3 cosas que siempre debes verificar en los alimentos que compras según un cardiólogo

Basta revisar rápidamente 3 cosas para llevar los mejores alimentos a casa

3 cosas que siempre debes verificar en los alimentos que compras según un cardiólogo
Foto: Gustavo Fring / Pexels

Muchos de los alimentos empaquetados pueden no ser del todo saludables para tu corazón y tu cuerpo en general. No necesitas pasarte horas analizando el contenido de cada producto, la manera más rápida de verificar si es algo que debas llevar en tu carrito es observar tres cosas.

Contenido en sodio

Elije alimentos con bajo contenido en sodio. Más del 70 por ciento del sodio que consumen los estadounidenses proviene de alimentos empaquetados, preparados y de restaurantes, no del salero, según datos de la Asociación Americana del Corazón (AHA).

El sodio total que se muestra en la etiqueta de información nutricional incluye el sodio de la sal, más el sodio de cualquier otro ingrediente que contenga sodio en el producto.

Las pautas dietéticas en Estados Unidos recomiendan menos de 2,300 miligramos de sodio (menos de 5 g de sal) por día. Mientras que la AHA sugiere 1,500 mg al día para aquellos que son sensibles al sodio o con alto riesgo de hipertensión.

¿Por qué evitar el alto consumo de sodio? Te hace retener líquido, contribuyen a la hipertensión arterial y aumentan el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.

Más fibra y menos carbohidratos

Busca un mayor contenido de fibra y en proporción a la fibra. Como referencia, 10 gramos de carbohidratos por 1 gramo de fibra, recomienda el cardiólogo Dariush Mozaffarian, profesor de Medicina, Facultad de Medicina de Tufts, en una cumbre que retoma Well+Good.

Los alimentos con proporción de carbohidratos y fibra de 10: 1 tienden a tener menos sodio, azúcar y grasas trans que los productos de granos con una proporción más alta de carbohidratos.

Contenido en grasa

Busca aquellos productos que tengan un mayor contenido de grasas buenas (no saturadas, ya sean poliinsaturadas o mononinsaturadas) y un menor contenido de grasas malas (saturadas).

Las grasas saturadas están relacionadas con el estrés del corazón. En cambio, las grasas “buenas” se consideran grasas beneficiosas porque pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre, aliviar la inflamación y estabilizar el ritmo cardíaco, explica la Escuela de Salud Pública de Harvard (HSPH).

No obsesiones con las calorías, aconseja el Dr. Mozaffarian, afirma que el total calorías puede ser engañoso.  Sugiere ir por las frutas, nueces, pescado, verduras, aceites vegetales, cereales integrales, frijoles y yogur mínimamente procesados.

Te puede interesar: