La pandemia del COVID-19 también muestra el lado más solidario de NYC en vísperas de ‘Thanksgiving’

Organizaciones que enlazan con dispensas de alimentos y comedores comunitarios estiman un alza importante en la demanda de alimentos para las Fiestas, pero también de voluntarios y donantes

La pandemia del COVID-19 también muestra el lado más solidario de NYC en vísperas de ‘Thanksgiving’
Como es tradición en Harlem diferentes coaliciones han donado miles de pavos congelados a familias vulnerables.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Una larga fila cruzaba este viernes la calle 116 con la avenida St Nicholas de Harlem, en Manhattan, al frente de un templo de una congregación religiosa. Se trata de una escena muy común en la Gran Manzana en las vísperas de Acción de Gracias, en donde iglesias y grupos caritativos distribuyen de forma gratuita toneladas de pavos y pollos en toda la ciudad.

Pero este 2020 marcado por la pandemia y el desempleo, las organizaciones que por décadas han trabajado en estas jornadas, han puesto el acento en proveerse más productos que de costumbre. Y es que todo avizora que la demanda será exponencialmente mayor.

Sultana Ocasio, directora comunitaria del Food Bank, una de las organizaciones más grandes que provee alimentos para comedores, despensas y refugios de la ciudad de Nueva York, asegura que en este ‘Thanksgiving’ la expectativa es que se multiplique de manera considerable la cantidad de personas que requieran acceso a sus programas.

“Hemos visto muchas más familias neoyorquinas que requieren de nuestros servicios por primera vez. Aunque también es importante destacar que han aumentado nuestros voluntarios, en medio de esta calamidad de salud pública. Por eso, es más importante que nunca la acción de los patrocinantes. Cada dólar que recibimos de donación se convierte en tres platos de comida para los más vulnerables”, explicó Ocasio.

Según el cálculo de varias coaliciones, alrededor de 2 millones de residentes del estado de Nueva York necesitarán asistencia alimentaria en esta temporada de fiestas. Esto se traduce en 500,000 más personas antes del comienzo de la pandemia el pasado marzo.

Sultana Ocasio, directora comunitaria de ‘Food bank’: este año tenemos más desafíos. (Foto: F. Martínez)

“La vida de vueltas”

“Crece sin duda la cantidad de personas que requieren de esta ayuda, también la solidaridad de las personas que más tienen, con sus donaciones y aportes. Podemos realizar esta entrega masiva de pavos y pollos, simplemente para la gente que viene hace la fila y lo necesita”, comentó un voluntario de la organización ‘Live Love Serve’ que entregó miles de aves congeladas y otros productos este viernes en la iglesia First Corinthian Baptist en Harlem.

Desde la semana pasada centenares de coaliciones sin fines de lucro, en los cinco condados, distribuyen no solo los pavos, sino productos frescos para prepararlos.

La oficinista panameña Claudia Rosales, de 55 años, asegura que perdió su empleo hace un mes en una oficina de seguros del Bajo Manhattan y desde ese momento ha tratado de equilibrar las cargas del pago de renta y nutrición, con bancos de alimentos disponibles en varios puntos de la ciudad.

“Me informaron que aquí podía recibir un pavo completo, sin costo alguno. Nunca había tenido que recibir beneficios como estos, porque yo tenía dinero. Hubiese sido antes una mezquindad buscarlo, cuando hay gente que realmente lo necesitaba. La vida da vueltas. Ahora estoy aquí porque no tengo para comprarlo”, contó la centroamericana.

Centenares de personas aguardaban pacientemente por su pavo este viernes en una de las tantas jornadas en Harlem. (Foto: F. Martínez)

Cenas solo para llevar

Tradicionalmente por lo menos 544 centros y comedores comunitarios de la Gran Manzana ofrecen comidas preparadas para el Día de Acción de Gracias para los más vulnerables. Este año las reglas de distanciamiento social condiciona a que de igual forma se preparen los platillos, aunque solo para ser recogidos en recipientes en las diferentes sedes.

Por ejemplo, la organización ‘Parte de la Solución’ en El Bronx (POTS) con un comedor comunitario en la avenida Webster ha tenido que adecuar sus servicios a los riesgos del COVID-19, aunque igual para el próximo jueves de  ‘Thanksgiving’ su voluntariado está preparado para ofrecer el suculento pavo, pero sin las animadas reuniones en su interior de los últimos años.

“Desde las 11 de la mañana hasta las 2 de la tarde estregaremos nuestra cena en recipientes en la puerta de nuestro centro, la pandemia no nos permite más, pero seguimos con mucho amor con nuestra tradición”, dijo un voluntario a El Diario.

La salvadoreña María Bolaños valora el espíritu solidario que persiste en NYC. (Foto: F. Martínez)

El rostro solidario de una pandemia

La salvadoreña María Bolaños, de 70 años, aguardaba pacientemente en una de las tantas filas que esta semana serpenteaban las calles de vecindarios de la Gran Manzana, en donde se cristaliza, como ella misma lo define el “rostro más solidario” de una ciudad en donde miles han sufrido estos meses los rigores de la pandemia.

“Creo que debemos ser muy agradecidos y elevar nuestras bendiciones a tanta gente buena que hay aquí. Es muy difícil que gestos de bondad como estos se vean en otras ciudades. Tenemos mucho que agradecer a pesar de lo duro que ha sido este año”, expresó Bolaños quien se prepara para “dar gracias” en su cena el próximo jueves con su hijo y sus nietos.

También la inmigrante dominicana, María Rivera, quien se prepara para “agradecer la vida” en la fiesta más importante que une a las familias de este país, esperaba su turno para recibir complementos para su ‘cena del pavo’.

“Será todo distinto porque hay que tener cuidado por la pandemia. Pero si algo debemos agradecer los inmigrantes que vivimos en esta ciudad, es el lado humano que hay aquí para ayudar a los que menos tienen. Yo te puedo asegurar que son muy pocos los que podrán decir que no pudieron probar el tradicional pavo esta semana que viene”, concluyó la isleña.

Recursos disponibles:

  • Puedes conocer los programas y la ubicación de las organizaciones en el área tri-estatal que le pueden ayudar con productos para tu cena de ‘Acción de Gracias’. Toma en cuenta que en este instante la demanda de estos centros ha aumentado, entre un 50 y 60% y acceder a sus servicios podría implicar mucho más tiempo de lo normal: Visita las páginas web: Feeding America, Food Bank For New York City, City Harvest, Hunger Free America.
  • Además puedes acceder al web site: FoodHelp NYC para encontrar un banco de alimentos cerca de usted. En esta herramienta también puedes encontrar otras vías de apoyo nutricional.
  • Si es un anciano que no puede salir de su hogar para comprar comida, o no tiene recursos económicos, puede llamar al 311 y registrarse en al programa de entregas de alimentos a domicilio gratuito. Allí hablan español.