especial la atención por su contenido en licopenos, que son un poderoso antioxidante que se relaciona con la prevención de enfermedades degenerativas como las cardíacas y el cáncer. A la vez es considerada el alimento con mayor aporte en citrulina, aminoácido clave en la vasodilatación y el flujo sanguíneo adecuado.

Recuerda que las dietas rápidas se asocian con resultados a corto plazo y el temido efecto rebote, por lo que siempre será recomendable realizar este tipo de métodos detox bajo la supervisión de un especialista.