Gobernador de Nueva York y cinco estados vecinos en reunión de emergencia para frenar rebrote de coronavirus

"Queremos alinear las políticas tanto como sea posible", prometió Cuomo, mientras sigue su tensión con Trump

Gobernador de Nueva York y cinco estados vecinos en reunión de emergencia para frenar rebrote de coronavirus
La mascarilla, el símbolo de 2020
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Seis gobernadores de los estados del noreste, incluyendo Nueva York, se reunirán de emergencia este fin de semana para discutir opciones de frenar la segunda ola de infecciones por coronavirus que se extiende por gran parte de la región y el país.

“He llamado a mis colegas vecinos, los gobernadores, y vamos a tener una cumbre de emergencia este fin de semana”, dijo Andrew Cuomo (NY). “Queremos asegurarnos de que podemos alinear las políticas tanto como sea posible, o al menos ser conscientes de las políticas de otros estados”, citó New York Post.

Pocos otros detalles sobre la reunión estuvieron disponibles de inmediato, que el gobernador anunció durante una conferencia telefónica con periodistas ayer. En abril, Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Pensilvania, Delaware y Rhode Island unieron fuerzas para diseñar un plan coordinado de reapertura. Luego Massachusetts se les unió.

Cuomo también advirtió ayer que creía que la situación continuaría deteriorándose. Agregó que cree que “tendremos que tomar medidas adicionales”, insinuando posibles nuevas restricciones a las reuniones y actividades para frenar la propagación del virus. Sin embargo, no se anunciarán nuevas reglas antes del lunes.

Anoche a las 10 p.m. entró en vigencia una nueva restricción como consumir en restaurantes y bares, aunque se permitirá que las cocinas permanezcan abiertas para el servicio de comida para llevar y entrega.

Cuomo también ordenó que los gimnasios cierren a ese hora e impuso un nuevo límite de 10 personas en las reuniones privadas, todo en un intento por detener el aumento de infecciones en Nueva York.

La manera como Cuomo ha enfrentado la pandemia en Nueva York ha estado llena de polémicas, incluyendo la publicación de un libro autoalabando su gestión, mientras ha limitado sus contactos con el gobierno federal para discutir opciones sobre el tema.

Según reportes, durante la pandemia Cuomo ha evadido más de una docena de reuniones con la Casa Blanca y evitó un encuentro directo con el secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS), Alex Azar.

El lunes pasado afirmó que prefiere esperar dos meses más para diseñar un plan de vacunación con el nuevo gobierno Demócrata, en vez de hacerlo con el actual Republicano.

En medio de la diatriba, ayer el mandatario Donald Trump amenazó con no distribuir en Nueva York los primeros lotes de la futura vacuna contra el COVID-19.

Además, desde el verano Trump le ha reclamado con ironía a Cuomo las masivas muertes en ancianatos en Nueva York que han sido vinculadas con una orden ejecutiva suya. En respuesta, Cuomo ha culpado a la prensa y los congresistas Republicanos de acusarlo sobre ese escándalo.

Mientras, Nueva York es de lejos el estado con más muertes por coronavirus en EE.UU: 33,955 oficiales y más consideradas “probables”.