Por qué no excluir las patas de pollo de nuestra dieta, aun cuando quieres adelgazar

Los principales beneficios de las patas de pollo involucran su alto contenido en colágeno

Por qué no excluir las patas de pollo de nuestra dieta, aun cuando quieres adelgazar
Las patas de pollo tienen muchos beneficios para la salud.
Foto: Shutterstock

Las patas de pollo a veces son desperdiciadas en algunos lugares del mundo dado que no se les considera como una parte esencial en la cocina, según Healthline. Sin embargo, en otros sectores las patas de pollo son preparadas porque aportan beneficios a la salud.

Su contenido en grasa proviene principalmente de su piel, que puede ser fácilmente removida para dejar solamente lo esencial. Como verás a continuación, con las patas de pollo se pueden experimentar ciertos beneficios en la piel y las articulaciones. Contrario a la idea de que si quieres bajar de peso, debes eliminarlas de tu dieta.

Principales nutrientes contenidos en las patas de pollo

Patas de pollo
El consumo de patas de pollo puede ayudar a mejorar la fuerza física. Fuente: Shutterstock

Nutricionalmente, las patas de pollo destacan principalmente por su alto contenido en colágeno. Se calcula que este nutriente constituye el 70% de la proteína total de las patas de pollo.

El colágeno es una proteína estructural que incide en el desarrollo de la piel, tendones, músculos, huesos y ligamentos al proveerles fuerza, resistencia y forma. Esto se traduce en una mayor fortaleza física.

Las patas de pollo también son una buena fuente de folato o de vitamina B9, que ayuda en la síntesis del ADN y a prevenir diferentes anormalidades de nacimiento.

Por otro lado, las patas de pollo también contienen una buena cantidad de calcio. En concreto, ellas aportan un 5% del valor diario que deberíamos consumir de este mineral. Lo mismo aplica para el fósforo.

Principales beneficios de las patas de pollo

El alto contenido en colágeno presente en las patas de pollo se relaciona con tres principales beneficios que podemos percibir de ellos. Estos son los siguientes:

Una mejor salud cutánea y apariencia en general

Hay evidencia científica que sugiere que la absorción de colágeno incide positivamente sobre la hidratación, la firmeza, elasticidad y densidad de la piel.

El colágeno también puede incrementar los niveles de ácido hialurónico, una molécula retenedora de agua que se cree puede prevenir el envejecimiento de la piel.

Salud de las articulaciones
Las patas de pollo pueden ayudarte a tener buena salud en tus articulaciones. Fuente: Shutterstock

Puede reducir el dolor de las articulaciones

Hay estudios que sugieren que el colágeno puede estimular la regeneración de los tejidos y así reducir los síntomas de la osteoartritis, un tipo de artritis que desgasta el cartílago, generando que los huesos se acerquen entre ellos y generen dolor y dificultad para moverse.

Puede prevenir la pérdida ósea

Es posible que el colágeno mejore la formación de los huesos en las mujeres con menopausia, quienes sufren un importante deterioro óseo después de dejar de menstruar.

Habiendo presentado algunos de los beneficios de salud de las patas de pollo, te sugerimos buscar recetas y formas de preparar las patas de pollo que te permitan cocinarlas adecuadamente para que tu cuerpo perciba lo mejor de ellas.

También te puede interesar:

Aprende a preparar deliciosas hamburguesas de lenteja

Por qué no deben faltar en tu dieta estos 5 alimentos ricos en minerales